domingo, 11 de marzo de 2012

Un Dios salvaje


¿Somos tan civilizados como nos creemos?, es la interrogante que se hace Roman Polanski junto con la dramaturga francesa Yasmina Reza, reunidos para el guión que realiza el famoso creador de Chinatown tomando de partida la obra homónima Le dieu du carnage de Reza.

Hay que concluir con un prefacio básico dentro del quehacer cinematográfico de Polanski, cualquier filme del cineasta galo es entretenido, tiene esa señal indiscutible de identidad sea en el terror, la comedia o el noir; se visionará con tranquilidad y agilidad ante todo, pero con respecto a la calidad actual está un poco menor dentro de su filmografía, sin embargo sigue siendo una buena propuesta, recalcamos.

La trama es sumamente simple, un niño, el hijo de Nancy y Alan Cowan (Kate Winslet y Christoph Waltz) de condición pudiente, agrede con una rama de árbol a otro compañero que está en pandilla insultándolo, con lo que le extrae dos dientes frontales, al vástago de la familia Longstreet, de Penelope y Michael (Jodi Foster y John C. Reilly), de la clase trabajadora. Para zanjar el problema, los padres de la victima invitan a su casa a los ascendientes directos del agresor. Pronto la conversación pasa del trato reconciliador y amigable a una lucha dialéctica que destripa y descubre la esencia detrás de la moral, del orden y de la naturaleza humana, tomando de referencia las características personales de los involucrados en donde el idealismo, el materialismo y la indiferencia chocaran bajo las individuales propias ideologías o carencias.

El filme arranca “fallando” con un comienzo en movimiento que ya implica un antes introducido hábil pero escuetamente; el tema es ir de frente al contexto en que los parientes argumentan sus puntos de vista a manera de recrear una obra de teatro donde lo que se dice es el motivo principal de la propuesta y lo minimalista se puede dar rienda suelta invirtiendo en pocos protagonistas que producen feroces vaivenes.

Tiene diálogos que se hacen extensos y forzosos en comparación con la realidad, teniendo en cuenta que muy pocos en el diario vivir se dedican a explayarse con tanto ahínco y franqueza como los personajes relacionados. Los secretos y verdades afloran con naturalidad pero nos sobrevuelan con incredulidad ya que se salta olímpicamente la vergüenza y el pudor, en el desnudo de toda la idiosincrasia privada de unos ante los otros; con aquellos con los que supuestamente llevan fricciones y que se van incrementando mientras más se interrelacionan, no obstante de eso va la película, de llegar a la sinrazón.

Concentrándonos en que estamos ante una realización netamente satírica y mordaz que no busca verosimilitud sino un análisis pormenorizado de nuestra proclividad al caos y a la contradicción, todo queda en su debido lugar. El deseo, aunque prolongado por las circunstancias, de concretar la escurridiza solución -los Cowan quieren irse en varias oportunidades, se acercan repetidamente al ascensor para hacerlo- que en el trato por más buenas intenciones que tengan exalta la confrontación, es solo un recurso que se excusa porque hay parámetros que buscan salvaguardar la paz de la convivencia humana, puesta a prueba cuando más se le inquiere, sin embargo la cinta se hace algo monótona aunque impredecible en su devenir exacto.

Lo giros van revelando el anhelar de la autocomplacencia, el aspirar a que todo quede perfecto, que valga la pena, que exista la justicia, pero las personas con su bagaje personal arruinan ese fin, lo hacen complicado, mostrándonos algunas capas de hipocresía como con los medicamentos insalubres o el acto de castigar/reparar un acto de abuso. El filme nos induce a creer que no somos tan nobles ni tan elaborados como pensamos, aún teniendo altas pretensiones, estatus social, educación o profesión, incluso el personaje más rescatable éticamente en el de Foster resulta ser histérico y egocéntrico, además manifiesta también algo de salvajismo que es lo que se nos infiere que contenemos todos.

