sábado, 27 de enero de 2018

Braguino

En la taiga siberiana viven unos cazadores y sus extensas familias, están llenos de hijos, viven bajo sus propias reglas, aislados en su propio mundo. Para llegar hasta allá se necesita usar helicópteros, los mismos con los que aparecen militares y su presencia molesta a estos pobladores que se sienten invadidos en lo que llaman sus terrenos, sólo en éste caso se unen para planear que hacer con éstas presencia intimidantes, llegan estos fuertemente armados. Pero poco o nada pueden hacer frente al poder del gobierno que los ignora. El resto del tiempo, en especial los Braguines, la familia con la que más se identifica el director francés Clément Cogitore y vemos más en pantalla, hablan mal entre sí,  compiten entre ellos y marcan distancias, inclusive hablan de llegar a haber violencia entre los distintos habitantes.

La más impresionante escena de éste pequeño pero poderoso documental de tan sólo 49 minutos de duración es cuando ante la cámara de pronto haciendo su danza amenazante aparece un gran oso. El padre de la familia protagonista, un hombre de larga barba y algunos dientes faltantes, que está junto a su hijo, un muchacho, le pregunta al cámara a unos metros del fiero animal si teme a los osos, la ironía es clara, cualquiera, desde luego, pero estos valientes cazadores no. Carga su arma, apunta y da un primer disparo, acierta, el oso aún se mueve, viene un segundo disparo, lo mata, no ha pasado nada, todo tranquilo y en control.

Es una vida simple, de campo, pero emocionante para los que vemos desde afuera, para ellos “rutinaria” (salvando los rumores de conflictos internos; y los que les parecen invasores; la sombra de la violencia y la muerte), algo cotidiano y repetitivo, como los tantos niños jugando en la orilla de los ríos, observando como atraviesan el agua y vienen sus vecinos a visitarlos. En los pequeños están las miradas y los silencios expectantes, inocentes, de sorpresa. El padre protagonista, el héroe común de ésta película, sale en lancha a motor a cazar aves. Pone el ojo, apunta, dispara, sólo necesita un disparo, cae muerta al agua un ave. Vuelve a apuntar, suena un segundo disparo, cae otra ave muerta al río, tiene una puntería asombrosa.

Los niños pelan patos, les quitan las plumas, jugando. Una niña usa unas pantuflas únicas, de piel real de oso. No cometamos el error de subestimar a estos pobladores, son sencillos, pero inteligentes, como ver al hijo mayor de los Braguines manejar radios que ellos reparan, adaptan y reconstruyen. Braguino (2017) es un documental de lo común de sus vidas, no fuerza nada, en conjunto muestra elecciones interesantes y significativas de ésta vida rural, aunque a veces oíamos conversaciones poco trascendentes y repetitivas. Para ser un documental de cine arte minoritario tiene el tiempo preciso y muy buen ritmo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers, acotando que todo aporte puede decirse con sutileza. De lo contrario no se publicará.