jueves, 6 de octubre de 2011

La tierra tiembla

A solo tres años del hito central de una nueva corriente cinematográfica llamada como neorrealismo italiano, Luchino Visconti, uno de los más grandes directores que ha dado el séptimo arte, realizó una película que está enmarcada como principal pilar de dicha filosofía. Con una mirada social hacia el contexto de su país que empezó a ser hegemónica tras la segunda guerra mundial, el cineasta nacido en Milán, nos sensibiliza con las desventuras, la pobreza y los sueños de una familia de pescadores apellidada Valastros.

Ntoni es un joven que harto de la explotación de los comerciantes quiere buscar la prosperidad mediante la independencia, para ello hipoteca su casa y compra un barco, con lo que se enfrenta al grupo dominante de su región en un pequeño pueblo denominado Aci Trezza, en la costa de Sicilia, pero en su periplo no es visto como un visionario sino como un enemigo, incluso por sus compañeros. Ntoni ha ido en contra de esa sumisión y pasividad que los trabajadores poseen bajo el pensamiento de una virtud que pasa a través de generaciones, confunden esfuerzo con conformismo. Y mientras los Valastros arriesgan su buen nombre, su poca economía y sus relaciones sociales liderados por el vástago mayor, el pueblo espera su caída, su humillación y su retorno como en la parábola del hijo pródigo, viéndole semejante a una oveja descarriada y no como el hombre que quiere mostrarle a los demás un futuro mejor, el progreso se enfrenta a las convenciones.

La cinta inicialmente parece una propaganda para luego girar un poco su rumbo transformándose en el canto de la melancolía cayendo en lo sutil sin llegar al melodrama. Los actores no son profesionales sino son la auto representación de sí mismos, quienes carentes de mucha expresividad optan por la naturalidad, con esa virtud uno puede identificarse sin dificultad haciendo el intento de ponerse en su lugar, porque la trama si bien cada vez se hunde más en la desgracia no llega a ser sentimentalmente empalagosa sino tenue en sus efectos a contraposición de una cierta carencia artística asumiendo el realismo que caracterizaba al movimiento cinematográfico.

Los actores para ser novatos capturan la esencia de la tragedia, sus sonrisas y sus tristezas no enarbolan la precisión sino la imperfección de la postura pero es en su inocencia, su frescura y su falta de pretensión que se nos hacen entrañables, porque lo que se rescata es una simpatía para con los personajes desprovistos de rudeza y más cerca de lo afable si bien simples. Los paisajes y las tomas panorámicas en paneo son bellas, aproximándonos la naturaleza de la que se respira incólume alejada de las penas y dificultades propias de cada ser humano igual a la sombra de una madre.

Se vive una italianización del cine, por un momento nos asomamos a esa cultura desde sus más humildes y no menos importantes representantes, el corazón de la patria. La música de la voz y el instrumento se nos hace romántica y prodiga en filiaciones emocionales. La tierra cobra vida, los pobladores pasean descalzos y su ruralismo se vislumbra bajo la proyección del respeto, por ese momento nos vemos inmersos en aquel ambiente que aún siendo particular se extrapola hacia lo universal por su cariz existencial, la lucha contra el devenir y por la evolución desde su idiosincrasia.

Hay ternura y afecto, lujuria e interés, desilusión en las relaciones amorosas que nos presenta el relato, Mara ama al albañil Nicola que tiene un alma elemental y arraigada a lo social, Lucía ambiciona suntuosidades de las manos del materialismo que representa Don Salvatore, un Don Juan en pleno ejercicio de su figura, jugando con las damas incautas y reprochables, Ntoni quiere a una mujer que no le corresponde sin ciertos factores lo que denota un condicionamiento que no es sinónimo de la palabra amor en su verdadera acepción.

Un defecto es la voz en off que todo lo explica y que trata de infringir zozobra, la cual termina molestando por resultar forzosa, se percibe como manipuladora y dando apariencia de ineptitud con respecto a la recreación de hechos. Por ratos hace notar carencias interpretativas y estructurales al significar una escena que no alcanza a ser autosuficiente. Vista la locución como un objeto secundario más no complementario no desmerece el producto, hay que darle predominancia a las imágenes y en ese sentido logran cumplir airosamente aún con algunas limitaciones.

Surge un escape hacia el contrabando y en otro caso un rechazo fraternal que señala la inmoralidad, el descalificable escape ante las circunstancias que empujan y que no se justifican sino se asumen como parte de la decadencia, una desintegración y varios conflictos. La familia, ese núcleo vital tan latino, sufre ante el fracaso e igual se mantiene estoica ya que no queda otra salida, y aunque hay un aire de fe en la niña que se encuentra con Ntoni en la bahía o el previsible matrimonio de Nedda, la existencia golpea como en los versos de Vallejo, similar a los heraldos negros, mientras el planeta sigue girando.

11 comentarios:

  1. Es el tipo de películas que dan ganas de verlas de inmediato.

    ResponderEliminar
  2. Esta la tengo pendiente de ver =)
    Me gusta lo que cuentas de ella, la verdad es que no la conocía. Así que a ver si la encuentro y me pongo a ello.

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hace mucho que vi la película y me la has hecho recordar con tu excelente entrada. Me gustaba, y gusta, el neorrealismo italiano... he visto muchas de sus películas.

    Resulta curioso el vacio actual del cine italiano tras una época gloriosa...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. No la he visto. Lo cierto es que casi no he visto nada de Visconti :-(
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No la he visto, pero la buscaré porque tiene una pinta excelente.
    Besitos y gracias por la recomendación
    Isabelnotebook

    ResponderEliminar
  6. Me la apunto, Visconti me gusta mucho y esta no la he visto aún. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Al igual que muchos no la he visto, pero me atrae bastante la propuesta, creo que sabes que me gusta ver este tipo de melodramas. Y necesito ver algo de Visconti tras mucho tiempo sin visionar algo de este director.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me he leido muchas criticas muy buenas de esta pelicula,y no tengo el placer de haberla visto aunque como dices bien por tu buena critica,hay que verla,el neorrealismo es parte fundamental no solo del cine italiano sino mundial.

    ResponderEliminar
  9. Simplemente excelente película Mario!

    ResponderEliminar
  10. Grande pelicula documental de Visconti. Gracias por la visita. Já sou seguidor do seu blog e vou linká-lo ao meu.
    Saludos!

    O Falcão Maltês

    ResponderEliminar
  11. No conocía esta película, pero con tu crítica dan ganas de verla. Habrá que buscarla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.