martes, 20 de diciembre de 2011

J. Edgar

Si hay alguien en Hollywood que hay que admirar rotundamente ese es Clint Eastwood, actor legendario que se ha ganado el cariño del público con películas de buen entretenimiento y que pasó a ser un director serio, inteligente y exigente que como cualquiera tiene sus altas y bajas aunque con claro talento: dos premios Oscars a mejor dirección suenan más que honorables. Cualidades profesionales que yacen en ésta última película que es académica por antonomasia pero desprovista de sentimentalismo ramplón.

No es el motor del filme robarle una lágrima al espectador ni sacudirlo con un drama que retrate enfermos terminales o causas perdidas, ¡no!, se trata de mostrarnos a un hombre en toda su grandeza, con sus defectos y virtudes (por supuesto más de éstas últimas porque sino para qué tanto honor), con sus hazañas e innovaciones. Se nos describe la vida del director y fundador del FBI, John Edgar Hoover (un impresionante Leonardo DiCaprio que domina las escenas y se roba momentáneamente su alma), y no falta la admiración del director por el personaje, no obstante nos devela toda la idiosincrasia que viste de cuerpo entero a éste representante del alto poder americano.

Lo vemos siendo sutil con una pequeña advertencia al presidente Kennedy, le observamos hurgar en la vida privada de cuanto ciudadano sea considerado comunista radical e incluso a cuanta persona albergue alguna presencia pública manteniéndolos archivados en sus documentos privados (que como bien dice ¡información es poder!), no hay medias tintas con él, que pretende defender la hegemonía angloamericana deportando cuanto rival se le ponga en su camino si amenaza la ideología reinante de su gobierno, efectivamente puede “jugar sucio” y su motor es mantener las libertades como el modo de vida norteamericano con penetrante convicción o a toda costa.

Sobre su cabeza pende el mismo extremismo y devoción de los que combate pero maneja sus armas con ciencia y disciplina, siempre delante de los demás. Definitivamente no es el tipo perfecto ni de los que despiertan afectos, es quien se ensucia para que otros vivan mejor, por lo menos en su país. El que vive en la dura realidad y que la modifica para hacerla tan romántica para los demás. Un sujeto de servicio que en la sombra mueve sus piezas y da la cara ante la amenaza, dentro del crimen, la política o cualquier forma que implique inestabilidad en la seguridad nacional, ese es su deber. Por todo un tipo grande, pero por lo mismo oscuro. Tiene que ocultar su homosexualidad o -lo que se esboza bajo una dignidad artística de parte de Eastwood- su ocasional travestismo.

No podemos engañarnos, Eastwood quiere brindar un homenaje a éste ser humano duro e implacable, metódico, firme y a la vez inseguro, desprendiéndose del relato qué se le debe mucho a quien se le dedica éste largometraje. Alguien que desde joven se convierte en un eje de decisiones en el territorio más poderoso del mundo. No es poca cosa sin duda y para convencernos nos demuestra el cineasta que hay que romper huevos para hacer una tortilla. No necesariamente hay que comulgar con las ideas del protagonista, si fuera así va a disgustar su figura tan nacionalista o su falta de valentía para mostrar su identidad sexual: sin embargo, ahí yace la mano del creador, de Eastwood, porque nos hace entender que ese hombre busca la grandeza desde el inicio, exige lealtad a su departamento como la que representa su secretaria y fallido amor heterosexual o -quizás como se deduce- un intento de excusa para las apariencias. Coloca reglas en su grupo de trabajo, buen físico, entrega, intelecto y casi una cierta excepcionalidad; sacrifica cuanto puede para lograrlo, puede que los datos descritos se hagan poco, incluso, para comprender su éxito, pero el filme no pretende el exceso y se hace en parte seco porque en su mayoría respeta la historia.

Hay momentos que son recreaciones interpretativas que de lo privado solo queda imaginarlas, pero abren el entendimiento siguiendo una concatenación racional. El maquillaje no es totalmente efectivo, pero ayuda mucho; para nada desmerece la realización sino sirve de credibilidad para mostrarnos el envejecimiento. No podemos esperar no desligarnos de entenderlos como efectos especiales y no tener en concreto la imagen verdadera de los actores, pero sirven al uso que se necesita, unir los diferentes tiempos y dar matiz espacial variando contextos y creando una red más compleja en el conjunto.

