sábado, 10 de noviembre de 2012

Argo


Película que pasó por el festival internacional de cine de Toronto  (TIFF), de los más prestigiosos del Norte de América y antesala de la estatuilla dorada,  y dejó en claro que será una de las favoritas para los Oscars. Ben Affleck con su anterior película The town (2010) demostró que es muy solvente haciendo cintas de entretenimiento, no solo contenta a las mayorías sino al cinéfilo más exigente, y se encumbra en ser un cineasta importante. Con la presente da un paso hacia adelante, tomando de contexto la irrupción y captura de ciudadanos americanos en la embajada de este país en Irán ante el descontento de la huida y asilo del último Sha que gobernó su nación de  forma sanguinaria apoyado por Estados Unidos en su avance por la occidentalización del mundo árabe. El filme se centra en el rescate de 6 estadounidenses que yacen  escondidos en la embajada de Canadá en Teherán, bajo una falsa fachada creada por  la CIA en manos del agente Tony Méndez (Ben Affleck) en que se les hace pasar por los ejecutores de una película denominada Argo.

El mérito esta en reconstruir dicho conflicto en 1979, Affleck incluye fotografías denotando el haberse pegado a la letra. Da tensión a la misión, pone el asunto peliagudo, como algo un poco suicida por el alto riesgo en cuestión y no busca romper la cadena con los hechos reales en que se basa. Se trata de mezclar realidad con entretenimiento, asumiendo una carga política no tan crítica a fin y al cabo, exponiendo más no buscando ninguna polémica sino hubiera ahondado en ello, lo que predomina es una aventura y un éxito para su país (indirectamente en pantalla para la institución, y agradeciendo a Canadá), parece querer colocarlo más como un marco histórico. De este podemos sacar reflexiones ya que la historia universal está ahí en pantalla, Estados Unidos tiene culpa en lo que pide la población iraní, su método de fuerza, el secuestro de sus ciudadanos, es una consecuencia de su injerencia política, hay una confrontación de bandos firmemente delineados, y habiendo triunfado la revolución iraní es lógico que pidan la cabeza de su enemigo represor, sin embargo también no sería consecuente que el gobierno de Estados Unidos traicionara a un antiguo y fiel aliado en un mundo contrario a ellos, esto genera una fricción que podemos entender como una exhibición de Affleck por mostrar antecedentes al trato actual de estos dos países, un mea culpa discreto, sin embargo también se ve en la trama que los árabes muestran mucha violencia, no es que mienta ya que hay ahorcados desde grúas a vista y paciencia de la gente en las calles, pero incentiva el estereotipo de que su cultura es incandescente, los encasilla en su salvajismo, que también se entiende porque es una película de aire afable al público que así como hay héroes hay antagonistas; parte de la adrenalina es asumir un ambiente muy duro y complicado. Solo hay clara humanidad iraní en la empleada de la embajada de Canadá cuya fidelidad raya en lo heroico, pone su vida en muy alto peligro,  y aunque creen tratar con canadienses lo vemos a su vez en los risueños soldados del aeropuerto al ver los storyboards de Argo o en el representante de cine orgulloso del interés por su país.

Affleck yace en un papel normal aunque valiente, en ese sentido no se inflan las cualidades del agente, prima su calma, convicción y el generar confianza, y se sobrentiende que su devoción al trabajo y a su anclada formación humanitaria es de alto grado al punto de poder dejar a su hijo sin padre. En un momento dice no parecer el típico agente, se despercude de alguna grandilocuencia del tipo Bourne o Soldado universal, incluyendo en la propia dirección cuando se bromea en uno  de los diálogos de que hasta un mono podría dirigir una película. Una licencia en el esquema tradicional del cine es que no hay ningún vínculo amoroso en escena, el filme está exento de romance, y los propios ciudadanos en rescate aportan ingenio, no son ningunos cobardes aunque son razonables y corrientes.

