jueves, 17 de enero de 2013

Batman: The Dark Knight Returns parte 1 y 2


Jay Oliva que viene de trabajar de storyborder con muchos superhéroes como Linterna verde, Hulk, Batman, Spider-Man, Superman, la mujer maravilla, la liga de la justicia, y otros personajes como Robocop y Winnie Pooh, dirige las dos películas que trataremos, basada en 4 cómics de una serie hecha por Frank Miller (Sin city, 2005).

Batman: year one (2011), también creada por Frank Miller, en 1987, un año después de la presente, Batman: The Dark Knight Returns es de 1986 a diferencia de los filmes que han invertido su lugar de exhibición , nos demuestra a Jay Oliva como un gran storyboarder, pero no queda solo en ese lugar, sino que nos entrega a continuación una magnífica adaptación animada en dos partes del superhéroe que más ama el mundo, con perdón de Superman, Spiderman y  The Avengers que intentan hacerle la competencia. Un filme muy intenso, que nos remite al inicio de la construcción de Batman en una ciudad caótica donde el crimen reina hasta el punto de que la policía está totalmente corrompida, pero no está solo ya que al mismo tiempo aparece un compañero dentro de la legalidad, con quien codo a codo lucha por rescatar a ciudad Gótica, el detective de policía James Gordon. En paralelo se nos da la historia de ambos, mientras uno crece y aprende su lado enmascarado de la justicia, el otro se enfrenta a la agresión y desconfianza de los corruptos compañeros, de la supervisión abusiva de su jefe y de una relación extramatrimonial mientras su esposa está embarazada. A la luz de un humano pero idealista Gordon que tiene fuerte presencia en el conjunto vemos a un Batman decidido, aceptando y proyectando su pasado, en datos a grosso modo pero precisos, mientras asume -y se asume- su papel en la salvación de la ciudad. Y por ahí se ve la historia de Selina Kyle y su transformación rauda en catwoman. Sus habilidades de combate y su choque con el murciélago humano.

Batman: year one comparte vínculos con Batman: The Dark Knight Returns, siguen algunas ideas en común, aparte de provenir de una renovación dictada por la pluma de Frank Miller, su trazo veloz y un aura de arte rompedor nada limpio, tienen un destacado pero parcial tono realista, cercano a los cotidiano en varios rasgos, a los problemas identificables aunque dentro de una ficción y una aventura fantástica propia de cómics de superhéroes (más la segunda parte), como su modernidad y su lado cool, su soltura, su explicites en la acción y sus repercusiones en los combates, su ir a complacer más al adulto que a los niños, su agilidad narrativa y su claridad argumental sin perder un tono humano y mayor al simple dibujo animado de primera referencia, o sea el infantil, sino saciar ese lado oscuro que muchos creemos es la verdadera y mejor identidad del cómic que muchos apreciamos. Otro rasgo es que Batman aunque muchos no lo ven así, hay una fuerte represión hacia su persona oculta, es una necesidad, entonces cuando la ciudad  vuelve a caer en el caos, en la alta criminalidad, en la anarquía y su peligrosidad callejera, y la policía no puede detenerla, se requiere de su presencia. Sin embargo la trama de The Dark Knight Returns nos presenta un nuevo contexto, bastante especial y opuesto, Bruce Wayne tiene 55 años de edad, yace retirado hace diez años tras la muerte de Robin,  Jason Todd, y decide como anuncia el título regresar.