Quien sepa de Hoover se dará cuenta que los datos son fidedignos o admiten teorías de solidez, ya que alberga casi todos los hechos más importantes como el secuestro del bebe Lindbergh al que la película le dedica amplia cobertura desde todo aspecto, hasta neuronal. No ha explotado la parte más pintoresca para la mayoría en la cacería que dedicó a los llamados enemigos públicos, sino más bien vemos la fabricación del imaginario publicitario de su equipo. Eastwood se enfoca en el requerimiento político de consolidar su figura de principal mando del FBI bajo la obligación de participar directamente en los arrestos; no obstante, sin grandilocuencias aunque con temple para revelar hasta qué grado iba el compromiso de nuestro héroe, la máxima irreverencia que se permite el director del filme, siendo una hazaña presentarlo como tal, en lo posible ya que tenemos que entender que busca encumbrar y no desmerecer, para lo que se da bajo la plena consciencia recreativa del cineasta como con la pelea con Clyde Tolson que lleva pasión, pero sin perder esa dignidad que tanto mortificaba a Hoover en el simbólico acto de no saber bailar.

Actrices como Naomi Watts y Judi Dench son vitales respectivamente como Helen Gandy, la mano derecha y conocedora de todo secreto personal de Hoover, y Annie Marie, la madre que tanto decidió el carácter de la máquina detrás de la Oficina Federal de Investigación (FBI). Ellas son dibujadas como figuras discretas y a su vez decisivas en la trama. También lo es Armie Hammer, a pesar de ser menos impactante y eso no quita que haga una decente interpretación como el gran compañero afectivo y laboral de Hoover, otro pilar en lo que se nos propone con bastante elegancia y sin sensacionalismo. Un defecto no manejar bien la juventud de la progenitora en un determinado momento -fuera de que sea corto- a raíz de mantener a Dench sin denotar bien el cambio de edad.

Es una realización cinematográfica que gana por su historia, que lleva actuaciones dotadas y que no será una obra maestra, empero es de las que cualquier cineasta sentiría placer de tener dentro de su filmografía. Un filme que se debe al arte y que en última instancia, como con los buenos vinos, sabrá el tiempo recompensar.

29 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de ver esta película cuando la estrenen en España. Ya había visto una producción sobre Clyde Thonson, el controvertido ayudante (o pareja) de Hoover interpretado por James Woods. Di Caprio ha demostrado sobradamente su madurez como actor desde "Shutter Island" y seguro que no va a decepcionar.
    Me gustó mucho tu anterior post sobre "Tarantula", la novela me gustó bastante más que la película. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta película pero tiene un argumento que me ha llamado mucho la atención y me gustamucho Clint Eastwood así como Leonardo DiCaprio, la buscaré
    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Deseando estoy verla desde que me enteré que empezaban a rodarla, Clint es uno de mis directores favoritos no me pierdo ni una de sus pelis sé que trate el tema que trate me va a encantan. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Luego vengo, tengo 2 atrasadas, lo sé, lo sé... estoy buscando las 12 uvas sin pipos!! je ,je... Bss

    ResponderEliminar
  5. Eastwood es de los más grandes, todo lo que hace es digno y grande, incluso lo que no alcanza el nivel de obra maestra, algo complicadísimo. tengo ganas de verla, por supuesto.

    ResponderEliminar
  6. Una gran película que desafortunadamente se ha quedado sin público porque es seria, es rigurosa, respeta la intimidad de los personajes y no es sensacionalista.

    ResponderEliminar
  7. Entonces estamos ante un film más personal y que rinde tributo a un personaje bastante polémico e interesante ¿no? Las criticas fallidas de la película me hacen para atrás en su visionado, no sé con qué me encuentre. Afortunadamente le has encontrado virtudes a este ultimo film de Clint, yo reservo mi opinión aunque seguramente como citas las actuaciones son de mención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Marío, aún no la he visto, pero es un film que promete y en cuanto pasen Las fiestas, me pongo al día
    pues estoy un poco liada.

