martes, 5 de abril de 2016

Drácula 3D

Que Drácula haga su aparición embistiendo en forma de un búho y no como un murciélago da la nota de cómo será la presente película, del maestro del giallo, Dario Argento, que tiene películas destacadas como Profondo rosso (1975), Suspiria (1977) o Phenomena (1985) que todo amante del cine de terror debe ver. Es así que Dario Argento seguirá la historia clásica del Conde Drácula, con el secuestro de Jonathan Harker, la transformación de Lucy (Asia Argento, fetiche cinéfilo que explota un potente lado carnal) y la victimización/enamoramiento de Mina Harker (una bella y competente Marta Gastini), junto a personajes típicos de la novela, sumando a la propuesta varios cambios narrativos, distintas secuencias de trepidante acción de terror, intervenciones de nuevos roles y sobre todo de un estilo particular y personal, el que caracteriza a éste genio italiano del terror, como en su extravagancia y su toque sangriento, excesivo y chillón, donde pocos saldrán con vida. Al respecto hay muchas escenas que si uno se deja llevar, y conoce como trabaja el arte del horror de Argento, las encontrará sumamente entretenidas, vivas e intensas, por encima de cierto rechazo e incomprensión, como de algunos efectos especiales (véase la incineración de un vampiro), apreciando por el contrario que la película está cargada de un grato hedonismo cinematográfico. Hay mucho de lo cual agarrarse y sentir entusiasmo, como ver una mantis religiosa gigante haciéndose cargo de algunas muertes, o cuando hace presencia el temido Conde Drácula (Thomas Kretschmann), en una sala de justificados conspiradores, de siervos traicioneros, y hace un festín de sangre con todos ellos, a poco de converger tras un enjambre de moscas. El Conde Drácula de Argento posee la mezcla de la elegancia ortodoxa de la historia de Bram Stoker con la modernidad del exceso de las muertes, de la mano de una gran sensualidad y belleza, hasta el punto de sobrellevar un momento homoerótico, cuando Drácula grita ¡es mío!, peleándose por chupar la sangre de Jonathan Harker con la vampira Tanja. Más adelante hará su esperada aparición Van Helsing (el viejo pero mítico Rutger Hauer) que le otorgará un porte mayor al personaje, aunque no demasiada solemnidad al filme (Argento mantiene su esencia de dominante relajo, al tiempo que cree en lo que cuenta), con lo que el devenir final será la eterna reencarnación de la pasión de un hombre por una mujer, tal como el fuego que brilla en el alma de un imperfecto, pero auténtico -y admirado por ello- Dario Argento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.