La primera parte de Batman: The Dark Knight Returns, nos pone como entes de destrucción e inseguridad a los denominados mutantes (una pandilla de punks que son inhumanos y asesinos implacables, naturalmente proclives a la violencia pero anclados al servilismo límite, matan a un niño aun recibiendo el rescate económico por él), que tienen un líder muy parecido al Bane más ligero que uno conozca, solo puro músculo, y lo que se hace complicado al enfrentarlo, su juventud. En cambio el hombre murciélago está viejo pero sigue fuerte, valiente y confiado en sus nociones, por lo que vemos que hace frente a todos con esa misma agilidad de antaño, salvando algún esfuerzo extra, no obstante ahí es nada porque sale a flote no solo por su inteligencia, sus recursos técnicos, su osadía (acepta pelear cuerpo a cuerpo con el mastodonte, inmisericorde y bruto líder mutante, en dos oportunidades, la segunda ya con algún truco bajo la manga pero igual de aguerrido) sino con su capacidad de pelear a puño limpio. El relato es sencillo y es artificialmente nostálgico, como en un colofón glorioso que es lo que apunta constantemente, un ir hacia adelante frente a la lentitud, al pasar de los años, pero en donde a nuestro héroe le queda ante todo la experiencia si bien parece no haber cambiado en realidad, y aunque luce como un anciano sigue siendo Batman.  Dándole duro a todo el que se meta con él y no se podía esperar otra cosa, por lo que es, un cómic que con buena dosis de modernidad y audacia también requiere de ciertas constantes tradicionales, sino no existiría, (lo  mismo le pasa a fin de cuentas y en otro grado mucho menos notorio a Christopher Nolan y la discusión de que era o no realista, lo cual parece algo bastante tonto de pedirle a un personaje de historieta), que desde el arranque se nos muestra inverosímil, solo irrigado por unos pocos rasgos realistas pero que es una fantasía en toda regla.  Otro rival es Dos caras, que nos dice literalmente – y en varios planos- que uno aun con cambios físicos sigue siendo el mismo.  También destacan algunos toques de recuerdos que son muy escuetos pero son como brillos iluminadores, que hacen al héroe quien es, exhiben sus rasgos de identidad ya muy populares, Batman no deja de tener ese fuego en su interior ni con avanzada edad, yace inamovible –dependiendo de éste- ese combate por superar sus pérdidas y en quien lo ha convertido, pero en la curiosidad del filme de animación de monologar con su propia psiquis de forma exaltada, y es que si vemos bien Batman está un poco loco.  Además, en pantalla se da la sutil ironía, en realidad de siempre con el personaje, para quienes decían de que Robin tenía un aire afeminado, de que la elección de una niña lo hace algo muy esencial, muy descarado, pero entretenido, como es siempre éste magnífico superhéroe.

Si bien la primera parte no auguraba algo destacable como ha sucedido, los mutantes son bastante planos como personajes, no representan mucha imaginación en el trazo ni en el fondo, todo el paquete es lo que la hace sumamente agradable, y aun con estos enemigos se hace audaz. Y es que en total, entre ambas partes, mucho importa ver la trasformación del tiempo, ese nuevo contexto desplegado como impremeditado, en cada presencia dentro de una novedosa interpretación visual y hasta en parte de su fondo, todo envuelto en un aire de cierta modernidad, la infaltable y constante prensa, las autoridades, las entrevistas a analistas y psiquiatras, la intervención de un presentador de televisión,  que la hacen una historia más mediática, analítica y referencial en su discurrir predominantemente ligero.

La segunda parte gracias al ambiente anterior –concreto y bien desarrollado- se dedica a ser solo un poco original en su trama, en la misma dirección pero ya de forma menor recogiendo la miel que le precede, pero nadando en personajes más atractivos a través del hecho de estar consolidados y ser un gancho seguro en el espectador que no se cansa de volver a verles. Surge siempre clásico el joker como rival, que con él es como dicen que un superhéroe no sería nadie sin un buen antagonista. El plan es sencillo y es un macguffin, pero termina siendo una matanza insaciable y un enfrentamiento final muy duro y explícito.  Y hay más, Batman se enfrenta a Superman estando viejo (el hombre intachable que obedece al gobierno de Estados Unidos, versus el que es un audaz pero efectivo, justo y exitoso outsider, metafóricamente interesante), lo cual uno no lo puede creer sino lo ve y es que viendo lo que ya nos han reflejado –aun siendo Batman, y juega como connotación doble, porque es un hombre contra uno que no lo es, sino de otro planeta con poderes superlativos- parece una lucha imposible, mucho sabiendo que el hombre de acero sigue siendo el mismo de antaño, joven y poderoso.  