    UN BESO GRANDE Y FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar
  9. A mí los biopics por lo general no me interesan demasiado, Mario, pero éste puede ser una excepción por todo lo que significaba Hoover en la vida americana pública que tenía que ver con la seguridad nacional, y más contando con la presencia de un gran actor como protagonista y un director consagrado y magistral (aunque alguna que otra vez meta la pata para mi gusto) como el legendario actor-director Clint Eastwood.

    Felices fiestas, Mario. Buen post.

    ResponderEliminar
  10. Pues no tenía ni idea de que había una nueva película. No me la pierdo. Me encanta casi todo lo que Clint Eastwood hace como director.

    ResponderEliminar
  11. Reconozco que no soy especialmente fan de Eastwood. Me gustan mucho algunas películas suyas y otras me parecen muy sobrevaloradas (la suelo líar con Gran Torino, que me parece bastante simple) sin embargo me gusta ver todas sus películas y me encanta verlo como actor. Muchas de sus pelis son geniales, aunque se tiende a engrandecer a todas ellas haciendo un flaco favor a las que sí son buenas. Tengo ganas de ver esta y además admiro a Leonardo Di Caprio, al que creo que, al contrario de Eastwood, siempre se ha tratado peor de lo que merece. Aquí aún no ha llegado. Supongo lo hará pronto y la veré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tenía grandes espectativas con esta película pero he leído malas críticas. Me alegra de que a ti te haya gustado.
    Me interesa conocer a este hombre de nombre tan conocido pero del que desconozco prácticamente todo. No me gusta mucho Dicarpio, pero el Eastwood director (y el actor de estos últimos años) sí.
    Espero verla pronto y espero que me guste.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Tengo muchas ganas de ver esta película por la siempre interesante perspectiva de Eastwood en estos temas, en los que siempre suele ir por libre como buen "outsider" que es. La verdad es que Hoover tuvo que ser un elemento de cuidado para poder resistir en el cargo tantísimos años y a tantos presidentes distintos. Debía de conocer los trapos sucios del último rincón de la Administración porque sino no se entiende.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Pues sin duda hay que verla. No conozco la historia del personaje, pero, estando Eastwood detrás de la cámara, la cosa promete, y ya si me dice usted que DiCaprio ha conseguido volver a sus orígenes y ser un buen actor -más allá de la cara de niño eterna- me la apunto ya mismo. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Eastwood nunca me ha decepcionado, y por lo que te leo, esta película tampoco lo hará. Deseando estoy ya verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Ésta la tengo pendiente, Mario, pero no oculto que Di Caprio se me resiste bastante.

    ResponderEliminar
  17. Comparto tu opinión respecto a Clint Eastwood, me gusta mucho su cine pese a que se le acusa de ser un gran conservador.

    El personaje, desde luego, es antipático (me gusta mucho el último Di Caprio) pero si el director lo refleja en toda su complejidad, como acostumbra a hacerlo Eastwood, seguro que será rico e interesante.

    Mi intención es verla, sí.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  18. Todavía no se ha estrenado, pero la tengo apuntada en mi lista. Clint Eastwodd siempre me ha gustado muchísimo. Un abrazo, MARIO.

    ResponderEliminar
  19. Hola Mario, je ,je... has entrado el primero en el Jardín, again, ja, ja... ¡Qué barbaro! así que me darás la entrada para el microrrelato del próximo jueves... como tu última frase es un pelín larga, je, je... qué te parece si corto por... como los buenos vinos sabrá el tiempo recompensar?? Ya me dices, amigo... Bss...

    PD más tarde vengo para comentarte tus entradas, es que hoy estoy de fiesta, beberé vino, again, je ,je...

