martes, 4 de agosto de 2015

Ixcanul

Ópera prima del guatemalteco Jayro Bustamante que se encuentra en la competencia oficial del 19 festival de cine de Lima, que nos cuenta como María, una joven de 17 años de un grupo indígena llamado Kaqchikel Maya, vive a puertas de un volcán en una plantación de café donde además trabaja con su padres, de lo que por hallar un mejor futuro familiar se le plantea la obligación de casarse con el jefe criollo de la finca, sin embargo ella tiene otros sueños, como irse con el humilde Pepe a Estados Unidos, de lo que por esas búsquedas se embarazará de él y empezaran sus verdaderos problemas.  En el que es un filme bastante sencillo, pero trabajado laboriosamente, en una factura impecable, uno que logra despercudirse del señalamiento instantáneo de simple exotismo y costumbrismo, gancho para algunos festivales europeos como el del festival de cine de Berlín 2015 (la Berlinale) donde participó, pero les entregó algo mejor, obteniendo el premio Alfred Bauer, que tiene su prestigio ya que lo han ganado directores como Miguel Gomes, Alain Resnais y Tsai Ming-liang. Y sí es de ese tipo autóctono llamativo, a un punto, indudablemente, pero donde brilla más la cotidianidad y la “normalización” de estos descendientes mayas en una existencia austera, rural, de campesinos embellecidos por lo cultural, por encima de su simplificación contemporánea, a pesar de que radican humildemente y con carencias, a quienes vemos beber hasta el emborrachamiento, enamorarse como niños hasta perderse, tener relaciones fogosas sobre la tierra (pero también tener masturbaciones extrañas con árboles), a María poniéndose siempre bella con la ayuda de su madre y todo en buena parte muy común, sumado a su folclore interno, rituales, enseñanzas y modos de vida típicos. En una conjunción muy bien lograda, donde aflorará mucha tragedia y dolor, producto de la inmadurez, esa que nos gobierna a todos en una edad. Para lo que María será como el volcán, llamado Ixcanul en su lengua nativa, en que se encenderá de vitalidad y fuerza, como dentro de un fuego intenso (sus acciones), para aprender la evolución de su naturaleza y llegar al apaciguamiento de su crecimiento. Todo en el transcurso de aceptar su matrimonio con el capataz.

Es de recalcar la unión con la madre que hace un papel muy bien actuado, con más participación de la que creemos, y que es el ejemplo a seguir con la tradición que debe asumir María, la que se encarga de cada movimiento de su hija, tratada como una niña, asunto muy definitorio en la historia, habiendo hasta anécdotas y complicidades superficiales entre ellas, algunos relajos sobre seguir al pie de la letra las ideas pre-modernas y secretos luego develados como problemática general.  Es un mundo matriarcal en el hogar, pero machista y ortodoxo afuera donde esperan que acepte responsabilidades de mutuo orden, ser la esposa de un -aún joven- viudo con hijos a cambio de seguridad material, como en tantas culturas donde se imponen matrimonios por conveniencia y una elección “arbitraria”, sin amor.

Según vemos en el filme nace la duda, ¿María ama a Pepe a quien enamora con una botella de alcohol y siendo buena con él, o sea, permitiendo relaciones sexuales, o simplemente quiere otro tipo de vida lejos de los Kaqchikel Maya y todo es un método de convencimiento?  Y puede que sea como Madeinusa (2006), el de rebelarse  a toda costa contra las convenciones de la tribu en un periodo capital, una que impide nuestra libertad absoluta y propia felicidad, pero desde mayor ambigüedad psicológica (no tanto a través del lado marcado de la perversidad, sino más por indicios de autonomía y sueños de otro mundo, el occidental tras el volcán, nuestro comportamiento, o como Madeinusa con Lima) y sutileza en ese trato central del filme, siendo algo oscuro velado, un rechazo interno, porque no sabemos a ciencia cierta el corazón de María que suele ser muy dócil y grácil, pero a su vez silenciosa y misteriosa, la que puede sorprendernos con un espíritu muy materno e independiente, en que la ciudad, su corrupción y sus desajustes, con rezagos e influencias en esta comunidad virgen, edénica, le llega a todo ser humano, lo golpea y lo enfrenta con lo impuro, con su alienación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios ajenos a la bitácora. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.