domingo, 28 de octubre de 2012

La pantera rosa


Primera película de la saga de ocho filmes que creara Blake Edwards, que nos cuenta la intensión del robo de la joya más grande del mundo conocida como la pantera rosa (al reflejar una en el interior de un diamante), la que ha ostentado como regalo familiar y dinastía una princesa del país oriental imaginario de Lugash, interpretada por la guapa Claudia Cardinale, como Dahla, quien en la trama se va de vacaciones a Cortina d'Ampezzo, en los Alpes, al norte de Italia donde recibe la noticia de que un audaz ladrón conocido como el fantasma está tras su preciada pieza de orfebrería, negada incluso a su población. En el resort se topa con el millonario británico y playboy Sir Charles Lytton (David Niven) que trata de seducirla mientras lleva un affaire con la esposa del inspector de la Sureté encargado de la seguridad de la joya de la princesa; la actriz de rasgos afilados y porte de modelo Capucine. El inspector es nada más y nada menos que Jacques Clouseau (Peter Sellers), uno de los más torpes investigadores de la policía francesa.

Con una comedia plenamente inocente y muy física Clouseau camina por el mundo tambaleándose y chocándose contra todo a su alrededor, no puede ver a dos pasos de sí las pistas que lo puedan llevar a atrapar al fantasma, de predecible identidad pero que no es nada convencional ya que está a la par del héroe que queda minimizado frente a él. La trama no juega a ninguna lógica tradicional, es solo una excusa para divertirnos en los entretelones de un robo, en cómo se va tejiendo la trampa para el ansiado hurto que es como un grave artificio de algo muy sencillo, mientras se pretende enamoramientos, triángulos amorosos, aventuras sexuales en un tono relajado y funcional. La parte cómica proviene principalmente del inspector que yace bastante perdido de su caso, no obstante a su vez provoca que los demás padezcan de su torpeza, como su hermosa esposa que es títere de imperturbables golpes, complicaciones y jaleos. El humor es fresco, sin pretensiones pero siendo ingenioso en su llaneza. Es un entretenimiento simpático de un cine ligero pero cuidado, otrora fuente de risas más sanas.

Clouseau no cuenta en apariencia con el cariño del director de la película, que lo hace caer en constantes absurdos para bien del espectador agradecido con el humor, es un perdedor sin remedio, de esos desprovistos de consciencia, bondadosos hasta la extenuación y que representa la otra cara de la moneda de Lytton, que es sagaz, seductor y serio, como cuando logra enamorar a la princesa aun teniendo ella prevenciones y habiéndolo atacado en su soltería, y es que logra someterla a su deseos casi sin esfuerzo, en donde lo que implica la imagen apremia en ambos.

A Sellers el personaje le queda como anillo al dedo, sus muecas y su desconcierto es impagable, y con una naturalidad que hace más creíble y menos rudo su padecer, se presta para la broma y siempre está indemne listo para una nueva tontería, no agota en ningún momento aunque la repetición y la carga sea tan abusiva, y eso es tremenda virtud, gracias también a que hay compensación con el entorno y los demás personajes que dan balance y permiten que sea la estrella de la película aunque no lo parezca en la trama. Es un antihéroe que no está para ningún mensaje de redención de esos en donde los débiles o tontos ganan la partida sino todo lo contrario, audacia que se hace muy llevadera  a contracorriente de la fantasía del cine porque no valen en la película los juicios de valor, sino solo está para divertir con su auto y colectivo flagelo, tranquilo porque lo importante es el desarrollo de la historia. La pantera rosa es Edwards burlándose del pobre Clouseau, la astucia por encima de la torpeza, como la vida misma, pero riéndonos de ello, sin crueldad sino con ironía.

E infaltable la banda sonora de Henry Mancini.




3 comentarios:

  1. Me gusta mucho Peter Sellers, un actor cómico maravilloso. La Pantera Rosa es graciosa, pero creo que hay mejores trabajos en la carrera de Sellers. Me gustan mucho las situaciones con el "Stradivarius" de Clouseau.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Lo que yo me he reído con esta película (con la serie entera), recuerdo que hace no demasiado pasaron un ciclo por televisión y las revisioné casi todas, es cierto que me pareció un humor "inocente", a veces demasiado pero lo disfruté tanto.La banda sonora memorable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un clasicazo con una bso mítica!!
    No sabe slo que me he reído siempre con esta peli =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.