Ésta segunda parte aunque en realidad no aporta casi nada nuevo en su superficie y utiliza un refrito muy gastado en una nueva guerra atómica entre una ulterior Unión Soviética y el país de las barras y estrellas por un territorio en disputa, se hace más entretenida, más fácil, e igual sigue el mismo método, aparecen algunos viejos personajes como Selina Kyle (a la que vemos irónicamente vestida de mujer maravilla y le cae la frase malvada del joker de forma precisa, los años no perdonan). Y un superhéroe que ahora tiene su propia serie de TV (Arrow), Oliver Queen, flecha verde, que es otro ejemplo de una constante en el filme, ser el mismo, en su persona seguir siendo un superhéroe aun siendo ya un hombre sin disfraz.  Aderezado con los mutantes divididos, Robin, y la persecución policial en un nuevo comisario. Y el anunciado y esperado colofón “definitivo” de la leyenda.

7 comentarios:

  1. bastante interesante, las conseguiré para poder opinar, aunque los cómics si los tengo, y sin duda sé, que la historia está muy bien, Frank Miller, frente a cómics (no frente a cine, donde lo hace muy mal) es un gran modelo de calidad. un saludo

    ResponderEliminar
  2. Creo que es el mismo equipo de una buena producción animada que he visto recientemente. "Batman vs. Dracula" en un tono mucho más oscuro de lo habitual con el interesante Peter Stormare prestando su voz a Drácula y con el Joker como criado humano del vampiro. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  3. Como buen fan del cómic en que se basa, disfruté como un tonto con éstas dos películas (que en realidad son sólo una). Casualmente anoche mismo vi ésta segunda parte que reseñas.

    La historia me parece original, extraña, sarcástica y con muy mala baba (Frank Miller style), y por suerte el proyecto ha sido llevado a cabo por gente que respeta la novela gráfica, así que, al igual que ocurrió con Batman: Year One, se ha adaptado cada viñeta del material original de forma increiblemente fiel.

    ResponderEliminar
  4. El cómic original es una obra maestra, como también Año Uno del propio Miller, Watchmen o V de Vendetta. Menuda época.

    La adaptación animada, de la que solo he visto la primera parte me parece muy bien recreada, sin ser perfecta y tener algo menos de mala baba, además de ser estéticamente más "limpia". Pero en general la apruebo y más en estos tiempos de retroceso cultural.

    EN breve me pondré con la segunda parte, que ya tengo en mis manos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante!!
    No lo conocía, y mira que soy mucho de cómics...
    Gracias por la entrada, las buscaré!

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. He leído el cómic de Frank Miller pero no recuerdo haber visto su versión cinematográfica. Quizás las mire. Ha sido un post sorprendente y curioiso por tu parte.
    Siento no poder aportar nada más. Desconozco bastante sobre el tema más allá del espléndido cómic.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Mario, un estupendo post del cual desconocía por completo su versión cinematográfica.

    Del cómic, poco que añadir, magnífico. Y es que Frank Miller es de los grandes.

    A ver si encuentro estas películas porque me has abierto una gran curiosidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Ante todo recuerda que existe libertad de expresión y se respetará la perspectiva personal. Deja tu comentario con educación y buena voluntad. No obstante te pedimos por favor no coloques enlaces ni spam a otros espacios ajenos a la bitácora salvo que aporten al tema tratado. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarce con sutileza. Sino discúlpanos pero no será publicado. Y siéntete bienvenido que tu respuesta es de mucho valor. Muchas gracias por participar.