martes, 14 de junio de 2011

El hombre que mató a Liberty Valance

Si una película puede reunir entretenimiento, arte y audacia intelectual en su ponencia ideando un panorama de manera simple pero con el academicismo necesario para llevar en lo alto el rótulo de clásico imperecedero es ésta. Teniendo un reparto de actores espléndidos que encaran a sus personajes con la naturalidad de darles vida a guisa de verosímiles y “auténticos” lo que es impresionante porque es una historia de ficción. Por un lado tenemos a un John Wayne rudo pero benévolo y a la vez heroico pero austero, en la interpretación de Tom Doniphon, que en su funeral es visitado por un compañero del pasado que no solo le quitó a su novia sino su propia leyenda y que gracias a él se convirtió en senador representante de un pueblo olvidado y salvaje, con lo cual ganó prestigio, identidad y poder económico, ese hombre es James Steward con el nombre de Ransom Stoddard, un abogado idealista que está perdido en el viejo oeste donde los más fuertes imponen su palabra y donde el sheriff, Link Apleyard (Andy Devine), es un gordo temeroso y glotón que tiembla al escuchar la mención de Liberty Valance.

Ransom cuenta la historia a unos periodistas del pueblo – y a nosotros- que le exigen les explique que hace en ese lugar lúgubre y solitario donde yace un cadáver, extrañados por su visita a una ceremonia fúnebre que solo tiene a un hombre presente, el sirviente y camarada de Doniphon, un hombre de color rustico pero bondadoso y leal llamado Pompey (Woody Strode), que en un momento de furia le salva la vida a su patrón que arrebatado siente que se han llevado todos sus planes futuros. En ellos cuenta Hallie (Vera Miles) una chica agreste e ignorante pero muy bella que es mesera en un restaurante local. Ransom se encargará de educarla y de cambiarle la existencia aunque tras el retorno al territorio que la vio nacer la dama transpire mucha nostalgia incluso por Doniphon a quien le lleva una rosa de cactus que era el regalo que compartía el cowboy con ella.

El mal está representado por un violento bandolero y matón de nombre Liberty Valance (Lee Marvin) que impone su ley a toda la población y que le da una infame bienvenida a Ransom que a pesar de la paliza y la humillación mantiene su espíritu constructivo y moderno, tanto que harto de él decide retarlo a costa de poner su vida a disposición. Ese nuevo hombre mueve las aguas reinantes con sus pensamientos de justicia e intento de imposición del derecho ciudadano, sin embargo es Doniphon el único capaz de enfrentar a ese indomable peligro aunque mantiene su distancia a manera de tensa convivencia en donde ninguno se teme aunque se respetan como pistoleros.

En el pueblo está naciendo el germen de la civilización, el periodista alcohólico pero de admirable voluntad de ejercer el llamado cuarto poder a favor de los demás, Dutton Peabody (Edmond O´Brien), aspira vencer a Valance que quiere seguir manteniendo al pueblo subyugado y atrasado, para eso se atreve a publicar en su diario contra los intereses del maleante, también arriesgando su propia salud. Por un lado Doniphon es un héroe sin deseo de serlo y por otro Ransom solo quiere promulgar el desarrollo de normas que generen la evolución del pueblo, uno tiene la fuerza y el segundo la inteligencia, pero Valance juega con sus reglas y tiene todo a su gusto, lo que implica la necesaria participación de Doniphon en dar fin a los problemas, no obstante Ransom querrá valerse por sí mismo aunque al final dependa de su amigo.

La historia debo decir vale por su trama, por supuesto; que está muy bien desplegada con una conformación entretenida como a su vez muy valorable artísticamente, pero hay que hacer hincapié en las actuaciones que son las de mayor relevancia y por las que cualquiera no podría más que destacar como apreciar, sobre todo cuando el universo completo del filme es fácil de entender y sin pretensiones más que hacer un buen trabajo práctico y de resonancia cinematográfica que de la mano del director John Ford cumple con creces en sus ambiciones dejando un producto inmortal.

Wayne se administra perfecto en su elemento, en un género que le viene como anillo al dedo con una naturalidad que raya en la convicción y la seguridad, es decir el western más diáfano posible, con una actitud varonil, valiente, confiada, rural, sencilla y altanera. También Steward logra la performance encomiable con un abogado débil técnicamente con las armas pero dispuesto a morir por sus convicciones como en el enfrentamiento final con Valance, el tercer soporte principal dentro de las interpretaciones que respira maldad e infringe abuso por sus poros en una teatralidad y sinvergüencería innata que despliega un Marvin bendecido por los dioses que logra ganarse el cariño del espectador que alaba su manufactura histriónica convincente sin caer en el lugar común de la imposición de la caracterización del rival detestable a fuerza de forcejeo y arbitrariedad. El resto del casting logra cumplir solventemente y cada uno supera la meta logrando armar un pueblo lleno de personalidad absorbible. Es digna de aplausos la presente realización que hay que catalogar como obra maestra sin las reticencias de quien no está dispuesto a reconocer cuando está frente a lo grande, dando cabida a la necesaria perspicacia que otorga la mayor distinción a lo que se lo merece.

21 comentarios:

  1. Bueno MArio, vaya superclásico. Muy buena crítica. Y si tienes toda la razón. el guión es genial, la dirección de John Ford brillante,pero las interpretaciones son geniales y claves, fruto de un tiempo y una manera de interpreatar que ya no volverá y que respira clasicismo por todos sus porors. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima peli de John Ford, de mis favoritas del género =)

    La escena de la muerte de Valance, la forma en que se van intercalando los flashbacks… muy bueno.

