viernes, 4 de marzo de 2016

El apóstata

Tercera película, tras Acné (2008) y La vida útil (2010), del uruguayo Federico Veiroj que mereció una mención especial del jurado y el premio fipresci en el festival de cine de San Sebastián 2015, que con ligereza hace una pequeña comedia de la vida de un treintañero llamado Gonzalo Tamayo (Álvaro Ogalla) que es algo vago (el eterno estudiante), relajado como todo muchacho, de cariz inmaduro, pero también una buena persona, muy imaginativo –de lo que se aplica cierto surrealismo en tratar de imponerle culpa en la decisión capital que implica el título del filme, con el chisme que llega a su madre cuando todos yacen desnudos en un jardín edénico; o en los momentos que se presenta metido en el laberinto, la satanización, el castigo y la subyugación de la iglesia católica, en tono de broma-, quien tiene ganas de trascender, de ahí que quiera apostatar de la fe católica, y deba enfrentarse a la burocracia eclesiástica que tiene sus métodos de persuasión y legalidad para que no sea tan fácil renunciar (habiendo escenas en que la nobleza de un párroco y la sapiencia de un obispo cotejan la voluntad de Gonzalo, que es algo blando, pero también absurdo e impredecible y hasta alguna vez cruel, como curioso el filme, a pesar de su sencillez formal y de tener momentos de sequedad), aunque al final surja la salida en un desenlace de comedia híper laxa bajo el advenimiento de una simple anécdota preparatoria.

Gonzalo vive dando clases a su pequeño y tierno vecino amante del diccionario, hijo de Maite (Bárbara Lennie, que no tiene ningún gran papel en el filme, poniendo Veiroj toda la extravagancia y libertad escénica en su protagonista), acostándose con su prima Pilar (Marta Larralde) por costumbre, sin preámbulos, y simplemente dejándose llevar por la vida –idénticamente  a la música disonante que escucha(mos), o con su sonrisa cómplice, habiendo un cierto sentido de la incongruencia asomando y esbozado en el conjunto, aunque el director falle finalmente por lo ortodoxo, como en el perpetrar de un sueño-. Gonzalo es un tipo cualquiera, luciendo un hombre sin muchas metas, por lo que la apostasía le viene/nace como la gran lucha de su existencia, defendiendo un derecho, un lugar en el mundo y la idea de una causa noble, coherente y redentora en su monotonía y vacío, ese tal cual se ve en la apertura del filme donde Gonzalo yace comiendo pipas mientras descansa en el pasto, haciendo nada, que no sea mirar a su gran rival, la iglesia católica, que tiene poco de intimidante, en donde implica una huida o juicio personal, al mismo estilo de Habemus Papam (2011), albergando ironía y alguna pequeña queja, pero con respeto y recato, que hacen de esta propuesta una irreverencia discreta y entretenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.