martes, 21 de mayo de 2013

Tess


Vamos en fechas por la mitad del Festival de Cannes que empezó el 15 de mayo y se prolonga hasta el 26 del mismo mes, el festival de festivales, donde podemos encontrar las mejores películas del planeta de las que ostentan una definición de autor, nombres importantes como el del iraní Asghar Farhadi, el del nipón Hirokazu Koreeda o sobre todo el del polaco galo Roman Polanski, se mezclan con famosos americanos que ostentan personalidad y público como los hermanos Coen, Alexander Payne, Steven Soderbergh y James Gray, con destacados cineastas indies como Jim Jarmusch, autores iluminados por Cannes como el danés Winding Refn, otros carne perfecta de festival que poseen historia y triunfos en este tipo de aventuras cinematográficas como el chino Jia Zhangke, nombres internacionales de actualidad como Francois Ozon y Paolo Sorrentino, sorprendentes nominaciones pero cargadas del respeto hacia el director -cinéfilo por antonomasia como Takashi Miike, valores locales importantes como Arnaud Desplechin y Arnaud Des Pallieres, nombres pequeños en busca del gran salto como el del holandés Alex Van Warmerdam, el mexicano Amat Escalante o la italiana Valeria Bruni Tedeschi y cineastas a “descubrir” como los africanos Mahamat-Saleh Haroun y Abdellatif Kechiche . Y eso solo por mencionar los de la palma de oro porque otras competencias como a certain regard, la semana de la crítica y la Quinzaine des Réalisateurs son fuente de una gama muy atractiva de séptimo arte, principalmente la primera que llega a ser a ser muy brillante, junto con exhibiciones fuera de competencia, clásicos, homenajes, la competencia novel de la Cinefoundation que pone en la palestra nombres a futuro, y títulos en presentaciones especiales. 

Repasamos una película que marcó un hito en la filmografía de Roman Polanski, a quien escogemos porque claramente es la figura más famosa del grupo de la sección oficial, que compite con Venus in fur, adaptación de la obra teatral de solo dos personajes del americano David Ives que retrata el conflicto de poder entre un director y una aspirante al papel principal, interpretada por la esposa de Polanski, la actriz Emmanuelle Seigner.

Tess se basa en la obra literaria del inglés Thomas Hardy, y es una historia de época en donde este escritor  supo desenvolverse con talento, algo que en el cine no resulta para quien escribe tan atractivo, anteponiendo incluso el libro a la película, mucho además por encontrar complicado lograr lo que el texto suele exponer tan ampliamente, sin embargo hay que reconocer que Polanski logra un filme bastante completo aun viéndose un apuro en cuanto a dos momentos relevantes, cuando la protagonista queda embaraza y cuando ocurre un importante asesinato, no obstante esos lapsos quedan recuperados por un detallismo sugerente en cuanto a las consecuencias de ambos actos.

En la trama importa mucho la belleza, sabiendo que ello representa un imán para los otros seres humanos, una especie de don gratuito que te abre muchas puertas, que te hace simpático y atrayente a los demás, ya que te desean y quieren congraciarte contigo, quieren poseerte, así sea para beneplácito platónico o de amistad, que no es el caso ya que se aspira a lo sensual/sexual que es parte del conjunto del relato pero abordado de forma elegante, delicada y sutilmente, siendo potente en cuanto a su idea. Tess (Nastassja Kinski) que proviene de un hogar humilde campesino es enviada en busca de ayuda económica tras la pérdida del sustento de un padre haragán y borracho, a falta de un caballo, con unos parientes, una vez que el progenitor descubre que pertenece a una ascendencia aristocrática y que tiene aún familia pudiente viva, la de los d'Urberville. Llegada ante la acomodada parentela pronto es deseada por su “primo”, por Alec d'Urberville, el que será su calvario y fatal destino. Lugar de tránsito pasajero que será definitorio aun redundando Tess en no querer cambiar su forma de vida ni sus valores. Ella orgullosa no aprovechará su belleza como suelen hacer a menudo la mayoría de mujeres cuando no ostentan ningún talento y son pobres, como ambiciosas e inescrupulosas, sino rehúye el camino fácil, siendo alguien proclive al trabajo duro, que contrasta con su deliciosa figura y que ella declara solo ser objeto de vanidad. Sin embargo paradójicamente su fortaleza e idealismo no le premia como debiera ser sino todo lo contrario, cae en el mar de la injusticia, del esfuerzo mal pagado, del abuso físico, de ser objeto de otros, del rechazo del amado, y hasta de la ignominia. Una tragedia en todo sentido, mermada con la (necesaria) astucia y sentido del drama de Polanski que se desembaraza –para la buena recepción del espectador menos próximo al tema-  del cansancio de una trama basada en el continuo conflicto romántico,  a través de la adecuada -de acuerdo al caso- pero fiel contextualización de la época, con la gracia de las costumbres rurales, del trato común, del folclore inglés, de la intrascendencia cotidiana, del paisaje y todo lo que repara en mostrar la simpleza del mundo de fines del siglo XIX ambientada en el Wessex salido de la reencarnación de una idea preconcebida y que justifica el análisis general de un lugar ejemplar.

