miércoles, 3 de agosto de 2011

La historia de Adele H.

Hablar de ésta película es juntar dos pasiones humanas sobre el arte; la literatura y el cine pero con su propia leyenda, justamente la que se hizo perenne de alguna forma en el tiempo sobre el personaje principal del que nos narra el maestro francés Francois Truffaut. En ella coincide la hija de ese otro genio que fue Víctor Hugo, hombre poderoso por propio talento, inmortal entre los grandes, figura consumada dentro de las letras universales, personaje político e influyente por convicción, sin embargo el filme no nos remite a su persona directamente sino tangencialmente, nos aboca a su hija, Adele (Isabelle Adjani) que atraviesa el océano atlántico sola en busca de su “prometido” el teniente inglés Albert Pinson que rehúye el compromiso tras consumado su amor y conquista, que menospreciado por el autor francés siente rechazo en desmedro de su ex pareja a la que sedujo en circunstancias en que ella se encontraba en próximas nupcias.

Como se aprecia Adele es intrépida, una soñadora y luchadora por naturaleza que termina victima de las circunstancias empecinada en que sea correspondida su entrega y honor, su inocencia o irreverencia frente a la sociedad, pero Pinson no pretende hacer gala de su palabra y desestima todo intento de aproximación a su persona. Adele se esconde bajo el apellido Lewly en una posada de buena condición social administrada por la cariñosa y simple señora Sanders, a nadie a comunicado que es la ascendiente del que llaman el hombre más famoso de su época, pero ni corta ni perezosa envía cartas pidiendo altas sumas de dinero para subsistir en el nuevo mundo. Se halla en Halifax, Nueva Escocia, Canadá. Suele escribir en un diario todos sus pensamientos, de ahí que Truffaut ha tomado el magma para plantear su existencia.

La temática del filme se puede describir en cortas líneas, Adele se debate en la ensoñación de sus fantasías con una resolución solida de sus deseos mientras se contrasta su voluntad con la realidad adversa que le niega el amor en un hombre mujeriego, pero disciplinado en el ejército británico tras darle un giro contundente a su propia vida; el que no planea dar su brazo a torcer y que la repele con semejante convicción a la que se le opone. Ella vive prácticamente al amparo de su pasión, escribiendo ávidamente sus reflexiones poéticas y sus anhelos más firmes, teniendo pesadillas sobre la muerte de su hermana Leopoldine que murió a los 19 años ahogada, recabando comunicaciones con su padre a la distancia, enclaustrada solitaria sin ninguna compañía, ensimismada en sus ideas, tramando como convencer a Pinson.

Se ha de decir que es un relato muy básico pero por el esfuerzo creativo de Truffaut se prolonga con hábil manufactura que en ningún momento deja de presentar emotividad o provocar desatención, se llega a saber del origen de la dama en cuestión pasado cierto metraje, lo que denota buena contención en el uso del desarrollo cinematográfico extendiendo la trama bajo el carácter anónimo y común del personaje central, lo cual nos hace cavilar pensando si hubiera perdurado dicha historia de no ser la hija de Hugo, ¿sería menos importante?¿nos produciría curiosidad? Y en eso se puede asumir que Adele es nuestra humanidad, nuestra sensibilidad, nuestros escollos, su vivencia se hace cercana y ella pasa a ser tan de la gente como cualquier desconocida porque su lamento silencioso oculto bajo su temple se hace el de todos. En eso su llanto, su sufrimiento y sus temores más no su lucha se percibe tenue pero es con nuestra despierta percepción que se dibujan tan claramente.

El desenlace transporta una decisión hasta las últimas consecuencias, ella se enfrenta a la sombra del matrimonio de Pinson con la hija de un juez, no escatima humillaciones, tretas y ruegos que van in crescendo, gastos económicos que la arrastran en persecución del hombre que la ignora fervientemente, con grave indiferencia ante una perseverancia que se transforma en cierta animadversión que hace proclive secas y calculadas venganzas.