El filme apuesta por el desenlace de suspenso, lleva al límite ese apartado, y no teme exagerar. Mientras su gancho es su historia, el desarrollo del proyecto de escape, que prima por encima de lo demás, pero que se engrandece con el contexto político, y la sátira de Hollywood, Argo fuck yourself repite el cineasta americano Lester Siegel (Alan Arkin) bromeando con su amigo el storyboarder John Chambers (John Goodman), compañeros del falso montaje de esta película de cine B de ciencia ficción que titula el filme de Affleck, una alusión despreocupada hacia su propia obra. Esa frescura impregna el filme, es indiscutible que Affleck es un tipo rebelde pero relajado, y no es definitivamente Alan Pakula (Todos los hombres del presidente, 1976) u Oliver Stone (W, 2008) pero sí alguien que quiere sonreír y generar sonrisas -aun siendo audaz con un cine dentro del cine- diciendo: Argo, váyase a la mierda.

22 comentarios:

  1. Ben Affleck detras de las camaras esta dando excelentes resultados. Buena entrada un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Affleck que ha sido desde luego muy discutido en su faceta de actor, ha demostrado una serena madurez como director y ya me dejó impresionado con aquella "Adiós pequeña, adiós", una película con un final a discutir, en el buen sentido de la palabra.

    ResponderEliminar
  3. Vi la anterior cinta the Ben Affleck director y me pareció, dentro del cine comercial, realmente buena y bien dirigida. Espero ver esta en breve. Ya te contaré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que verla, me la recomendaron hace un par de días.
    La verdad es que no soporto a Affleck como actor, sin embargo como director, me encanta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Estoy muy interesada en verla, paso de puntillas por eso por tu análisis.
    Tambien quiero agradecer tu amabilidad al pasar por mi apartamento parisino y darte la enhorabuena por tus excelentes entradas.
    A veces resulta dificil comentar tan amenudo en todos los blogs amigos, espero que lo comprendas y me disculpes.

    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  6. La voy a ver justo esta tarde. Con muchas ganas por cierto. Decir que Adiós, pequeña, adiós me gustó un poquito más que The Town que siendo entretenida y bien rodada no me llenó del todo. Hay que aplaudir el estilo de este joven cineasta aunque aún le queda mucho por recorrer y demostrar.

    Parece una de las apuestas del año. Se presentó en Telluride, un pequeño festival y la crítica ya la proclamó como candidata. Algo que se corroboró como indicas al inicio en Toronto. El mayor festival del mundo y el más potente en cuanto a la Oscar Race en Norteamérica.

    Ya te cuento mis impresiones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Amigo, Mario. Un post de lo más interesante sobre un film basado en hechos reales. He de reconocer que Affleck cada día lo hace mejor. Empieza a recordarme,—por decir un actor a bote pronto— a Mel Gibson. Similares carreras con ese pequeño desajuste generacional. Podría citar ejemplos del Hollywood clásico, pero no quiero extenderme. Me gustan los actores con inquietudes tras la cámara. Como interpretes han demostrado que cuando se concentran pueden brillar. Pero, coincidieras conmigo que dirigiendo se están convirtiendo en cineastas a tener en cuenta. Buena historia con pulso narrativo e intriga, bien resuelto. Un acierto y una vez más, un placer dejarse caer por estos lares. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sin duda, una de las películas de este año. De las dos anteriores de Affleck solo he visto The town y no me pareció tan buena como a todo el mundo pero parece que lo de Argo es unánime. Seguramente la vea esta semana que ya toca y tengo muchas ganas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Quién iba a pensar que Ben Affleck,un actor con la expresividad de una acelga, atesoraba en su interior las maneras de un buen director de cine. Ya ha pasado en otras ocasiones: Eastwood, Costner, Gibson, Redford... Ojalá que el talento de Affleck continúe.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Todavía no la he visto pero parece que será una de las películas del año.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ya van varios que me dicen que es la peli del año, espero que en esta semana pueda verla

