lunes, 12 de septiembre de 2011

Medianoche en Paris

En abierto homenaje a la ciudad de la luz, Woody Allen vuelve con una película que hace uso de la nostalgia pero que yace con el claro mensaje de aprovechar más nuestro presente y dejar de añorar otras épocas aludiendo mejores tiempos porque es natural que el ser humano se sienta descontento con su propia realidad, por ello revitaliza nuestra visión contemporánea tras viajar hacia el pasado en la que sería la era dorada del arte para nuestro personaje principal.

En ese retorno al pretérito francés, Gil, el actor cómico Owen Wilson, a punto de casarse se halla en medio del que sería su lugar idealizado encontrando que es su espacio de regocijo emocional, mientras trata de escribir una novela en una trasformación vertiginosa que aspira a una realización vocacional y existencial, queriendo dejar su vida como guionista destacado de Hollywood. Su novia Inez, Rachel McAdams, frívola y segura de sí, tan solo espera volver a su patria y a su acomodada existencia placentera, a contraposición de su pareja.

De regreso a los años veinte en el París de la bohemia, de la erudición y de la exaltación estética, conocerá a personajes célebres como Ernest Hemingway, Francis Scott Fitzgerald, Gertrude Stein, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Luis Buñuel, Henry Matisse entre otros, cada uno caricaturizados de alguna manera en sus rasgos más típicos y exaltados, con un toque sencillo y bastante funcional que ha quedado correcto para el uso de ésta comedia que no se equivoca en su forma de recrearlos porque los aborda con soltura, sin complicaciones y con bastante practicidad que bajo la admiración de Gil recobran su icónico lugar a la misma vez que el director los toma sin miramientos tan delicados sino los asume con insolencia y convicción brindando caracteres más cercanos. En esa disposición a unos los encumbra y a otros los humaniza destacando sus manías y vanidades.

En la historia Gil pierde un poco la cabeza por Adriana, Marion Cotillard, una dama liberal que es la amante de varios personajes famosos, con ella trata de hallarse con la escurridiza felicidad encontrándose confundido con respecto a su panorama actual. En el reparto como no puede faltar, yace un tipo culto pero sumamente pedante de nombre Paul, Michael Sheen, que sirve para ver que la futura esposa de Gil lo minimiza frente a él, en un notorio rasgo de vilipendio de su situación que lo empuja en búsqueda de cambios. Justificaciones que a través del metraje se entienden perfectamente.

La cinta es muy entretenida con esos viajes de ensueño a donde yace la pasión de Gil exhibidos con una naturalidad y aclimatación que es digna de encomio, y aunque el relato no posee realmente demasiadas complicaciones no deja de ser una propuesta saludable y reconfortante, de catadura sutil y lucida, muy moderna aún mostrándose bajo un espejismo clásico. Owen Wilson sorprendentemente no desentona sino más bien contenido pasea su simpatía por la pantalla, para ello Allen le ha provisto de una cotidianidad y simplicidad que no está peleada con el intelecto, tampoco ha recurrido a los nacionalismos americanos y en cambio ha mostrado una cercanía por apreciar una cultura distinta a la suya desde la inclusión propia del llamado ciudadano del mundo.

Al final las lecciones llegan sin bombos ni platillos, muy acordes con el tono del filme, se resuelve con lógica pero sin dar mayores soluciones, es que la respuesta a la pregunta ¿cómo hallar la dicha en un mundo proclive a nuestra insatisfacción? Es un asunto personal y aunque la cinta permite identificarnos con Gil no es cuestión tan prepotente de resolver, sino más como se presenta sin ínfulas caminando bajo la lluvia con alguien que valore nuestro amor sin restricciones, con ternura, tranquilidad y comprensión, abiertos a comunicar y recibir afectos, a compartir un espacio territorial que engloba tantas posibilidades, aficiones, pensamientos, música, arte, una ruta de a dos individuos compenetrados dirigidos en un destino común por encima de las obligaciones económicas y las necesidades superficiales.

Allen ha hecho un filme austero, amplio, recurriendo a su técnica y experiencia en hábil dominio que se resalta por quien tiene ya oficio pero sin manifestarse insípido, irregular o efectista sino facilitando un diálogo cinematográfico con toques muy humanos y sin dramas de por medio sino bajo otro género que no teme ser serio en el fondo con otros matices estructurales, dando un toque universal en manos de lo occidental, el individuo descubriendo lo que realmente quiere, aspirando al sentimiento y a la voluntad.