Se asume la idea de la poética maldita encarnada en su protagonista pero se sabe utilizar cuando se debe, potenciarla y enaltecerla, darle su lugar pero  a su vez proclamarla una trama más amplia con espacios de sosiego, de no pasar nada o de auspiciar la liberadora sonrisa, proveyéndose la propuesta de un aspecto menos agotador, lo cual indica tanto de la obra literaria como de la película que son el antagonismo de lo que se hace actualmente en la televisión, en fallidas películas sensibleras o en novelas rosas que han explotado el lado más barato del asunto o nos ha dado un lado deplorable. En cambio Polanski hace muy digerible lo esencialmente romántico sin tergiversar tampoco sus parámetros, siendo el magma y la base de todo aquello. El cantico originario. No deja de ser dulce, simpático, ni duro, pero lo hace con la noción de quien puede caer en la tentación de esquivar el equilibrio. Polanksi hace arte, lo cual lo desliga de las falencias antes mencionadas. Un techo goteando sangre, diálogos alturados esquivos del melodrama pero atentos a dejarnos sucumbir en la tristeza, giros imprevistos, la carta que no llega o el marido desilusionado que huye a Brasil y escucha una respuesta honesta de lo que él significa para su amada, pequeños datos que dan una visión mayor, el niño que se niega  a bailar con Tess y luego es el amor de su vida, el tipo grotesco que quiere aprovecharse del cansancio y que recuerda el pasado. Es un filme lleno de gestos, de emotividad bien dosificada y mucho se debe a la idoneidad de la actuación de Nastassja Kinski (a la par de sus coprotagonistas en el británico Leigh Lawson como el autosuficiente, sensual, refinado y déspota Alec d'Urberville, y el cándido, sencillo, idealista y espiritual Angel Clare que esconde cierta debilidad y convencionalidad que lo disminuye como persona haciendo de sus reacciones primero lamentables y luego muy tardías, en la performace de Peter Firth). En Nastassja resalta su transparencia, fragilidad y delicadeza, observándose notable el cambio a una mujer violenta siendo algo sugerido para así ser contundente en su estilo y tener de misterio. O con Stonehenge que es la simbolización del sacrificio, el lugar “extravagante” que recuerda que el mundo implica dolor, muerte y entendimiento de todo ello desde el principio ancestral. Tess es ave de ese trasfondo, desde que entendemos con sus breves palabras que preferiría estar muerta ante la desgracia que se ha apoderado de su existencia. Dolor, esa es la esencia del filme pero que se articula bastante bien sin que sea superficial o se convierta en algo que llegue a crear con la repetición indiferencia o indolencia, sino como una larga postergación que va tocándote, que sabe dónde obtener atención mientras crea el “espejismo” de la felicidad.