No obstante la mano diestra de Truffaut insinúa, nos hace imaginar diversos caminos donde puede solo asumirse uno solo, abre puertas y posibilidades, nos engaña, nos confunde, nos moviliza, nos compromete, nos hiere, nos dirige en su frenética profesión de embaucador y prestidigitador. Y cabe el ejemplo de un posible amor en el librero cojo que aspira a su propia biografía o un nunca desechado cambio de parecer, pero en suelo virgen el final no se llega a intuir ensimismados como bajo la neblina que articula un adivino que nos empieza a leer las cartas ante nuestra perplejidad, ceguera y desconsuelo.

Y el tiempo trascurre como anclado a una idea suspendida en el aire y Truffaut completa los diarios simplemente con un colofón que amplía la intromisión de un lúgubre destino que su autoría ha mermado para dar cabida a mayores complejidades aún bajo la impronta de la sencillez y del entendimiento elogiable del que enseña con rotundidad y destreza los senderos más crípticos. Y es una obra maestra de bajo calibre, un pequeño cuento convertido en voluminosa novela pero con el trazo delicado y ceñido. Una reliquia portentosa de ánimo humilde, una estratagema cerebral, una joya invaluable, un diamante bien pulido.

24 comentarios:

  1. No la conocía, pero la apunto inmediatamente para una de estas noches de verano. Un besito

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que no hace demasiado tiempo mi fobia por el cine francés era, como todas las fobias, injustificada. Es verdad que en la actualidad las voy superando y salvo ciertos existencialismos filosóficos infumables para mi, me parece una filmografía excelente en su conjunto, probablemente la mejor de Europa.
    Respecto a Truffaut me parece un maestro. Los cuatrocientos golpes me encantó, y en menor medida, o distinta, La noche americana también. Jules et Jim se me shinchonatravesó bastante. Y esta Adele H no la he visto.
    Tu comentario, escelente, anima a verla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Antes de ver la película había leído sobre la terrible vida de Adèle que llegó a caer en la locura por un amor no correspondido. Una de las mejores obras de Truffaut que sabe sacar partido de Adjani, una actriz que suelo encontrar demasiado inexpresiva. Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
  4. De Truffaut sólo he visto "El pequeño salvaje" (totalmente recomendable) y tengo pendiente "Los 400 golpes". Intenté ver "Farenheit 451", pero después de leer el libro, no me acababa de convencer... esta película que reseñas, por su trama, tampoco me llama especialmente la atención.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que el cine de Truffaut, y en general todo el de la novelle vague, lo tengo muy verde y he visto mucho menos de lo que desearía. La película que comentas, que me interesa y paso a anotarme, es una de las que tampoco he visto. Parece realmente imperdible, a raíz de tu apasionado post. Gracias por la recomendación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Severísimo castigo merecería, ya que no he visto esta película. Y ya van unas cuantas.En fin. Tu comentario es muy riguroso y completo, pero claro, al no haber visto el film...Estas cosas hay que corregirlas cuanto antes. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Esta me la recomendó un amigo hace tiempo y todavía la tengo pendiente, a ver si me hago con ella (aunque sea por medios no lícitos jejejj).

    Me ha gustado tu crítica, muy completita, como siempre =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Mario de lo que te he leído, tu post más poético. Bueno tú sabes que soy un admirador del cine de Francois Truffaut (me he visto sus 21 películas más cortometrajes y documental sobre su vida, me falta leer sus libros que no se dónde los venderan).

    La historia de Adele H, cuando la vi por primera vez me emociono harto, realmente me impacto, es increíble la Adjani como nos hace sentir esa pasión que ella siente por Pinzon. Realmente conmovedora. La película no decae en ningún momento. Cuando la he visto por segunda vez luego de varios años, más me he dedicado a analizarla parte por parte, desmenuzarla, entender que busca Truffaut de darnos como mensaje.

    Saludos. Buen post.

    ResponderEliminar
  9. Esta película la tenía pendiente de hace tiempo y me la has vuelto a recordar. Procuraré verla, ahora que la tengo en mente de nuevo. La verdad es que Truffaut se toma las cosas con calma para describir personajes. Sabe exactamente cuando debe mostrarte todo sobre ellos. Primero deja que uno vaya sacando sus propias conclusiones para luego mostrarte a cada uno tal cual es.

    Buen post Mario.

    Un besote

    ResponderEliminar
  10. No la he visto y por lo que dices vale muchísimo la pena. Truffaut fue un genio.Este verano en los cines Verdi de Barcelona van a pasar Los 400 golpes, a ver si no me la pierdo, en pantalla grande tiene que se lo más. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Tengo que reconocer que no conocía esta película, pero tras leer tu crítica, voy a tener que buscarla porque me has dejado con unas ganas tremendas de disfrutarla. ¡Buenísima crítica!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Cualquiera se acuesta hoy pronto sabiendo que mañana empieza sus vacaciones jejeje. Muchas gracias por tus animos voy a aprovechar para visitar ahora tu blog que mañana no podre. No conocia la película pero hace poco ley que las palabras son como las abejas por un lado tienen aguijon y por otro miel y el post de hoy esta muy goloso.

    Un saludo y que pases unas buenas vacaciones tu tambien.

    ResponderEliminar
  13. Otra dramática ficción basada en echos reales, dirigida por Truffaut. Que podíamos esperar de la hija apasionada de Víctor Hugo, nadas menos que una pasión neurótica obsesiva, con ideas, pensamientos, e impulsos persistentes; como reflexionas “Hubiera perdurado dicha historia de no ser la hija de Hugo, ¿sería menos importante? ¿Nos produciría curiosidad?”, la respuesta es “Si”, porque tiene el poder de la pasión y la locura real. Truffaut ya señalaba en alguna entrevista que “La pasión tiene una sola vía”. La otra gran obra es “L'enfant Sauvage” del año1969 de parte de Truffaut, un cine exquisito.

    ResponderEliminar
  14. Preciosa reseña, me lo apunto (y tu blog también)

    ResponderEliminar
  15. Tengo que reconocer que no soy muy de ver cine frances,aunque si de la epoca dorada de Nouvelle Vague,con directores como François Truffaut,Jean-Luc Goddar,Rohmer o Claude Chabrol.
    Esta prometo verla y opinar.

    ResponderEliminar
  16. Es verdad la distincion necesaria entre la pasion y locura, el tema es cuando una sustenta en la otra, o se superpone a modo de andamiaje; es para otros debates que nos permite el cine. Un gran saludo desde Argentina y valoro mucho tu trabajo... (+10)!!

    ResponderEliminar
  17. Gran director y grandes actores. Blog muy ilustrativo e interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Mario,

    Pues esta es de las pocas que me faltan del imprescindible y siempre genial Truffaut y que tengo en esa lista interminable de películas pendientes de ver. A ver si después de leerte le hago un hueco pronto

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Marío, no tengo manera de conseguirla, ni de bajarmela por emule,la novela de Victor Hugo, por supuesto la he leído y aunque no es de mis preferidas, a nivel heroina romántica, como pueda ser
    MADAME BOVARY, de Flaubert, te recomiendo, la versión de Claude Chabrol, con una inmensa Isabelle Huppert. Bueno también me gusto mucho, la novela, tengo que tratar de poder ver esta peli, aparte Truffaut, es uno de los grandes de la Nouvelle Vague, un cine que personalmente me gusta y mucho y mira voy a ver, si puedo bajarmela
    en versión original.
    Estupenda entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Pues no la encuentro, ni por Emule
    ni mucho menos por Ares y mira que tengo ganas de verla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una obra interesante aunque en mi opinion ni se acerca al mejor Truffau. Peliculas con altibajos en donde el ritmo por momentos parece perderse y la historia por lo menos en mi caso pasa a ser poco importante. Vamos que deja de interesarme....

    En lo que si coincido es que Adjani esta esplendida, sin ninguna duda lo mejor de la pelicula

    ResponderEliminar
  22. La vi hace muchos años en una emisión televisiva, pero apenas la recuerdo. Sí tengo en mente la imagen de la mujer escribiendo en soledad y cada vez más cerca del abismo.

    Vuelvo a Truffaut de vez en cuando, aunque reconozco que no todo su cine me interesa Sin duda, destaco Los 400 golpes.

    También dos de mis pasiones: literatura y cine.

    Un saludo veraniego

    ResponderEliminar
  23. Creo que esta es de las que tengo pendientes de Truffaut (la vi hace tanto tiempo, que esa no cuenta).

    Pero Truffaut destila cinefilia por los cuatro costados y nunca defrauda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Una grandísima película de mi director europeo favorito. La última frase define tu crítica y el filme, fantásticos!!Un abrazo amigo!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.