38 comentarios:

  1. Esta cinta me enamoró por lo dulce e inteligentemente que está escrita e interpretada, sin dudas es un buen retorno de woody a sus mejores obras!

    Un saludo!^^

    ResponderEliminar
  2. Como tú dices en tu línea final: "el individuo descubriendo lo que realmente quiere". ese es el sentido final de la película. me gusto mucho eso.

    ResponderEliminar
  3. Allen siempre había llenado sus películas con elementos referenciales a la cultura europea o la clásica, pero en este film lo hace de una manera tan honesta y humilde, con tanta devoción... A mí me pareció fantástica.

    ResponderEliminar
  4. Mario, estoy bastante de acuerdo con tu valoración de la película. Me pareció bonita, bien hecha, entretenida y con un mensaje: el mejor de los mundos posibles es en el que vivimos, primero porque los demás los desconocemos y tendemos a mitificarlos, segundo porque es el único que nos está permitido vivir. Por tanto, saquemos el mejor provecho posible a nuestra realidad y, carpe diem.


    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Pues pendiente de ver, aunque cada vez espero un poco menos de Allen, parece más preocupado de visitar hoteles y viajar, lo último suyo con lo que he disfrutado ha sido Whatever Works, y en buena parte porque uno de sus protagonistas era el cabróncete de Larry David, inmejorable elección para un personaje tan parecido en algunas cosas al propio Allen, judaismo aparte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy bien llevado el análisis. Lo único que me chirría un poquito, pero sólo es un poquito, es que Allen se hace también un homenaje a sí mismo. Y este tipo de películas dónde el muestra todo su arte, me resulta un tanto endogámico.Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. No soy muy aficionada a las películas de Woody Allen pero esta tengo muchísimas ganas de verla, he leído alguna otra reseña de ella y son muy positivas, la película me llama mucho
    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Todo lo que toca Allen me gusta. No puedo opinar porque no pienso ser objetiva.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola!

    Te escribo este comentario para decirte que tienes un premio blogger en mi blog.

    Aquí te dejo el enlace:

    http://tavernamasti.blogspot.com/2011/09/premio-bloggero.html

    Y muy buena reseña. Esta me la apunto para verla, pues la verdad es que me apetece bastante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Sin duda es una de las películas del año. Estoy totalmente de acuerdo con tu crítica. Una película que emana nostalgia con muy buen gusto y llena de grandes aciertos, como la galería de secundarios que desfilan por la época dorada de París. Una pequeña delicatessen. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Estoy que la quiero ver hace mucho, de Allen me gusta bastante en realidad, siempre le encuentro su gracia, y esa reveladora y magnetica cinta llamada Match Point creo que es lo que más me ha gustado de su filmografia en los ultimos años... Ya la estare viendo...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Tengo que ver esta peli. Tanto hablarme maravillas de ella en tantos sitios...

    Te escribo este comentario para decirte que tienes un premio blogger en mi blog.

    Aquí te dejo el enlace:

    http://cinefagosanonimos.blogspot.com/2011/09/me-han-concedido-el-premio-bloggero.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Me ha recomendado muchísimo esta película, y también que no lea mucho sobre ella por si alguien destripa algún detalle importante, así que no he leído mucho de tu entrada (ruego me perdones por una vez) no fuera a ser el caso.
    un saludo

    ResponderEliminar
  14. también lo comenté en casa de david C., que la naturalidad en el cambio de épocas, la transición entre escenarios, con personajes tan diversos, estaba muy conseguida. me gustó esta peli, sí.

