viernes, 27 de enero de 2012

Érase una vez en Anatolia

Quedarse con lo que hay sería no sacarle el mayor provecho al tiempo, siendo tan valioso, sobre todo en cuanto a arte nos ocupa. Ésta película del cine turco nos muestra que hay muchas joyas escondidas que aspiran y merecen hacerse un lugar en el mundo. El cineasta Nuri Bilge Ceylan nos enseña que su país tiene un séptimo arte atractivo que necesita todo nuestro respaldo y que nos beneficia porque aporta variedad, enriquece nuestro conocimiento cultural y nos hace disfrutar.

Una obra de arte accesible a todo público que le saca sustancia a un tema central en el homicidio y búsqueda de un cuerpo enterrado en el campo tras una borrachera a razón de un crimen pasional que tiene a un grupo de especialistas, un doctor, un procurador, el jefe de la policía, agentes, ayudantes, militares y al mismo asesino detrás del cadáver. En medio de esa pesquisa se revelaran los secretos personales de las más importantes figuras presentes, que describen sus personalidades y los sufrimientos internos con los que tienen que vivir.

Si prestamos atención nos daremos cuenta que toda la idiosincrasia de la trama gira alrededor de mujeres y como éstas padecen bajo los vínculos afectivos, socioeconómicos y existenciales que las atan a hombres de apariencia dócil que terminan haciéndoles daño por toda clase de errores que cometen, y es que la historia no se tiñe de maniqueísmo sino que otorga matices a sus personajes.

La película circula con calma pero no ralentiza innecesariamente el recorrido por los parajes alejados de Anatolia, es la recreación de apariencia natural del viaje que lleva a esos hombres por los restos de una víctima que muchos tildan de detestable, sin embargo ¿cómo justificar su muerte? aun habiendo un callejón sin salida que mantenía un oculto triangulo amoroso que tiene raíces muy profundas y que victimiza a los débiles. De ahí derivamos la salida que se permite el doctor ante un descubrimiento que incrementa repercusiones, ese tipo que siente un vacío en su existencia al no tener de donde agarrarse para subsistir emocionalmente más que abocarse a su profesión en medio de la nada, lo peor que siendo un alma bondadosa, tan igual que el preparado procurador que sufre por los remordimientos de una baja conducta momentánea que lo hace preguntarse constantemente sobre un hecho del pasado que ya no tiene solución más que aceptarlo, o del sofocado policía que atado a un trabajo y una cotidianidad que no le permite tampoco descansar no puede entender a la raza humana en su proclividad a volverse animales depredadores de su congéneres, y además está el asesino destruido por su crimen.

Hay un pesimismo discreto en esas personas, un fatalismo que circunda el mundo como aquella aventura que los moviliza a salir de su sopor aunque sin transformarles para bien la vida, anclada a un dejarse ir como el agua que llega a la orilla y luego retrocede, una y otra vez, sin detenerse. Es el seguir con aquellas cavilaciones que inquietan cuando a espasmos llegan inevitables, que hieren pero sin encontrarles (todavía) un escape y es que requieren tomar decisiones pero no en lo absurdo como en el caso de Kenan, el homicida. Váyase le dice el jefe policial Naci al Doctor Cemal, descontento de sus ataduras como su subalterno Arab Ali que detesta el pueblo en que vive sin que importe que su esposa y sus parientes sean de ese lugar. Renovarse o padecer.

El filme no tiene grandes efectos en la trama como viene a ser la realidad en general ya que ésta se mueve por rutina salvando la tragedia que le viene encima a un criminal melancólico. Sin embargo a diferencia de lo que se nos retrata en el fondo de esos ánimos íntimos surge un discurrir despierto y detallista, cambiante a través de pequeños sucesos, conversaciones, actos y conflictos sin que salga del aire de sosiego, del estado flemático del ambiente de cara al espectador. Algunas bromas como los diálogos incrementan la sensación de verismo, también nos acerca a ellos que no son tan distintos de cualquier otro ser humano, ser turco, latino o anglosajón nos tiene a todos metidos en el mismo barco.

Apreciamos que la cultura turca no representa diferencias insalvables con las sociedades occidentales sino más bien como pretenden quieren ser parte de la comunidad europea aunque como todas llevan su propia esencia de la cual hay que beber para potenciar nuestra interrelación entre naciones. En la realización aparece un cierto primitivismo que quieren vencer, que los aflige como en la estupefacción que les genera observar a una campesina de mucha belleza que seguramente terminará engullida por el atraso de sus circunstancias, y eso es importante, el deseo evolutivo, el ver para luego vencer. Y a pesar de que el filme solo se dedica a proponer asuntos, ya depende de cada uno o de quienes asumirán el reto. Una obra cinematográfica que se hace entretenida, que mantiene una precisa emulación de un caso criminal y que permite interactuar con algunas premisas reflexivas en el orden de la realización personal y hasta colectiva.

1 comentario:

  1. "toda la idiosincrasia de la trama gira alrededor de mujeres y como éstas padecen bajo los vínculos afectivos, socioeconómicos y existenciales que las atan a hombres de apariencia dócil que terminan haciéndoles daño"... definitivamente tengo que verla.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios ajenos a la bitácora. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.