    Aparte que supuso una especie de despedida al género, que por entonces iba perdiéndose un poco.
    Y decir que geniales todos en sus papeles, pero me quedo con Stewart, cómo me gusta este hombre!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Este si es uno de los buenos Mario, muy buen post, me encanta Lee Marvin en esta película, esta espectacular, todos los personajes, tanto los principales, como los secundarios, están muy bien dibujados, con los magníficos wayne y stewart, no esperaba menos de un grande como John Ford, para mi, una de sus mejores películas, creo que lo dio todo con esta. Gracias por recordarnos esta obra maestra del western.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Quién dice que el western crepuscular lo inventó Peckinpah, que vean esta película o, incluso, "Centauros del Desierto", como no.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Este clásico de lujo es, junto a "La diligencia" y "Centauros del desierto", mi western favorito. Me encanta la historia que nos presenta aquí John Ford que además está muy bien contada y, como bien dices, excelentemente interpretada por todo el reparto y con un Lee Van Cleef ya haciendo de ayudante del malo. Buen artículo éste, Mario, buen homenaje a esta inmortal película, toda una leyenda del cine. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estamos ante una obra maestra de enorme envergadura.A parte de ser un fenomenal western con una historia de amor soberbia y efectuar una mirada anticipada a la propia muerte del género copmo tal, el film aborda un complejo tema aun mayor:la construcción del estado democrático de derecho. En la dicotomía entre caos(Valance) y ley (stewart)el film diserta sobre el papel de los viejos modales pistoleros en la construcción del estado moderno, sin olvidar la decisiva aportación del cuarto poder, la prensa. Todo ello convierte a este film en un auténtico tratado donde el western y el film político se dan la mano de forma admirable. Muy buien trabajo Mario, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Una verdadera joya del western y del cine clásico, que por aquellos años ya se encontraba agonizando. Ford contaba ya en su currículum con numerosas películas de renombre, y con varios Oscars en su haber, y de nuevo demostró con esta producción que fue uno de los mejores directores de toda la historia del cine.Una película para disfrutarla, para admirarla...como tantas que nos dejó este genial director. Muy buena entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Calsico imborrable, peliculón, derroche de calse e interpretación por parte de sus actores principales.
    Wayne es mi debilidad y en esta... tremendo.
    Que alegría me has dado al remontarte a esta película,
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Toda una obra maestra la película que has reseñado hoy, Mario. No sé cuántas veces he podido verla. Magníficos todos los actores, tanto principales como secundarios. Una fotografía impecable, un eficaz uso del flashback, una historia buenísima, emotiva, con su justa dosis de intriga y sorpresa...
    Y muy buena tu crítica. Gracias por recordarnos esta gran película.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Un diez Mario! Porla crítica y por la elección de la pelicula. Una de mis favoritas. Creo que tiene de todo, es una gran historia de amor a tres bandas, el enfrentamiento de dos formas de ser y actuar (la que encannan Wayne y Stewart), la justicia, el bien el mal, el afán de superación. Aunque si yo fuese Vera Milles mi elegido hubiese sido Wayne.
    Un besito y felicidades
    Isabelnotebook

    ResponderEliminar
  11. Pues la vi hace bastantes años y no recuerdo mucho de ella me gusto pero no la di demasiada importancia. muy buen post Mario.

    ResponderEliminar
  12. John Ford tiene pocas, o ninguna, pelis que no merezcan la pena; sus westerns son una delicia y ésta es un claro ejemplo. Muy buena entrada, Mario.

    ResponderEliminar
  13. Sólo puedo decir una cosa: Maravillosa. Me apasiona el western crecí con el género y siempre lo he disfrutado mucho, tanto clásicos como modernos.

    Este es uno de los que más me gusta, sobre todo, por un John Wayne entrañable, heroico y brillante. La he visto unas diez veces y jamás me cansaré. Por cierto, tu crítica le hace plena justicia. Muchas gracias amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Película imprescindible del género y, cómo no, de Ford. Poco más puedo añadir, sólo que me ha encantado tu análisis: muy bien argumentado y muy muy bien escrito.

    ¡Enhorabuena!

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Tengo debilidad por Wayne y su estilo, su clase y saber hacer. En esta película se luce. Genial la manera en que nos refrescas el argumento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Esta película significó un antes y un despúes, cambió junto a otras, "Centauros del desierto", el propio género del western. Con nuevos temas e intereses distintos. Enhorabuena por la entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Me encantó esta película, creo recordar que fue lo primero que vi de John Wayne, y quedé fascinada. Junto con "Valor de ley" es de mis películas favoritas de este actor.

    ResponderEliminar
  18. Pedazo de película, sí señor, un gran clásico.

    ResponderEliminar
  19. Magnífica película de mi admirado JOHN FORD,nadie como él ha retratado el oeste en todas sus facetas.Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Que decir de una de las mejores peliculas de siempre. No solo del genero western, de todos los conocido... Grandiosa con tres actores en estado de gracia. Cada uno representando lo mejor y peor de un universo que se recrea perfectamente en ese pueblo.

    Simplemente grandiosa, una pelicula que no debria de faltar en ninguna videoteca que se precio. Inmortal como dices y la que has rendido un homenaje acorde con su valor. Felicidades

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.