jueves, 4 de enero de 2018

Sha Po Lang (trilogía)

SPL: Sha Po Lang (Kill Zone)

La primera película la dirige Wilson Yip, antes de que haga su fenómeno sobredimensionado la saga de Yip Man. SPL: Sha Po Lang (2005) vale su peso en oro por su desenlace, totalmente sorpresivo, inesperado y sanguinario, y por la pelea impresionante del final entre Donnie Yen y Sammo Hung que está llena de acrobacias (Sammo Hung es una persona bastante gruesa, pero se mueve con tremenda agilidad y dominio marcial), saltos, caídas y proyecciones, es una pelea bastante aérea y que va destruyendo todo alrededor, tiene una brutalidad grandilocuente, rápida y explosiva, con su bien aplicado toque de exageración. Hung es Wong Po, jefe de una mafia china, de una Tríada, que el detective de policía Chan Kwok Chung (Simon Yam) se ha propuesto llevar a la cárcel aunque sea trasgrediendo la ley. Wong Po manda a matar a un testigo y a su esposa, el detective Chan Kwok adopta a la hija de los difuntos, pero espera morir pronto, tiene un tumor. Antes querrá vencer a Wong Po. 5 policías, incluidos Chan Kwok y el personaje de Donnie Yen, se unen para atrapar a Wong Po. El asesino que mató al testigo y a su esposa es interpretado por un joven Wu Jing y maneja de forma espectacular los cuchillos. Una de las peleas gloriosas del filme es entre Donnie Yen y Wu Jing en un callejón. Donnie Yen usará un bastón de fierro para enfrentarlo. Antes el asesino Jack (Wu Jing) irá tras los policías. Simon Yam aunque no es artista marcial sino actor igualmente tiene escenas de acción emocionantes, pero el peso marcial recae en Donnie Yen que es todo un maestro del combate cuerpo a cuerpo. SPL: Sha Po Lang recuerda a las mejores películas del maestro Johnnie To.

Sha Po Lang 2: A Time for Consequences (Kill Zone 2)

Las películas de Sha Po Lang no tienen conexión entre sí en cuanto a historia, cada una propone un nuevo relato y hasta mismos actores interpretan otros papeles aunque como Sha Po Lang 2 (2015) ha dejado pasar 10 años desde la primera hay actores a los que no se les reconoce con facilidad como es el caso de un más viejo Wu Jing que interpreta a Chan Chi-Kit, un policía de encubierto que al ser descubierto es entregado a una cárcel en Tailandia con un director corrupto que está asociado a una mafia de tráfico de órganos y al mafioso Mr. Hung (un irreconocible Louis Koo). Wu Jing es el sobrino de otro policía (Simon Yam) que quiere hallarlo. Mr Hung necesita un trasplante muy raro y hará todo por conseguirlo. En el filme hay varios artistas marciales impresionantes como Tony Jaa que hace de un guardia tailandés que necesita también un donador urgente para su pequeña hija de 8 años. Tony Jaa tiene peleas en toda magnificencia, muchas, como cuando hay rebelión y fuga masiva en la cárcel tailandesa al tratar Chan Chi-Kit de escapar. El director hongkonés Cheang Pou-Soi es otro genio del cine de acción y propone múltiples y vistosas peleas, intensidad y adrenalina a raudales. Chatchai (Tony Jaa) dudará si corromperse a favor de salvar a su hija o cumplir con su deber moral y ayudar a Chan Chi-Kit con quien peleará más de una vez. En el filme hay nuevamente un asesino bendecido con el uso de los cuchillos y Simon Yam padecerá mucho dolor y peligros en su lucha por liberar a su sobrino. El director de la cárcel interpretado por Zhang Jin, otro artista marcial muy dotado, propondrá unas peleas y coreografías totalmente brutales contra ambos héroes a la vez, contra Tony Jaa y Wu Jing. Sha Po lang 2 tiene escenas de acción más prominentes, abundantes, e incontables vaivenes, y es más cool que su antecesora –hay hasta una persecución en vehículos- salvo la pelea central entre Sammo Hung y Donnie Yen que es de las más apabullantes y sobresalientes del séptimo arte, sumado a su cierre brutal, que no logra superar. Sha Po lang 2 se fija más en tratar de impresionarnos visualmente que en darnos una historia original, aunque resulta solvente, mantiene el interés y no resta al producto, como tener una parte enternecedora con una niña y sus sueños de recuperación. Tony Jaa muestra su lado más sensible como padre, mientras el genial Louis Koo tiene un rol pasivo, más de diálogos inteligentes y desesperados, es el eje, la mente tras los conflictos.

Sha Po Lang: taam long (Paradox)

Vuelve a la dirección Wilson Yip, y toma algunos elementos de la película de Cheang Pou-Soi, pero creando una historia nueva. La hija de un policía hongkonés llamado Lee Chung Chi (Louis Koo) es secuestrada en un viaje a Tailandia, su padre que ha sido un mal padre aunque paradójicamente ama a su hija a su manera dictatorial va en su búsqueda y recibe la ayuda de 2 policías locales, Chui Kit (Wu Yue) y Tak (Tony Jaa). Chung Chi irá hasta las últimas consecuencias por hallar a su hija, y se enfrentará a una red de tráfico de órganos que tiene ramificaciones en el poder político y corrompe hasta a la policía. Louis Koo no es artista marcial pero como Simon Yam es de los mejores actores que posee Hong Kong y trabajan muy bien también el cine de acción, y tiene escenas muy bien coreografiadas, llamativas, veloces y singulares, como cuando va en busca de la mafia de órganos y va peleando y desarticulando uno por uno a cada matón que se va encontrando. Wu Yue domina el Wushu y sus peleas son más grandilocuentes y espectaculares. Ambos son los héroes del filme y se reparten la acción. Su gran enemigo de intercambio de golpes es Sacha (Chris Collins) que brinda los 2 mejores combates del filme, uno bastante extenso contra Tony Jaa que es una delicia de combate y otro con machetes y cuchillos enormes contra Louis Koo y Wu Yue. Esta pelea es altisonante y van destruyendo todo alrededor, con proyecciones de golpes poderosos. Hong Kong y el cine de acción y arte marcial son una de las mejores expresiones de combate del mundo en el séptimo arte, sus coreografías son muy violentas, subyugantes, hermosas y muy originales. A este filme se le agrega un buen thriller, toda la pesquisa por hallar a la hija de Chung Chi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario