miércoles, 20 de julio de 2011

También la lluvia

Fue una de las grandes competidoras por los premios Goya 2011 que solo llegó a obtener un reconocimiento de tres galardones, dirigida por la cineasta española Icíar Bollaín. Tiene como figuras importantes al actor mexicano Gael García Bernal en el papel de Sebastián, director que realiza en Bolivia una película sobre las atrocidades acaecidas durante el descubrimiento de América, y al actor español Luis Tosar como Costa el productor del filme.

Mientras todo el reparto de una realización cinematográfica se traslada al país altiplánico se ven en medio de una lucha que mantiene la población indígena contra las autoridades gubernamentales producto de la privatización del agua. En esa batalla campal sobresale un hombre llamado Daniel que es el que lidera los levantamientos contra el estado, que también participa en el casting que se hace a los pobladores andinos donde es escogido para interpretar a un cabecilla indígena que lidera los ataques frente a los abusos de los españoles. Costa se involucra con él solventando una amistad que empieza por negociaciones que competen a su producción, pero termina entablando una relación fraternal.

En la película se dan dos historias paralelas, una es la película que recrea el descubrimiento de América, la cual se hace de forma entre moderna y antigua, dando a entender que son personificaciones asumidas en la actualidad en que se utilizan escenarios contemporáneos y otras como si volvieran en el tiempo detalladamente y en el contexto realista. En ese aspecto hay un ejercicio de denuncia, se relatan las defensas de los pobladores por parte de personajes históricos de las misiones religiosas a los que se les atañe ideas revolucionarias de igualdad y libertad en comparación con el maltrato y la violencia que ejercen los conquistadores que no dudan en mutilar o asesinar a los autóctonos americanos. Dentro de lo curioso está que Cristóbal Colón es descrito como un tipo ruin, ambicioso y cruel, que promete riqueza y esclavitud en beneficio único de la corona española. El actor Karra Elejalde lo dibuja con la mezquindad necesaria que requiere esa imagen, con lo que se alzó con el afamado premio Goya. En segundo lugar está el problema del agua que viven los pobladores y los lleva a una revuelta con disturbios en las calles que requiere el uso de la fuerza por parte de la policía.

Hay una mirada socialista que defiende los derechos de los indígenas, el enfoque es que el gobierno abusa del poder imponiendo ordenanzas que están fuera del alcance de los pobladores más pobres que no pueden acceder al agua, que se les quita la oportunidad de utilizar pozos producto de que escasea el líquido vital y se ha de distribuir mercantilmente bajo una empresa privada. Si bien es lógico que pueda privatizarse el servicio del agua, la película hace ver que la economía de los indígenas no permite que puedan pagar por ello, colocando una disyuntiva sin solución que solo resalta la indiferencia y la imposición del gobierno que hace hincapié en llamar a esa oposición bajo el eterno rótulo de barbarie y atraso. Hay un claro caso de falta de comunicación y acuerdo como un no deseo de negociación entre ambos bandos, por un lado los aparentemente más débiles que sienten la represión y contestan ávidamente, mientras los otros los poderosos buscan cumplir con la ley que dictan.

Dentro de sus características está que existe una cierta vulgarización contextual, como el uso de un lenguaje coloquial y algo limitado, hay una ambientación que muestra el formato algo rústico, en parte he sentido como si viera una versión española del cine peruano tradicional, de ese que se puede catalogar de poco exitoso y que en los últimos años ha tenido una grata mejoría con algunas excepciones. No es que sea una mala película pero está plagada de defectos, tiene un interesante aire político e histórico crítico aunque con actuaciones que dejan mucho que desear como la irregular performance de Juan Carlos Aduviri que hace de Daniel -y que se le puede perdonar por su inexperiencia- que en ésta realización se convierte en pieza indispensable y recurrente, como las de muchos actores bolivianos carentes de talento; se ve en un momento que hay una asamblea de pobladores que tratan de ver el problema del agua y parece una mala clase de interpretación.

El guión no aporta mucha magia a los protagónicos, Bernal sostiene una personalidad demasiado caprichosa y voluble que puede llegar a entenderse pero no luce demasiado apreciable, en todo caso no logra gran efecto en el espectador, a un tiempo bondadoso y a otro momento insoportable. Tosar es el que mejor sale en pie del asunto, dándole humanidad a su personaje, y aunque también cambia de actitud parece más aceptable, aunque tampoco es mucho.

El mensaje es notorio, notable, el ser altruista, hay buena voluntad pero para quien vive en un mundo ya con mucho uso del tema no convence porque el maniqueísmo es anacrónico y las idiosincrasias sociales son más complejas si bien la revolución que vive el filme sobre el agua parece que ha sido verdadera y la transgresión de la representación de un Colón inhumano se ampara en un hecho contundente como una carta que envía a los reyes católicos.

20 comentarios:

  1. No conocía esta película a pesar de que haya estado nominada a los Goya pero tiene muy buena pinta, sobre todo la historia del descubrimiento de América

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tu post Mario, cuando la ví empezo bien y apuntaba maneras pero enseguida empezo a decaer. Los personajes, el argumento, en ocasiones forzado, y las interpretaciones, bastante regulares, donde Tosar, que se podía salvar más, da un giro de 180 grados al final que no esta del todo justificado y Bernal, la verdad, se nos muestra de una manera que no me convence. En fin, es una película bastante ambiciosa y podía haber sido muy buena pero no acaba de ser completa por querer, quizás, abarcar varios temas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. La vi sin saber muy bien de qué iba el tema, pero pensaba que se trataba del rodaje de una película. Para nada pensaba que hablaría de forma clara de un gran problema social.
    Como dices, esas dos historias paralelas me gustaron mucho, sobre todo la del problema del agua.
    Genial argumento. Una vez más Bollaín nos demuestra un cine duro y real.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La vi el año pasado en el Festival de Toronto y sali completamente conmocionado por la inteligencia con la que Bollain logró trazar ese interesantisimo paralelo.

