jueves, 5 de enero de 2012

Drive

La última película de Nicolas Winding Refn, ganador en Cannes del premio al mejor director, es entretenimiento del mejor; un filme con la promesa de mucha acción pero con más fondo del que se pueda aguardar. Es la historia de un personaje heroico que se define en una pregunta de la realización, ¿cómo sabes que él es el malo? Le inquiere al niño por quien daría la vida, el pequeño le responde, porque es un tiburón y ellos siempre son malos. Refn nos pone en la piel de enfrentar a la mafia con las reglas del hombre bajo su propia ley, sin embargo cuando vemos a Ryan Gosling, el actor que lo interpreta, saltan las dudas si podrá convencernos de que es capaz de resolver semejante carga.

El efecto de su carácter ayuda bastante a generar sustento, al mostrarlo silencioso, impávido, seguro y misterioso, induciendo además a la curiosidad sobre su persona, como dando el giro necesario para sacarlo de su fisonomía de niño guapo o de su suave voz poco intimidante, y como se aprecia no todo parece fácil empero también son esas características las que rompen con el estereotipo, ya que la imagen es poco frente a la esencia.

Al conocer que es doble cinematográfico, corredor de autos, mecánico y hasta chofer en algún robo, se va proveyendo de un aura que engrandece la figura de estar detrás de un volante; siendo ingenioso ver que la pieza que en tantas historias es poco valorada, en ésta película toma la mayor predominancia gracias a la dirección de Refn, basado en el libro de crimen de James Sallis.

Vemos desde la espera, el conductor solo otorga 5 minutos a sus compañeros asaltantes, hasta el despistar de la persecución policial. Rápidamente la leyenda se cierne sobre su cabeza; el elemento de fuerza del filme, despertando la inquietud y la expectativa. ¿Cómo resolverá la violencia el protagonista?, ¿es tan temible como parece? Y al llegar el momento adecuado logramos ver que efectivamente el salvajismo y la brutalidad no solo provienen de Bernie Rose (un convincente Albert Brooks en la estela de los Sopranos), el capo que no guarda escrúpulos para despachar fríamente a sus enemigos e incluso a sus amigos, sino del chico normal de poca palabra.

Los amplios silencios, la constancia de los diálogos sencillos y cortos, la calma en la espera subyugante, la ciudad imponente desprovista de multitud, que circulan en la primera parte del filme colaboran a fabricar el contexto con la idoneidad del caso, la antesala de la hecatombe física. Habiendo una solemnidad seca que solo desfigura un cierto mal gusto musical provisto de un sonido de los ochenta, de ese cursi acompañamiento discotequero que busca resaltar el aspecto solitario o redentor del personaje, junto con una radicalidad bestial de mucha agresividad y desprovista de piedad, pero que no destruyen la obra sino la engrandecen, sí, rotundamente, porque esa mezcla aplana y hace digerible el concepto, que nos recuerda al Scarface de Brian de Palma, y que en su contraste de seriedad, cursilería y explicites nos creemos lo que vemos, porque estamos frente a la reivindicación del llamado cine B donde cabe el exceso o la desfachatez, sin embargo no nos confundamos que solo es la utilidad de una denominación ya que se convierte en una obra maestra que tranquilamente podría ser la envidia del mejor Tarantino.

Una escena define toda la película, en el ascensor vemos esa mezcla atroz, romance con violencia detallada, la luz y sus sombras amplifican el momento, comienza con lentitud y un exabrupto clausura el espectáculo, y solo queda la puerta cerrándose separando las dos caras del protagonista, su incondicional amor -aún a costa de salvar al esposo de una deuda- y su bárbara e impresionante reacción aunque completamente justificada. No hay más vueltas que darle, es magistral la resolución del conflicto generado a raíz de un robo entre criminales.

Una cachetada a una compinche tramposa o un pequeño gánster a primeras amigable con el mentor del conductor, Shannon (Bryan Cranston), el rengo que busca encumbrarle ante su frustrada carrera, no hubieran concebido ninguna grandeza, por eso Refn juega como ante la evolución de una pieza musical que arranca suave para terminar en la más descollante intensidad respetando el verismo que implica la complejidad del ambiente y los involucrados. Dosificando los quiebres álgidos y preparando el camino para dar la sorpresa en ese desenlace pecaminoso, desprovisto de concesiones y sin marcha atrás. Los juicios de valor quedan fuera. No obstante no falta en el público la conmiseración de un final feliz.

Carey Mulligan destaca haciendo de una chica bastante simple y que está muy bien desarrollado, el director la rodea de un espíritu sin grandes proporciones aunque de una belleza dócil e indefensa sin perder el realismo contemporáneo. La línea con la que responde al cortejo rudimentario de su actual esposo lo expresa casi todo, ella dice ¿dónde está la salida? (o sea vamos “al asunto”), y lo hace en la mesa de cara a su príncipe azul. De Gosling solo hay que decir que cumple con tremendo reto y saca adelante otra condecoración para su currículo, un género más en su haber que lo pronuncia hacia el cada vez más próximo Oscar. Y en esa ruta vemos Drive, como con Aronofsky, cineastas que desde abajo se ganan un lugar en el cine y del culto llegan al aplauso general, eso es ésta película, la celebración de llegar al reconocimiento público.