Peleas por doquier con tuti il mundi, vómitos, revelaciones imprudentes y conflictivas, molestias conyugales, errores indolentes tras alguna fobia, insensibilidad, incongruencias, frustraciones entre otras calamidades solo disminuyen con un whisky y un puro, con la falta de compromiso, o en otro caso empeoran generando la ira en la ironía del ciudadano del mundo, un trato que increpa constantemente las relaciones humanas. Es un filme que abocado a su leit motiv puede ser insuficiente, se repite y solo repercute como crítica, y así como llega se va, abrupto, incompleto, parcial, exagerado, y aunque quiere generalizar también luce excepcional, empero no quepa duda que todos llevamos parte de él en nosotros, el mundo se nutre de ello.

Lo mejor de la realización son los cuatro actores, magníficos en toda palabra, que saben darle fuerza e interés a tanto devaneo que recoge una cierta profundidad pero que no lleva la mejor de las estructuras para enaltecerla. Divertida por momentos, juega a hacerse bastante superficial para ser reflexiva, se le puede catalogar de una grata astucia intelectual moderna y en parte anárquica, fluida y corta además, ya que dura 1 hora y 20 minutos. El diagnostico es que se hace saludable relajarse con el último trabajo de Polanski pero sin darle mayor cabida que la intrascendencia de la trascendencia como pretende la dupla francesa.

22 comentarios:

  1. Disfruté muchísimo, pero me quedó la duda de si fue sólo por la garra del texto y por la categoría de los actores, y en el fondo daba igual que la dirigiera Polanski o su primo.

    ResponderEliminar
  2. Con semejante reparto, uno puede permitirse pecar de plano o abrupto.

    La vi precisamente ayer y, la verdad es que me gustó bastante. Es cierto que roza lo increible en varias ocasiones, pero, ciertamente, no creo que haya otro modo de denunciar a la gomita que sujeta nuestras caretas ordinarias, si no es arrancándola de cuajo.

    "El escritor" y "Arte", por mencionar otras obras de Polanski y Reza me parecen mucho más logradas, pero "Carnage" es, dentro de la pésima cosecha reciente de cine, un excelente vino con un sabor recio pero muy apreciable.

    ResponderEliminar
  3. Mario, finalmente no fui a ver la película porque había visto la obra de teatro hacía muy poco. Además las críticas que había leído no me animaron a verla, sin ser malas tampoco eran buenas.

    Centrándonos en el tema, me llamó la atención como, a veces, la civilización, con su componente de cultura y educación, puede desaparecer en una escalada sin control. Qué peligros entraña ese hecho ¿verdad?

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Yo no fui un gran defensor de la película, sino que más bien, le encontré sus peros, aún y con todo me pareció divertida y bastante cínica y por lo tanto me pareció una obra menor de Polanski pero muy recomendable. Y como dices con muy buenas actuaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Osea que es un pégale a la piñata hasta que vomite los caramelos ¿no? Pero tu forma de explicar... como siempre... engancha!! Bss

    ResponderEliminar
  6. Polanski tiene algunas películas que son muy buenas y otras que me han dejado en el aire. Un Dios Salvaje en principio parece interesante, lo que más me interesaría ver en todo caso es la actuación de Kate Winslet.

    ResponderEliminar
  7. Disfrute muchísimo, pero claro
    siempre lo hago con Polanski, nos demuestra una vez más ese poderio
    que tiene de saber contar las cosas
    a su manera...gran film.

    besote.

    ResponderEliminar
  8. Mario, Roman Polanski es polaco, aunque haya rodado algunos films en Francia (así como en Inglaterra y Estados Unidos antes de su irregular situación legal).

    Creo recordar que hablamos de este film en mi blog, aunque puede que me equivoque. Creo que al ser un film "menor", resulta más interesante que las grandes superproducciones de Polanski, ya que resulta más descarnado y directo. Mas punk. Es un film que me gustó mucho, ya que me hizo reír y pensar.