    ResponderEliminar
  15. Estupendo análisis, Mario.
    Para mí la peli es un querer escapar de la cotidianeidad del mundo y la superficialidad en la que nos movemos, llena de insatisfacción. Al protagonista se le brinda la posibilidad de un escape a “otra dimensión” (esto cabría meterlo dentro de la comedia fantástica), idealizada por el protagonista y en la que cree que podría tener cabida.
    Él no cree pertenecer al mundo en el que vive; empieza a experimentar el conflicto con su novia y lo que representa dentro de ese mundo que le abruma y disgusta. Cree, con bastante ingenuidad, pero enorme ilusión, que lo que experimenta es un regalo para descubrir su verdadero yo y decidir qué hacer con su vida.
    Pero ¿Cómo podríamos interpretar lo que le ocurre? ¿Es un sueño lleno de deseo? ¿Es real, aunque parezca un sueño? (eso tendría cabida para los que creen en los fantasmas, poco menos (En definitiva: ¿Está en su cabeza o le ocurre realmente?)… bueno, eso tampoco es que tenga demasiada importancia. Lo importante es el intento por ser feliz, aunque el camino y las ideas que se tengan para alcanzar la felicidad sean tan ingenuas como cualquier otra idea que pudiera asaltarte; lo importante es el descubrimiento, el darse de bruces con lo que hay realmente antes de bajar la cabeza. Las ilusiones y los mundos que se forman en la mente de uno también forman parte de la vida y deberían ser tan reales como lo que hay fuera, por lo menos hasta que descubres que la mayor parte de las veces no tienen nada de especial ya que lo verdaderamente especial es el momento y las cosas sencillas que se reconocen y a las que le das todo el valor que se merecen por su autenticidad… para mí eso es realmente lo más importante en el mensaje que quiere transmitir Woody Allen en esta maravillosa película llena de ternura y sinceridad.

    Un saludo, Mario

    ResponderEliminar
  16. Aunque seguidor de Woody desde sus inicios, admirador incondicional he sido incapaz de seguir su ritmo de crear películas. Me quedé anclado en Match Point. Siempre supo darle a la comedia un sentido inteligente y ahora por lo que sé al coctel le ha añadido un chorro de ineludible madurez.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Tengo muchas ganas de verla, parece que Allen vuelve a hacer de las suyas y el reparto me llama mucho la atención.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Es una buena película para los que andan medio defraudados con Woody. Recomendable.

    ResponderEliminar
  19. Woody Allen es de mis directores favoritos de siempre. Esperaba esta película con muchísimas ganas. Debo decir que al verla con las expectativas bastante altas, esta obra maestra las ha superado. Es totalmente intelegente, ingeniosa, hermosa, en fin... imposible no enamorarse de ella y claro, de París. Saludos, Mario.

    ResponderEliminar
  20. Siento Mario que a mi Allen no me gusta,aun asi le rindo un sincero
    agradecer por hacer de New York,
    la ciudad entre las ciudades,un lugar donde en cada rincon de ella
    se respira cine.
    He visto varias de el ,esta no
    pero la vere despues de ver tu post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Dije que pasaría, Mario, y me demoré un poco. Esta película la pienso, todavía. Recordar que una vez la vi y, hasta una escena cercana a la hora de duración, no venía gustándome; recordar también que salí del cine medio mareado, confundido, pensando. ¿Es un fraude o un trabajo sobresaliente? Porque se agarra de algo original, no todos los cineastas saben aferrarse a esa idea del pasado y plantearla tan bien.
    Y va mostrando cuán natural es para el ser humano la idea de que "todo tiempo pasado fue mejor". El final, estoy de acuerdo, no ata con fuerza los cabos. Los ata, sí, pero los deja libres. Como lo somos todos, claro.

    Predecible, quizá.
    Y puede criticarse que, como vos decís (aunque con otras palabras), acabe sin pena ni gloria. Como una historia más, y sin la grandeza del resto del film.

    Por otra parte, el trabajo de Marion Cotillard es bárbaro. "Está volviendo", dijo un amigo (que se queja porque no hizo trabajos serios desde "La vie en rose", ni siquiera en "Public Enemies"), y ojalá que vuelva.. a la alfombra roja.

    Por lo que veo, igualmente, me gustó más que a vos. Pero coincidimos en más de una cuestión.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Mario,
    buen análisis de la película.

    Me sumo a la "moraleja" que extrae Laura Uve y poco más puedo añadir a una cinta que si no es perfecta,para mí roza la perfección.Una comedia con el mejor Allen,divertido,fresco,en continuo estado de renovación,pero a la vez,lejos que quedarse en lo banal y superficial,ahondando en el ser humanos y sus eternos interrogantes.