18 comentarios:

  1. Gran película, me gustó mucho por cómo homenajea al cine de atracos y mafias y a la vez nos ofrece una historia sencilla pero con trasfondo, con unas actuaciones impresionantes.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña Mario, estamos bastante alineados en cómo y cuánto nos gustó la película. Destaco lo que dices sobre el caracter del protagonista, el hecho que sea asi, tranquilo, silencioso, meditabundo para luego dar el vuelco esperado en su personalidad. Me encanta este retrato del juego de la mafia y de un hombre en busca de redimirse él y a los que quiere. Tambien ayuda el hecho de que no se sepa nada de él, ni su nombre, ni su familia, ni su pasado, todo lo puede inducir el espectador, puede suponer cosas y para mí bajo estas circunstancias es un gran acierto, ya que nos invita a pensar e indagar más en esta figura.
    Uno siente una empatía enorme por su personaje. El elenco se luce, no solo Gosling sino Brooks y Mulligan.
    Y la Banda sonora es increible, con piezas de otras peliculas y uno que otro tema original que cautiva bastante.
    Cada vez me gusta más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. “Es una de las mejores películas criminales hechas nunca, una asombrosa obra de arte”, cuenta James Sallis en un periódico.

    Con muchas ganas de verla.

    ResponderEliminar
  4. Mario, estoy bastante de acuerdo contigo (salvo, quizás, en que la música no me disgusta tanto como a ti).

    Me impresionó esa mezcla de ternura y violencia extrema, combinadas son que nada chirríe.

    El tema de la fábula del escorpión y la rana aclara también algunas claves...

    Grandísima película, me encantó.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. La escena del ascensor integra todo el cine: romance, drama, suspenso y terror.

    ResponderEliminar
  6. Tengo en mente verla, pero antes quiero leerme la novela! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Sólo dire lo que escribí en mi reseña: "Partiendo de un argumento inadmisible y sumamente irrelevante, la película dispara todo su potencial en proyectar una amalgama de escenas con diferentes estilos ochenteros y referencias a otros directores para conseguir entretener y deslumbrar al espectador. Innegablemente Drive es un producto artificioso, ya que posee una trama irregular y que realmente no llega a sorprender y en su peor medida a interesar; sirviéndose únicamente en levantar atmosferas en medio del vacío. Nicolas Winding Refn a mi parecer, intenta desbocadamente situarse como un director con estilo y personalidad propia, pero su formula me resulta ya antes vista."

    No me agrada DRIVE, me resulta torpe, vacía y un protesto sangriento para utilizar viejos prototipos cinematográficos. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. "Drive" es junto con "The Artist" y "Midnight in Paris" la película que más me ha hecho disfrutar este pasado año. Ambivalente, te atrapa desde el principio, el personaje del conductor de robos siempre me ha parecido muy interesante y poco representado en el cine. Feliz y cinéfilo Año. Borgo.

    ResponderEliminar
  9. Menudo peliculón, sí señor. Tienes razón, la esencia de la película se resume totalmente en la escena del ascensor. Para mi la mejor cinta de cine negro de los últimos tiempos. Un abrazo Mario!

    ResponderEliminar
  10. A mi tampoco me gustó, por sus excesos que se me hicieron acumulativos y repetitivos tras una primera parte que incluso me resultó algo cursi, es de los estrenos de los que he escrito en estas dos últimas semanas de ir al cine a diario. Lo que me maravilla son los entusiasmos que ha despertado, y este hilo es una buena muestra, se lee a gente verdaderamente feliz con la película. Detractores de "Drive", ¡estamos en minoría!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. De esta película sólo escucho maravillas. Estoy deseando verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Ainda não vi, mas foi muito bem recebido por vários blogueiros cinéfilos.
    Cumprimentos cinéfilos e Feliz 2012!

    ResponderEliminar
  13. Para mi sin duda la direccion es lo mejor de la pelicula.
    El papel de Gosling es un regalo de un actor que parece que es su año.
    Aunque en los Globos esta nominado
    por otras dos y parece que esta muy bien en la de George Clooney.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Gran película que no a todos les gustará. Para mi gusto se convertirá en una película de culto

    ResponderEliminar
  15. Peliculas como esta, el americano o hana. Rodadas recientemente, demuestran que se puede hacer cine con calidad, utilizando tramas normalmente destinadas aun consumo de usar y tirar. Un buen año en que se revitalizo en cierta manera el genero de la accion, ultimamente bastante defenestrado por cierto. Saludos y muy bueno este comentario

    ResponderEliminar
  16. Es increíble: acabo de leer otra reseña de la película en el gran blog Cinódromo, y otra hace unos días en Cine Puro, aparte de otra que había leído en otro blog hace pocos meses. Aparte de señalar lo interesantes que me han resultado todas las reseñas, solo puedo comentar lo que ya comenté en el otro blog, que tengo que verla ya.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Ya sabes Mario lo que pienso de Drive. De hecho lo que pensaba antes de verla y lo que después. Aún tengo pendiente mi crítica, llegará muy pronto.

    Tiene un sinfín de referencias en comparativa pero un estilo propio. Todo funciona como un reloj y contiene varias escenas para el recuerdo.

    Es mi película del 2011

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Pues poco puedo decir... concuerdo en gran parte.
    La vi la primera vez y me gustó, y tras un segundo visionado, le subí la nota, cada vez gusta más!
    Genial Score, por cierto.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.