    ResponderEliminar
  12. Pues estaremos al tanto. Me produce.nu ha curiosidad. Quien lo diría de Affleck. No he podido evitar pensar en la cinta de animación francesa Persépolis, que a mí me gustó pero que otros detestan. Yo la vi bien planteada y llevada a cabo. Un abrazo Mario

    ResponderEliminar
  13. Su discurso es jugosísimo. Uno nunca sabe a ciencia cierta si la película crítica las acciones de EEUU o las alaba. De todas maneras, cuando termina, te queda una sensación de que los bárbaros eran los del pueblo iraní, y las víctimas eran las americanas. Que de hecho, en este conflicto puntualmente, fue así. Pero no sirve como herramienta para destacar las relaciones internacionales de EEUU y otros países como Canadá, con fines pacifistas? Y por consiguiente, se vuelve patriotista.
    Sea como sea, a mí me encantó. Me parece un excelentísimo trabajo de dirección, el mejor en lo que va del año, un montaje espectacular, ritmo vertiginoso que jamás decae y un guión muy ácido. Mezcla, como vos decís, la aventura con el cine político.. la hace accesible al público universal, a pesar de lo poco trabajada que ha sido esta revolución iraní (y los sucesos acontecidos a partir de ella) en la cinematografía contemporánea.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me pareció una maravilla, MARIO. Está muy bien ambientada y muy bien interpretada. En algunas fases, es como si estuviéramos viendo un documental. Ben Affleck me gusta mucho más detrás de la cámara. Sensacional John Goodman, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Un fan más de Argo, la vi en San Sebastián este año y me gusto mucho, sobre todo como Affleck consigue mantener la tensión hasta el final (la gente en la sala rompió en aplausos). Ben Aflleck, limitado como actor, promete mucho trás las cámaras, ¿estamos ante otro caso a lo Clint Eastwood?. Saluos.

    ResponderEliminar
  16. Todavía no he visto ninguna de las películas que Affleck ha hecho como director y me parece que ya va siendo hora, que sólo veo elogios hacia sus pelis. Me anoto ésta, que tiene muy buena pinta por todo lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado de verdad. Leí sobre este caso hace años y pensé que había material para una película, la verdad es que la trama a veces resulta casi disparatada y si no fuera que está basada en hechos reales sería poco creible.
    Affleck lleva muy bien la tensión y el interés hasta el final. Se ha hablado mucho de que Affleck es mucho mejor director que actor pero aquí está incluso bien cuando actúa a pesar de dos temibles robaescenas como Goodman o Arkin. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado. Esperé a verla para leerte y coincido contigo punto por punto.
    Affleck, que siempre ha sido mejor tras la cámara que ante ella, s bastante discreto en su papel pese a ser protagonista y eso hace que el resto del reparto se pueda crecer y hacer un filme redondo.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Una época conflictiva, muy convulsa, en las relaciones USA Vs. Irán después de la revolución de los ayatolas. Es un marco en el que se puede sacar petróleo (en este caso cinematográfico). Era de esperar que el suspense fuera algo destacado sabiendo por donde trascurre la historia. Este Affleck no dio en hueso precisamente en la dierección… y no tenía pinta.
    Un saludo, Mario. Muy buena entrada para una peli que a mí, personalmente, me atrae bastante. Espero verla. Ciao.

    ResponderEliminar
  20. Tomo nota. También me parecen una trama y un periodo histórico muy interesantes. Habría que analizar un día la trayectoria, normalmente breve, de los actores que terminan dirigiendo, y el por qué muchas de esas películas se pueden considerar como una alternativa, dentro del propio sistema y sin necesidad de hacer siempre películas rompedoras, a un cine más comercial, previsible y cansino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. De las mejores películas de año, te mantiene en tensión todo el tiempo y tiene grandes interpretaciones como las de Ben Affleck, Christopher Stanley y Bryan Cranston, que han mejorado mucho desde las series. Increíble historia.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.