    ResponderEliminar
  9. Mario. Tu análisis me parece muy detallado y observador. Aunque como bien sabes yo lleguéa conclusiones muy distintas. Como respeto tu criterio puede ser que yo esté equivocado.Desde luego de los cuatro adjetivosque le aplicas hacia el final, grat, astuta,mordaz y moderna, yo me quedo con el último. Me parece una modernez, es verdad.
    Tu análisis no, me ha gustado aunque no coincidamos esta vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Quería ver esta película. Y las ganas no me la has quitado. Si has bajado mucho las expectativas que tenía con ella, porque ese reparto y Polanski a la cabeza... Esperaba mucho de esta peli y ya veo que no. Puede que incluso sea así mejor y disfrute más de la película. Excelente reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. No creo que la vea, al menos no ahora: tuve la suerte de asistir hace poco a la obra de teatro y me gustó bastante, con Maribel Verdú y Aitana Sánchez Gijón al frente.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Yo la disfruté Mario, en realidad creo que Polanski no hace una gran obra, pero igual no se queda atrás. Me gusta el humor ácido de este film y todos los temas que toca que van calando poco a poco en el espectador. Esto, ayudado con las grandes actuaciones de los actores del reparto (en especial las féminas que están divinas) hace que el film pese a su teatralidad sea bastante llamativo. Esta vez no comparto del todo tu opinión, pero es agradable como siempre leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Eché de menos una mayor fluidez en la película. No tienen nada que ver argumentalmente, pero de alguna forma me recordó a “Piratas”, en el sentido de que por momentos da la impresión de que el director no acierta a sacarle todo el partido al material que tiene entre manos. En cualquier caso, no recuerdo ni una sola película de Polanski que sea mala.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo con tu reseña.
    A mí me encantó. Siempre me gustanç lo que hace Polanski con pequeños espacios. Aquí saca todo su humor negro tratando un tema tan universal, como tú dices, la civilización que presumimos y ese salvajismo que natural que hay en cada uno en situaciones como estas. Por eso la convivencia en un verdadero reto, aunque parezca tan superficialmente sencillo y llevadero.

    Saludos, Mario.

    ResponderEliminar
  15. Me gustó, pero no me entusiasmó Mario. Bien interpretado, es un ejercicio teatral que en el cine está cogido con alfileres. Lo mejor: Waltz sin duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muito bom... Grandes atuações do quarteto...

    ResponderEliminar
  17. Polansky sigue siendo grande pero encontré la situación un tanto forzada. Prefiero a la Yasmine Reza de "Blanco" que vi en el teatro y con un tratamiento similar: tres personajes dialogando entre cuatro paredes. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  18. Tuve la oportunidad de verla ayer por la tarde en el cine, y concuerdo con muchas de las cosas que señalas. Es muy evidente el traspaso de la obra del teatro a la pantalla, tiene todos los ingredientes del teatro: Un escenario único, 4 personajes, y diálogos largos que dan la sensación de un gran plano secuencia (Cosa que no creo, pero tendré que investigar).

    Lo mejor, los actores. Como todos dicen. Yo personalmente amo a Kate Winslet, y me encantó verla borracha y maldiciendo.

    En fin, me gusta mucho como escribís. En especial como describís las cualidades humanas en los personajes. Y después de todo, todos tenemos nuestros días de ira.

    Un abrazo Mario!

    ResponderEliminar
  19. Bueno poco que añadir a la estupenda reseña, a mi me gusta Polansky, lo que no quiere decir tampoco que admire su obra, pero en Carnage hace un giro de 180 grados, paraa mostrarnos esa comedia "Descarnada" , es relización teatralizada, con cuatro actorazos. Ya te digo , de lo que mas me ha gustado del año.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  20. A mí los actores me gustaron mucho, los cuatro, pero sobre todo Waltz, jajjaja, es que solo recordarlo y me meo, jajaja.
    Creo que Polanski es un gran director y muy valiente por hacer una película tan dinámica sin salir de casa...
    Abrazoo!1

    ResponderEliminar
  21. El trabajo sobre la luz (podemos sentir el paso de las horas en una historia narrada en tiempo real) es impresionante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. coincido en que no es la mejor cinta de Polanski, aún así es una película muy entretenida, ágil y que presenta algunos puntos de vista muy interesantes para la reflexión, se nota que está basado en una obra de teatro, de ahí que se explayen tanto los personajes, los actores están los cuatro de 10. Un abrazo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.