    ResponderEliminar
  20. Eastwood es un director clasico como ya he comentado mas de una vez,todo lo que hace,lo hace bien,con una forma de contar las historias como nadie lo hace actualmente,habra como es normal,
    que algunas tienen un nivel expectacular y otras no tanto como estas,pero siempre bien,ya quisieran muchos directores que tanto se les consagra de sus bodrios de peliculas,llegar al menos al nivel de las supuestas
    "peores" de Eastwood.
    Y esta me parece un filme de los mejores del año sin verla junto a la de "The Artist".
    Buen post Mario.

    ResponderEliminar
  21. Ya te contaré, Mario, cuando la estrenen en España. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Te dejé un comentario sobre esta entrada ,pero alparecer no ha salido. Más o menos te decía que tengo que hacer enormes esfuerzos para no leer,pues aquí llega pronto. Y que este proyecto lo persiguió durante años Oliver Stone para terminar esa radiografía sobre el lado oscuro del sueño americano que emprendió en los 90.
    Clint,como bien dices apota un grado de serenidad y clasicismo muy dificiles de encontrar hoy en día. Es un auténtico misterio que este hombre siga haciendo películas.El espectador sale ganando. Volveré cuando la vea, aunque apuntas cosas sobre el personaje muy interersantes. Como ves al final la tentación me ha podido y lo he leido. Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Hola Mario! No la he visto, pero segurísimo que la veo: todo, absolutamente todo lo que pasa por las manos de Eastwood me encanta.Tanto en western, como en las típicas policiacas de harry el sucio y sus secuelas aparece magnífico,amén de una exitosa carrera con títulos inolvidables como Firefox, el Jinete pálido etc... de verdad me quito el sombrero ante este gran hombre. Besos y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  24. Me apena que mi admirado Eastwood haya caído en la trampa Di Caprio, como Scorsese, no sé si la veré...

    Aprovecho para felicitaros a ti y a tus lectores!

    ResponderEliminar
  25. Amigo, no sé dónde andas, pero sé que debes estar o bebiendo o bailando porque hace mucho que debes varios comentarios a esta entrada, sí, publícalo a los 4 vientos... Y si un hombre tiene 2 pies izquierdos, no bailes con él... te ahorras futuros sufrimientos... y no me has comentado si Eastowood es tan despiadado con el prota que no le deja contar ni un solo chiste o a lo más... que se ría de alguno, de todos es sabido que un agente del FBI es más serio que la bragueta de un fraile... pues ea! que el buen vino, a veces, con el tiempo si no se le prestan los cuidados de darle la vuelta de vez en cuando, a través del tapón de corcho (que está vivo siempre) respira su oxígeno y puede llegar a avinagrarse... Bss

    ResponderEliminar
  26. No la he podido ver (todavía) entonces prefiero más leer tu crónica a posteriori.

    Yo pasaba por aquí para desearte unas felices fiestas, y a tus lectores también.

    Un abrazo
    Roy

    ResponderEliminar
  27. Estoy ansiosa por esta película. Me gustan mucho los trabajos de Eastwoood y también las películas biográficas.
    Feliz Navidad, Mario.

    ResponderEliminar
  28. Espero poder verla, Mario, porque supongo que el personaje tiene miga suficiente para una buena película.

    Aunque me gustan muchas películas de Eastwood, creo que le está pasando lo que a Allen: con la edad, van perdiendo genio y fuerza, mal que todavía sea superior a la de muchos otros...

    Un abrazo y felices navidades.

    ResponderEliminar
  29. Ni sabía de su existencia. Basta que la peli' sea de Eastwood para verla. Al llegar al Brasil me deparé con Gran Torino: con gran sutileza armó aquel personaje renegón y nacionalista. E de Di Caprio qué decir, se sacudió muy bien de todo la publicidad teen que le endilgaron con Titanic, sin saber -seguro que no- los que lo criticaban que ya tenía dos sendas películas en su haber: "¿A quién ama Gilbert Grape?" como un joven con problemas mentales y "Total Eclipse" como un desenfadado Rimbaud.

    Así que de esta unión sólo puedo esperar una gran película.

    Entré también para desearte una feliz navidad Mario, que la pases re-bacán con tu familia y/o amigos, y un año nuevo lleno de películas tan buenas como tus reseñas.

    Una abrazo,

    Manolo y familia.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.