Resalta que se describe la decadencia de la aristocracia pero sin que sea tema exterior, no yace a la vista sino más está como en un segundo plano, como algo funcional a la historia pero que sirve de reflexión velada a cierto punto. Se retrata que son nuevos tiempos, donde ya no es lo que era  la aristocracia y poco importa en realidad, tanto que algunos compran su estatus de nobleza o se adscriben a ello sin problemas. Hay una mofa visual al respecto además, el de las apariencias o el de la grandilocuencia. El relato se reviste de un carácter de evolución o de transformación, estando los mismos  conflictos de antaño pero con diferente rostro. Es una historia universal de desengaño, de frustración, de  romance trágico, de desenlace triste. Un drama en toda palabra, no se puede negar. Sin embargo que bello que es, estéticamente gigantesco y muy accesible de ver, muy atrapante en tres horas de duración. No falta decir que  Nastassja Kinski logra concebir el personaje en una sencillez pasmosa pero poderosa, es realmente bella como aspira y recurre el relato, capaz de enloquecer a cualquier hombre con su delicadeza y desinterés en sí misma, como dice la madre de provocarle hasta si celos; anhelo de incurrir en la deleznable violencia,  de ser elegida entre muchas pretendientes ante la natural indiferencia, de provocar  en un candidato enamorado buscar tres cuartos de amable diligencia para llegar hasta su corazón. Gracias a su desenvuelta fisonomía de niña, su rostro inocente y sorprendido, sumiso, su voz suave,  teniendo 19 años de edad cuando hizo el papel, y es que más se ve como una chiquilla inocente – felizmente la mayoría del metraje- que como una mujer resuelta o de armas a tomar como se exige también de ella, no obstante eso apunta a una idónea tristeza,  a una reacción de la inactividad del entorno y de lo que es el mundo , el filme deja ese sabor en su historia, en su epilogo, sin la necesidad de explotarlo, víctima de un destino injusto, negligente, torpe que nos hace pensar en que la película fue dedicada a Sharon Tate, la segunda esposa de Polanski que fue asesinada por la llamada familia de un demente de nombre Charles Manson. En honor especifico, además, de que Tate le recomendó la novela al director poco antes de su muerte. Y es que hay un cierto sinsentido de un libre albedrio que debemos manejar mejor sabiendo que el sacrificio, la honestidad y el orgullo no siempre redime, y una buena persona puede padecer una tragedia o tantas desgracias.

7 comentarios:

  1. Interesante la versión de Tess d'ubervilles y la repercusión de la de los hermanos Coen. Veo cine fascinante en esta edición, creo que ya puedo ir buscando alguna y vamos a ver la de Polanski :) Un abrazo Mario.

    ResponderEliminar
  2. Una película hermosa y, además, muy bien contada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La de Polanski que comentas me gusta... esos dramas bien hechos son un gran etretenimiento para mi... y el Festival parece que está interesante y animado, los que lo seguís con detalle nos daréis la información que nos servirá a las peliculeras para ir eligiendo.

    Por cierto, este fin de semana vi la de Malick: To the wonder....

    ResponderEliminar
  4. La novela es muy buena =)
    Apunto la peli...

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. En su momento fue una sorpresa ese cambio de registro pues nadie imaginaba a Polanski realizando un film tan clasicista aunque también puede cerse así "Chinatown", una revisión del cine negro tradicional. "Tess" no es de mis preferidas del director polaco pero reconozco que es una película muy bella, de gran sensibilidad pero sin caer en la sensiblería y el trabajo de Nastassja es excelente. Qué pena que fue derrotada en los Oscars por el melodramón "Kramer contra Kramer".
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  6. Amigo, Mario. Excelente selección de film y cómo no, novela de un grande: Thomas Hardy. Aún, tengo el recuerdo de su estreno. Mejor dicho, su reestreno. Pues, la vi en uno de los numerosos cines de esas características, que pululaban en los 80 por mi ciudad. Polanski en estado de gracia, como de costumbre. Es muy grande. Esencialmente, la aparición de ese ángel que todo lo ilumina; la hermosa Nastassja Kinski. Una delicia de film, que envejece como un buen Rioja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No he visto Tess. Me faltan algunas de Polanski por ver. Espero terminar haciéndolo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.