jueves, 25 de enero de 2018

Una Mujer Fantástica

Marina Vidal (Daniela Vega) es un transexual que cantando en un lugar enamora a un hombre de cierto estatus social y ya mayor, Orlando (Francisco Reyes). Todo entre ellos es puro amor, muy normal, muy tranquilo, conviven, hasta que Orlando de repente sufre un aneurisma cerebral y muere. De ahí en adelante viene el vía crucis de Marina, cuando quiere acompañar la misa y el entierro de Orlando, y los familiares de él no pueden soportarlo.

Una Mujer Fantástica (2017), del chileno Sebastián Lelio, es una película de homofobia y lucha por la aceptación de la opción sexual, podríamos decir que es una película más del tema, pero la sensibilidad que otorga Daniela Vega en el retrato de los guionistas -Sebastián Lelio y Gonzalo Maza- es sublime. Hay indudablemente un toque efectista y manido en el asunto, pero también elementos que hacen de Marina una mujer transexual interesante y empática. Ella tiene un lado común, es mesera, pero también ama la lírica y tiene una bella voz. Esta música refinada le da cierta dimensión al personaje.

El filme se mueve entre lo llano pero tiene de inteligente. Oscila entre la redundancia de la temática y un toque de originalidad que otorga su sensibilidad. Todo esto es propio de Daniela Vega, que salvo algunos momentos, le da mucha figura a su personaje, como sí éste fuera casi ella misma, un ser muy de carne y hueso. Hay momentos que me son placeres culpables, como aquel obvio viento metafórico de su situación y ponerse a cantar como quien decide liberarse del peso del rechazo por uno mismo, porque Marina en un momento acepta cada insulto y humillación, lo cree normal, pero más tarde se da cuenta que no es así, que nada justifica esa mirada homofóbica, y que más que una freak, es una mujer fantástica.

Gloria (2013), el salto a la popularidad de Sebastián Lelio, tiene mucho parecido con Una Mujer Fantástica, tiene 2 grandes actrices que representan mucho para cada filme. Una algo experimentada Paulina García a la que le llega la fama tarde, internacional; y una novel Daniela Vega que le viene natural la actuación o, quizá mejor dicho aunque suene poético, el personaje es lo que lleva en el alma. Y eso es lo que trasmite en cada escena, superando algunos momentos nada sutiles y nada iluminados como cuando es atacada por los parientes.  

Lo que está muy bien, que aporta bastante, es ese toque a realismo mágico y a misterio fantasmal que tiene la propuesta, ese aire de la muerte cada cierto rato, como algo positivo en la superación y trascendencia de la protagonista con quien es, el espíritu que la ama, la reconoce tal cual y la guía hacia la conjunción del adiós que está fuertemente emparentado con su opción sexual. La muerte termina siendo algo paradójicamente constructivo, cuando en (lógica) primera instancia suena tan destructiva y aparentemente deja desamparada a Marina. Puede no ser el mensaje que más nos guste, que nos suena también superficial, la muerte nunca será algo fácil de aceptar ni de admirar ni buscar, pero es un mensaje y uso no tantas veces frecuentado, o no tan bien justificado, y no se puede negar el alcance que otorga al producto.

Todo llega por medio de un cine amable, que a veces le cobra altura, pero le suple su sensibilidad, creer el sufrimiento de Marina, sentir que tuvo algo único y que esto la salvará de tener un mundo horrible. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers, acotando que todo aporte puede decirse con sutileza. De lo contrario no se publicará.