jueves, 27 de diciembre de 2012

Tabu


Tercer filme del portugués Miguel Gomes, ganador del fipresci en la Berlinale 2012. Está dividido en dos partes, paraíso perdido y paraíso. La primera parte nos remite  a una anciana solitaria que solo vive para malgastar su poco dinero en los juegos de azar y que es medio loca, alejada de su única hija vive solo con una empleada de color que suele tratarla como a una niña ya que en su locura piensa que le quieren hacer daño y no suele cuidarse apropiadamente. Sus días los pasa conversando con una vecina con la que comparte esa decadencia y soledad fehaciente de la vejez. Una que no ha sabido amar a nadie y que es muy bondadosa, recatada y dócil, la otra la que fue una ardiente mujer que parece la antagonista de esa convencionalidad que exuda su compañera, una que ha vivido (aunque pecando), otra que no. En sí la primera parte es menor del conjunto y aunque resulta muy compatible entre forma y fondo ostenta algunos rasgos de autor que la hacen un poco gratuita, como con el sueño de los monos o la interrupción de la anécdota en la mina. Esto último quizá pretende decirnos que hay una vocación de fantasía, sabiendo que la memoria es selectiva y reconstruye las vivencias de acuerdo a factores como el sentimiento que han provocado en su momento. Estamos en una Lisboa como toda gran ciudad un poco fría, y ésta en particular con cierto fervor religioso y un aire de protesta política. Una pugna discreta.

La segunda parte se nos relaciona con el pequeño prólogo del filme, en una leyenda sobre una mujer anclada a un cocodrilo tras la muerte de su pareja por amor. Una simbología que nos puede remitir a lo salvaje, al deseo, ese que nos ata la existencia a un desenlace penitente,  a un lapso que nos define y no se puede olvidar. La vida es como solo ese recuerdo. Regresamos a esa pasión que la joven Aurora (Ana Moreira) tuvo con el hombre que más amo y al que quiere ver antes de partir. Ventura (Carloto Cotta) es un atractivo músico mujeriego que queda prendado de Aurora cuando es una mujer casada, sin embargo eso no los limita y tienen una aventura. África, una colonia de Portugal, una tierra de calores da cobijo a su idilio ilícito y salvaje. Con un blanco y negro que nos atrapa en su estética clásica que le otorga un toque vintage, en la emulación además de una cinta muda, pero que nos hace ver que solo es una ilusa apariencia, una creación, un artificio estético, ya que está acompañada por la voz en off de la pareja, la descripción de esa pasión en boca de él y luego la respuesta en cartas de ella. Vamos viendo la recreación del romance, el que es universal y ya tantas veces visto pero a su vez atrapante y novedoso, que nos recuerda a tantas historias de amor, uno  libre, atrevido, reprochable pero igual feliz aun así, a costa de todo acto razonable y decente, de esos que hacen perder la cabeza y no miden más que el encuentro, la repetida desnudez del cuerpo (no faltan las imágenes sensuales), la irresponsabilidad, otro tipo de locura. Sería una telenovela en otras manos, pero Gomes se encarga de volverlo gran séptimo arte, con la calidez y originalidad de una imágenes que están muy cerca de la realidad más palpable pero que son frescas, modernas y personales en una estructura falsa del pasado. Nos quiere decir que es algo antiguo, algo primitivo. Una pasión.

Es un filme realmente sencillo, que sorprende un poco que genere tanto entusiasmo en la crítica que es la que ensalza el filme en listas y en su premio, que se debe a que Gomes ha hecho llevadero algo que cala a menudo  más en los sentimentales, ha entregado una versión para los amantes del cine de autor en que la sensibilidad y el atrevimiento se dan cabida, pero realmente se trata de una ilusión general, porque estamos frente a un eterno y repetido cuento de amor, ese en que se roba a la mujer ajena, especial, y ese en que ella vive lo prohibido, lo carnal, un canto a la seducción masculina, y sin machismo (hay un contrapeso estructural muy igualitario), y en que irónicamente nadie se ve reflejado en el pobre marido, como suele pasar en que nos atrapa esa sensación engañosa de sentirnos –y querer ser- aventureros, osados, rebeldes, los principales. Un Corín Tellado para tipos serios, y claro, es tremenda audacia, no obstante sin desproporcionarlo, ya que es un filme más de matices y técnica que de verdadera profundidad, pero que explota muy bien su historia. Y que debe mucho su éxito a que es muy entretenido, y  nos da lo que nos gusta, como en los subtítulos: el cielo de los hombres, terrenales, apasionados y ardientes. Una mujer bella (y viceversa), tan provocativa que nos hace romper las reglas, nos transforma. En un lugar sin tiempo, exótico, imperecedero, al menos en la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.