domingo, 18 de agosto de 2013

Elena

Sobresalía dentro de la competencia oficial de documental del 17 Festival de Cine de Lima, una laudable ópera prima, una hermosa elegía de la directora brasileña Petra Costa a su hermana Elena, que se suicidó a los 20 años de edad con una sobredosis de pastillas. Una trama en que brilla la fusión entre ellas en donde Petra decide sanar curando su recuerdo en una catarsis mediante el concretar una historia tangible y eterna en un tributo de amor, como en el agua, donde un cuerpo literario afín termina su recorrido, se perenniza como en una pintura, pasa a ser otro estado mental en uno, mientras nos dejamos ir en la misma agua para que se limpien nuestros sufrimientos, como en el interior de la barriga embarazada de una madre en donde surge la metáfora de volver a empezar, dentro de un halo de paz, ya que ambas llegan a padecer una fuerte depresión, la primera más grave y aunque mucho sin poder explicarlo, por culpa de no realizar su sueño de convertirse en actriz, siendo al arte una pasión existencial; la segunda  a raíz de la muerte de su ser querido, con la que tuvo un vínculo muy próximo aun separadas por la edad, ella tenía 7 años cuando murió.

El filme es bastante simple, a penas la perspectiva de la inmersión en el agua provee de algún tipo de cierta originalidad, pero que se basa en un cariz dominante de emotividad sin ser sensacionalista o lacrimógeno, siendo austero, controlado, calmado, respetuoso, y ante ello yace lejos de verse una propuesta limitada, sobre todo en su expresividad tanto que se convierte en una experiencia intima, solo que expuesta sin grandilocuencia sino con mucha naturalidad, en una realización abierta pero dejándose ver en realidad a grandes rasgos ya que parece no haber tanto material ni luce una historia exuberante sino al contrario; mediante el uso de videos caseros, el diario de Elena, cartas, tomas de apoyo de lugares, la voz de familiares como la madre, el padre o la propia Petra, junto con alguna recreación, lo que resulta suficiente como para calar en nosotros sin ahondar en complejas cavilaciones o en demasiados datos biográficos, no estamos ante alguien complicado de retratar aunque podemos constatar que internamente fue un mar de conflictos, que no llegan a profundizarce, ya que Elena misma los encontraba hasta absurdos de señalarlos pero ¿quién nos entiende realmente?, ¿qué mueve a la mente hacia la infelicidad, muchas veces?

Una propuesta de suma transparencia sin llegar a lo escabroso o inconveniente, o inmiscuir la ambigüedad,  sino que busca llanamente tocar la fibra sentimental de cualquiera sobre una pérdida importante en una vida que solía admirarla y adorarla, al punto de recordar frases suyas a temprana edad que no reñían con ella aun teniendo la posibilidad sino confabulaban, eran cómplices e indulgentes, se hacían querer. Se trata de conocer a la persona, de apreciarla -en lo posible desde la distancia de una butaca pero con la fuerza del séptimo arte y del propio relato- a través del ecran,  a Elena, y su simpatía, personalidad y metas, su amor por el teatro, su entusiasmo con poder ser llamada para actuar de extra en una secuela de El Padrino (1972), su viaje a New York tras un sueño de actriz de cine, sus ratos en su hogar con sus allegados, el modelaje y finalmente su dura depresión clínica en que atendemos una especie de poema sobre su sencilla vida, sin juzgarla sino atendiendo a plasmarla en una memoria visual.

Como su paso fue efímero e inconcluso, el arte que tanto amo se encarga de reivindicarla, de hacerla inmortal en un aura de sentimientos familiares, que trasciende hacia nuestra sensibilidad para con ella, y sentir la crueldad del acontecimiento -como dice la voz en off- que atraviesa Petra con su suicidio y sus padres en su pérdida (a lo que cualquiera puede rápidamente identificarse siendo una esencia universal y algo tan común a todos los hombres pero al mismo tiempo algo muy difícil de superar), expresando y conteniendo afecto, dolor, incomprensión, una ausencia que nunca se llenará sino que habrá que adormecer internamente en el tiempo, viviendo la humanidad de ese símil con una Ofelia enloquecida (y hay una mención plural en la película),  del mítico Hamlet de Shakespeare, por un amor no correspondido (el arte) o en el caso de la hermana menor de una ausencia envuelta en una tragedia, que adscribe la autora a su historia, pero que lleva nombre e identidad real en el documental, siendo el sentimiento más fácil de comprender, y para ello Petra Costa ha hecho un filme conmovedor y a esa vera seguro, honesto y claro, que brilla por su historia en lo que es en sí, una común a todos, y por ello tan dolorosa y empática.  

No es una obra de arte, es un filme discreto, pequeño, pero que al reflejarse sincero y humano sin complicaciones –no da esa sensación aunque ha tenido más que seguro trabajo- en tratar de acaparar la atención salvo algún toque de autor secundario que se amolda al conjunto tiene mucho atractivo para el espectador sensible, y por tal tiene ganado nuestro respaldo. Después, al ser una historia que acontece mucho en el ser humano, la subyugación al vacío, de la mente enajenada, sirve como una auscultación (personalizada) a una realidad, y queda como documento. Aunque lo más importante es aquel espíritu que sobrevuela el filme en la nobleza del amor incondicional y la rememoración audiovisual, un homenaje al ser amado, que deja de ser solo de Petra y pasa a ser de todos. En donde tras la pantalla Elena sonriente seguirá danzando en la calle para siempre.

5 comentarios:

  1. A mi me gustan este tipo de películas sencillas, con la emoción justa y necesaria de un hecho muy duro como es ese suicidio, honestas y sinceras.

    No sé si llegará por aquí ni por qué canales pero la apunto.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Has conseguido despertar mi interés por esta película, con una temática dura, trágica. Pero ya sabes que a mí estos temas me gustan, así que si la veo por aquí, le daré una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo la vi en el Docs Barcelona. Muy interesante y delicada. Totalmente de acuerdo contigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La rseña es espectacular, no sé si será algo tramposa o mejor dicho, no sé si me lo resultará, no sé si pensaré que es demasiado emotiva y lacrimógena por sobredosis de sentimentalismo pero de entrada parece una opción muy a mi medida.

    ResponderEliminar
  5. A veces las cosas pequeñas, sin saber bien el motivo, terminan siendo grandes. Me ha llamado la atención esta película, sin duda en cuanto pueda la vere. Saludos

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.