    Ya le dediqué en su día una entrada y la puse por las nubes.Me confieso seguidora no sólo de su filmografía sino además de su filosofía de vida,de los mensajes que parece estar lanzándonos en sus últimas películas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Estupenda la idea que has captado de entender al protagonista como ciudadano del mundo que descubre realidades distintas a la suya. Muy bien visto, coincido contigo en general. Creo que entre el optimismo y la amargura, Allen saca adelante un proyecto con nota. Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Una muy buena película de Allen, para mi la mejor desde Match Point y con momentos muy hilarantes (ese chiste de surrealistas me encanta) y otros muy tiernos (a los que ayuda la bella Cotillard). Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Otra película que tengo pendiente de ver. Aunque de Allen tengo aún varias por ver, que es un director del que estoy disfrutando de hace poquito. Pero no voy a tardar mucho en ver esta película, que estoy viendo muy buenas reseñas, como la tuya.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  26. Mario te he concedido un premio,pasate cuando puedas.

    ResponderEliminar
  27. Q bonita es esta peli! Ya sabes que me encantó aunque es verdad que sooy incondicional de Allen, estoy deseando verla de nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Otra de las pelis que tengo pendiente de ver. Y entre las críticas que habéis hecho esta semana David C y tú, más ganas aun le tengo. A ver si logro pillarla y verla este finde, que promete mucho esta película.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. el fondo de van gogh se ve muy bien!!

    ResponderEliminar
  30. A mí me gustó muchísimo, además, como hacía poco había leído "A Moveable Feast" de Hemingway, tenía no solamente la imagen del escritor en la cabeza sino también de Fitzgerald y otros.

    ResponderEliminar
  31. Excelente análisis y muy interesante coloquio.. después de leido todo me atrevo a dar mi opinión que es del todo positiva de ésta cinta de Allen.
    El pesimismo-fatalismo de Woody tan traido y llevado en todo su cine siempre tiene un toque de humor y cierto optimismo por muy "negras " que puedan resultar la peripecias de sus protagonistas.
    Solo en Macht Point nos deja con la terrible sensación de que no siempre el culpable recibe su castigo. En el sueño de Casandra nos presenta tambien una historia turbia que no parece de él.
    Pero en ésta pelicula ese paseo onírico de Owen Wilson es absolutamente feliz porque es su mundo de deseos y de ilusiones y ni siquiera al volver a su realidad pierde la esperanza de obtener otra vida mejor de la que tiene.

    A mi me encantó, pero es que con Paris de fondo yo no soy imparcial jiji :-)

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  32. Todo lo que leo de la pailicula es bueno, definitivamente tengo que verla...

    ResponderEliminar
  33. Un análisis completo y muy bueno. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  34. Apasiona Allen. Es lo que extraigo de tu crítica, de los comentarios y del resto de reseñas. Aún no la he visto amigo, pero tengo unas ganas enorme. Soy fan de Allen. Por reparto y por escenario es una de las imperdibles este año.

    Incluso suena para los Óscars.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  35. Hola, Mario. Yo reconozco que soy una seguidora, y admiradora, tardía de Woody Allen. No todo el cine de Allen me gusta por igual. Esta en concreto me encantó. Creo que es una película con una magia y un encanto especial. Me encanta todo, la historia, la maravillosa música, el guión tan original, las interpretaciones. Y..París.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  36. Hola Mario! te dejé un comentario y me ha extrañado no verlo, quizás fue el mismo día que lo intenté en otro blog amigo, y tampoco quedó grabado; será algún fallo de internet. Bueno, decirte que de Woody Allen, la verdad no he visto mucho, pero esta peli que citas me parece interesante de ver, sobre todo por la época y ciudad en la que está ambientada, ya que los años comprendidos entre finales del siglo XIX y principios del XX, fueron los más creativos, en todas las facetas, de esta mítica ciudad.Será cuestión de visionarla, pues me ha picado la curiosidad. Besos

    ResponderEliminar
  37. Hermosa película. Para volver a enamorarse de Woody Allen. Ya junto a La Rosa Púrpura del Cairo como mis dos películas preferidas del director.

    ResponderEliminar
  38. Esta película sólo la conozco por la revista que diseña mi santo esposo y sé el trabajo que les ha dado jejeje.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.