lunes, 26 de noviembre de 2012

Cesar debe morir



Los hermanos Taviani son famosos por filmes como Padre Padrone (1977), palma de oro, y La noche de San Lorenzo (1982), gran premio del jurado también en Cannes, pero ya había tiempo que sus nombres no volvían a la palestra, y es cuando la presente llega por la puerta grande, la triunfadora de la Berlinale 2012, un festival que no suele equivocarse, mostrando un cine de autor con mucha sobriedad aunque con audacia.

Estamos ante un drama carcelario atípico, el de la recreación de unos presos de la obra teatral Julio Cesar de William Shakespeare. Vemos a través de un flashback a blanco y negro la interpretación al natural de esta magna obra, con momentos en que se ensaya, se discute y se vive la adaptación en una prisión italiana. Un filme sencillo y  a su vez hermoso, la escena en el patio cuando matan a Julio Cesar es notable, asistimos a una interpretación pasional muy creíble aun en su llaneza, apelando a la honestidad de sus actores, a la entrega y la pasión que despierta en ellos el arte, un soplo de vida en su ruinosas y apagadas existencias, un aire de readaptación sutil que enarbola el compromiso con su roles ficticios.

Se llega a creer en lo que hacen como en el guiño de un pequeño conflicto interno en que un preso ve como un traidor a un compañero. Ayuda mucho que la noción de realidad y artificio se mezclen, se salte de la persona al actor y viceversa, como cuando los presos gritan arengas tras los barrotes al oír el monologo del personaje de Antonio ante la muerte de su señor. Otra imagen hermosa es la del cuerpo del Cesar tapado por una sabana en el patio de la cárcel.

Y es que solo cuando se suben al teatro en que vuelve el color uno deja de creer y sentir la obra, no se si intencional o no, pero es en el trayecto de la recreación anterior en que se reinterpreta la obra de Shakespeare y se asume desde un espacio insólito como la prisión, no se vuelve raro sino muy verosímil, es como si los personajes fueran eso presos, esos rostros, esos gestos, quizás dentro de un teatro del absurdo pero que no se hace incongruente, dando la sensación de la vida imitando el teatro como real como en aquella frase de que el mundo es un gran escenario dramático, el teatro convirtiéndose en vida, no solo metafóricamente sino sustancialmente, Cesar es un preso, Bruto un traidor, el senado compañeros conspiradores, la muerte en los idus de marzo  la rotura de esa dictadura, pero sin el esfuerzo de cambiar nada salvo utilizar como en el pasado solo a hombres, siguiendo fielmente el texto, como una casualidad perfecta.

El filme es sumamente entretenido, una clara concepción de única lectura, el arte reivindica, enajena positivamente, alumbra esperanza, como la ultima sentencia de un preso que siente ahora el peso de su encierro tras la libertad que le brinda el haber participado de esta obra.

Desde el arranque de la audición para elegir a los participantes uno queda atrapado en la película, tratándose  de dar un discurso lacrimógeno con datos biográficos y luego de igual forma uno violento, donde vemos rasgos de personalidad y curiosidades de ellas, el tipo que hace callar con el dedo o el que imita un saludo de rugby. Es un equipo compacto, carismático, sin excesos, ninguno falla, todos aportan un grano de arena a su respectivo papel, inaudito sabiendo que no son actores profesionales. En una ficción con vistos de realidad, con gran asertividad, claridad y verdadero ritmo, dando una cara de mucha espontaneidad mientras se quiebra la línea entre el cuento y el hombre. Leemos a Shakespeare entendiendo que es una puesta en escena, alabamos el arte, el artificio y la ficción tratada en sí, sin desencantarnos sino asumiendo toda su grandeza desde postulados sencillos pero espléndidamente ejecutados. La transformación y credibilidad que propicia la imitación, el desdoblarse para fabular y entender una historia que esconde otra, aquí develada a flor del espectador.

El arte no necesita ser complicado, puede ser muy transparente, puede ser estéticamente atractivo aún en un minimalismo atroz, puede ser noble en el artificio. Que mejor que seguir coordenadas tan apabullantemente ingeniosas.

15 comentarios:

  1. Pues no me había enterado de nada. Padre Padrone es una obra maestra, leyendo a Bukowski me acordé varias veces de esta película y de la relación padree-hijo aunque en otro contexto y por otras razones. Estaré pendiente a César debe morir. Un abrazo Mario

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustó bastante, aunque no es un tema que me apasione del todo, las metaforas y simbolismos de la película me parecen notables.
    Buena diseccion y análisis Mario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues tengo muchas ganas de verla. Veo que te ha gustado mucho y conzco otras opiniones afines que también me la han dejado bien. Por aquí se ha estrenado esta semana. Aa ver si le puedo hacer un hueco. Desconozco el cine de los TAviani, algo que debería solucionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una de las películas del año, sin duda. Una pena que no se llevara nada aquí en el festival de Sevilla, aunque no competía en la sección oficial, sólo optaba al premio del público que finalmente se lo llevó Haneke.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado. Temía que las historias carcelarias no combinarían bien con los preparativos de la obra pero está la trama muy bien llevada aunque en algunos momentos se vuelve un poco confusa. Creo que su justito metraje no acaba de definir bien la historia pero en definitiva los Taviani vuelven a demostrar su buen oficio. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  6. Lo que más me impresionó de esta película son las interpretaciones, estos "actores-presos" realizan un formidable trabajo. Me gustó la idea de la película, esa contraposición entre libertad y cautividad, ese blanco y negro, gran fuerza dramática la que se desprende de todas sus escenas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bueno Mario, precisamente el lunes fui a ver esta película CÉSAR DEBE MORIR...! Tenía unas ganas enormes y muchas expectativas y todas se cumplieron. La unión de cine-treatro-realidad que hacen los Taviani me emocionó en cada segundo, en cada fotograma. Julio César de Shakespeare es una obra que me fascina y volví a vivirla con unos actores que emiten una autenticidad increíble. Volví a sentir la emoción de la unión entre cine y treatro como me pasó hace años cuando disfruté ni se sabe de VANIA EN LA CALLE 42.

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que te haya gustado, Mario. La verdad es que es una película muy recomendable. Sencilla y eficaz. No falla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No he tenido oportunidad de verla.No obstante el coctel entre cine y teatro resulta apetecible y hacemucho que no veo una delos hermanos.La anoto. Saludos

    ResponderEliminar
  10. La verdad, que después de leerte y ver lo comentado es para irse al cine: ya. La obra Shakesperiana de Julio Cesár pesa en todos los ámbitos y este nuevo escenario con los hermanos Taviani al mando. Huele a adicción inmendiata. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Todo lo que he leido sobre ella la pone muy bien y ahora veo que a tí tambien te ha gustado por tanto la anoto.

    ¡Gracias Mario por tu interesante análisis !

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Los Taviani siempre me han gustado y mucho, y esta la tengo pendiente, porque además me gusta por los temas que trata, el carcelario y el royo románo, que siempre me atrajo mucho...pero aún no la he visto, estoy enganchada viendo series como HOMELAND y me despisto del ARTE con mayúsculas.

    Un beso Marío.

    ResponderEliminar
  13. Todavía no la he visto pero me parece un planteamiento muy atractivo. Con el aliciente añadido de recuperar a los míticos hermanos Taviani. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ola,não assisti ainda á esta película,mas pela resenha que escrevestes deve ser muito interessante.Um belo domingo e meu grande abraço.Su

    ResponderEliminar
  15. No la he visto aún, pero después de ver cómo la has disfrutado voy a tener que buscarla pronto, que además esta combinación cine y teatro tiene que estar bastante bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.