    Como plus, la "cocina" de cualquier pelicula, los intereses contrapuestos, los divismos, las ganas de ponerse un proyecto al hombro y tantos otros puntos secundarios.

    Ahora a la distancia, coincido con vos en algunas apreciaciones sobre el guión y un cierto anacronismo en la mirada. Creo, de todos modos, que coincidimos en que supera ampliamente la mediocridad del cine actual.

    Excelente critica!

    ResponderEliminar
  5. Me convenció, me pareció una película sencilla con un mensaje de denuncia social, pero sobre todo me gustó el uso que hace del metacine con el rodaje de la película.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Estoy muy de acuerdo contigo, MArio, la película promete pero peca de un exceso de buenas intenciones, sobretodo en el tramo final y se vuelv demasiado caprichosa y poco rigurosa. Tosar está bastante bien porque es muy buen actor y hace lo que puede con un personaje que cambia de forma demasiado gratuita de ambiciones. Elejalde me encantó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Notable reseña. No he visto el film aun, pero eres de los pocos que he leido que no les cautiva por completo. Ya lo vere pronto; mientras tanto te comento que ya tengo "En un mundo mejor" e "Incendies", las que comentaste tambien y las vere esta semana. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó Mario, no me emocionó pero me pareció un filme más que correcto. La cosecha española el año pasado fue bastante pobre y esto es de lo poco que se salva. Lo mejor sus dos protagonistas y Errejalde. Y cómo no, tu crítica.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy buena crítica: como siempre.
    Y buena película, me sorprendió. Es una película dentro de otra que quiere denunciar la explotación y acaba dejándose llevar por intereses secundarios. Película muy humana en ese aspecto. Sí se rescata la interpretación de Tosar (y su personaje) y la de quien hace de Daniel (ver esa escena en que se da cuenta de que el español está hablando mal de ellos en inglés por teléfono: impagable!); Bernal me decepcionó bastante. Pero bueno, era un personaje medio invisible e intrascendente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Mario. Esta película me parece una de las mejores rodadas por Iciar Bollarín, o por lo menos una de sus obras más valientes , aunque lo cierto es que ella es una mujer muy comprometida con los dramas humanos.Por ejemplo en "Te doy mis ojos", nos estremeció con la historia de Pilar, una mujer maltratada que como tantas otras, vive en soledad e incomprensión su maltrato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me parece interesante tu aporte de 'socialismo'. Puede que al cine social español le pierda ese tono de moralina y progresismo que no tienen vecinos como los franceses o daneses. Aunque también entiendo natural que si tu sensibilidad como autor está en abarcar temas de este tipo se haga desde la vena combativa.

    El problema de la película (que vi en el cine 2 veces) es el final. Todo acaba demasiado bien. La huida de Tosar rescatando a la chavala y recibiendo la botellita de agua del indígena me parece un cierre bastante hollywoodiense que contradice todo lo dicho anteriormente.

    Pero es una buena película, y Elejalde hace el papel de su vida.

    Felicidades por la reseña! Lograste que vea la peli desde otra perspectiva.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Otra película que tengo pendiente de ver, Mario. Y es que nunca me voy a poner al día. Pero ésta me ha llamado especialmente la atención, aunque tu valoración no sea del todo buena, así que sube muchos puntos para que la vea pronto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Estaré atento a cuándo se estrene esta película. saludos.

    ResponderEliminar
  14. Qué rabia me dio que no llevasen esta a los Oscar!!!
    Me encantó, me pareció bien llevada en general y bastante entretenida... aunque podría decir que me gusta cualquier cosa que haga Tosar, es de lo mejorcito del panorama actual =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Muy buenas mario!!! :s Escuche por la radio y tv así como lei por internet sobre esta película cuando salio nominada. Gael Garcia Bernal es muy conocido le recuerdo de la película la terminal. parece interesante pero como bien dices deja mucho que desear

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Lo siento Marío, no la he visto, intento bajarmela.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Iciar Bollaín nunca me ha convencido con las historias que presenta. Me encanta Tosar, es muy buen actor, pero Karra Elejalde es un temible "robaescenas" y no me extraña que resultara premiado con los Goya. Por cierto que las ceremonias de estos premios tendrían que renunciar a imitar a los Óscars y buscar un estilo más personal. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  18. Se me olvidaba, para rematar la sensación de "dejà vu" que tenía al ver la película me encuentro con la foto del crucifijo portado por un helicóptero como el inicio de la "Dolce Vita". Borgo.

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo contigo Mario, es una película con un punto de partida muy ambicioso y el resultado es un poco fallido. De todas formas la historia que plantea es interesante y las dos tramas pasado-presente están bien tratadas. Karra Elejalde se sale y los demás a pesar de ser buenos actores no destacan mucho. Hablando de Iciar Bollaín, Te doy mis ojos me parece de lo mejor que ha hecho. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Tosar está haciendo buenos papeles ultimamente. A Gael le he perdido el camino, pero ya un día volvere a ver su cine. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.