domingo, 30 de agosto de 2015

Magallanes

Ópera prima del actor peruano Salvador del Solar que adapta La Pasajera, novela corta del compatriota Alonso Cueto, sobre la historia del encuentro clave de un taxista, interpretado por el mexicano Damián Alcázar como Harvey Magallanes, viéndose efectivo como un peruano cualquiera, uno que fue soldado en la época de la guerra interna con el terrorismo. El choque sucede cuando se topa con una mujer apodada la ñusta que muchos años atrás fue raptada en una intervención casual en Ayacucho y convivió sexualmente a la fuerza con un coronel (Federico Luppi) cuando aún era una menor de edad. Ella ahora mayor, Celina (Magaly Solier), pasa por necesidades económicas y es cuando Magallanes quiere ayudarle, chantajeando y secuestrando al hijo de éste coronel, en la que es una historia bastante conocida y redundante de nuestra idiosincrasia, aunque definitivamente no mal narrada, pero carente a cierto punto de originalidad, que se vale de cierta gravedad para dar con un mensaje sobre el abuso en la etapa de la guerra civil, el maltrato a gente humilde, como la que representa como leitmotiv la chica en la piel de la muy talentosa y apasionada Magaly Solier que ganó el premio de mejor actriz en el 19 festival de cine de Lima.

El filme tiene un mensaje loable y recordatorio que juega como trascendencia en buena parte enfática que apunta a destacarle, como bien dice una sentencia desdeñosa de Celina, “haga como el coronel, olvídese de todo”, que, desde luego, implica el inverso, algo que debe quedar perpetuo en la memoria y en la reflexión sobre un tiempo importante en nuestra historia nacional como país, que en su deseo de profundidad ideológica queda por un lado un poco fuera del logro artístico, de mayor alcance, en cuanto a los límites de la despreocupación y el entretenimiento, que no es que no lo tenga, pero hace más sopesar un pensamiento crítico, tan buscado. Se convierte aunque de forma sencilla en una propuesta de marcada política y cariz social, que una obra de mayor creatividad, libertad y complejidad. No obstante sí es placentera y cautivante a buen recaudo, aunque puede que el ritmo a veces pase por lento en parte del metraje, que avanzado se torna trepidante en su noción de thriller, con los intentos de Magallanes de sacar dinero a la familia rica del coronel.  

Es de elogiar que tiene una cadencia y formas narrativas de relajo que le quita el peso de quedar asumida en la solemnidad, habiendo como una perpetua y sutil válvula de escape general en su estructura que resulta bastante saludable, sin caer en absoluto en la pérdida del realismo, la seriedad y la atención dramática, sobre todo porque tiene grandes momentos a ese respecto y no se recargan ni se vuelve un panfleto (mal que pudo caerle encima, notando que el mensaje, lo que se quiere decir y dejar, es tan importante para el director), como las confrontaciones de Magallanes con Celina y en especial con el hijo rico que hace Christian Meier, en que ella explota y se expresa en quechua, quedando la rabia y la injusticia en un tono violento, de carácter y orgullo en el aire, sin necesidad de entendimiento especifico, que ya ha quedado bien expuesto en toda la propuesta y es como el remate, tras las explicaciones y desentrañamientos que hace Magallanes como eje de exhibición, tanto como de introspección personal, y queda un sentir donde no hay héroes, sólo víctimas y culpables.

Antes está el choque de hallarse con el pasado, reencontramos con la memoria, en el emblemático correr de una toma larga hacia el cerro oscuro, iluminado sólo por las luces lejanas de la ciudad (hay gran dominio natural de explotación visual de las zonas populosas y populares, no de una Lima embellecida, sino más se trata de nuestra precariedad y humildad urbana), que es toda una catarsis en medio del grito del dolor simbólico, frente a la impotencia y la vejación de antaño, una perteneciente a muchos y en espíritu a todos los peruanos.  

Magallanes (2015) tiene también ratos poco inspirados, pero son los menos, aunque implica algo de sequedad, para bien y para mal, como en la supuesta violación al personaje que hace Meier que queda como irrisorio en su caminar de dolor, una pésima broma, de lejos mucho mejor la de la requisa y el helado, en una obra en la que no abunda el humor, bien en dicha decisión, con éste tipo de madurez, ya que muchos tiemblan cuando no oyen risas en las salas, además de que como peruanos somos propensos a reírnos de todo. Mucho tiene que ver que el personaje del también ex soldado, amigo de Magallanes, el que le alquila el taxi, interpretado por Bruno Odar, es excesivo, caricaturesco, al que le sobrevuela la ambigüedad sexual. En éste debió ser menos marcada su corrupción para pasar por un señalamiento menos burdo de la repudiable figura del militar envilecido por la guerra, donde incluso la golpiza que le dan es hasta innecesaria. Ambos son lo peor del filme, uno por demasiado austero, básico (Meier, al que, eso sí, le queda, sin duda, de tipo adinerado), y el otro por exagerado y subrayado (Odar, que se pasa de vueltas, luce histriónico, teatral). El resto se podría decir que está en estado de gracia, principalmente Damián Alcázar y Magaly Solier, que hacen un dueto de competitividad escénica, haciendo mención especial de Federico Luppi que con sus exabruptos y estado de inconsciencia aunque en un papel chico sobresale, en un reparto sólido en general, dando actuaciones sensibles y explosivas, en medio de la intensidad de la acción, como la de Polvos Azules que marca el ingenio del director novel, en el quehacer de la voz histórica contra la impunidad del silencio. Y es ahí que se puede perdonar la reiteración primaria, por la memoria. Y en ese recordatorio, queda cimentada y comprendida la historia en plena efervescencia, en una atractiva línea de crimen, en el juego de policías y delincuentes, con un antihéroe balanceado entre la nobleza y lo repudiable, en no saber de dónde viene el mal en todas sus formas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario