jueves, 9 de julio de 2015

La Trilogía de Texas: The Passage, Low Tide y Stop the Pounding Heart

El italiano Roberto Minervini realiza una trilogía de películas ubicadas en Texas, EE.UU, una etnografía del interior de Norteamérica precisa e iluminadora, habiendo además una crítica respetuosa, pero sutil, sobre la realidad nativa del sur, en una mezcla de documental y ficción, más, o menos, pronunciado, en el aspecto real, digamos que periodístico, dependiendo el filme, aunque todos bajo una gran carga emotiva y vivencial, teniendo muy a flor de piel su cualidad existencial y humanista, con aspectos muy cercanos a la vida misma, desde lo bastante cotidiano, de ahí su lado documental, en el retrato de la acciones verdaderas de los llamados “actores” que en muchos casos es como que se interpretaran a sí mismos, son ellos, sobre todo en las dos últimas películas.

En The passage (2011) hay mucha más ficción de por medio, pero no la hace menos interesante, en la relación de un ex convicto recién salido de la cárcel y una mujer mayor de ascendencia latina que sufre de cáncer terminal, ambos seres solitarios. Para lo que de la casualidad hacen un trato de viajar juntos en el carro de él a cambio de dinero, sustento, viendo que al comienzo el hombre busca solo sacar provecho del asunto, incluso le roba en cuanto puede. De lo que más adelante nacerá una amistad genuina en su rumbo hacia la última esperanza (palabra clave, como en aquel cartel simbólico y coyuntural de Obama), un lugar de sanación popular de tipo cristiano, de lo que en el camino encontraran a un tercer personaje, un artista británico, que es flojo en su intromisión narrativa, pero que de todas formas los convierte en una pequeña banda de seres sufridos y marginales, mejorando mutuamente con su interrelación común, en un vínculo fresco de reflexión y humanización.

Hay que hacer notar que Minervini utiliza actores no profesionales, una grave fuente de virtud, un soporte indispensable, observando su predominancia natural de aire espontáneo en escena. Son harto talentosos en su realismo, ya que deben cumplir con interpretar fuertes conflictos emocionales, como el desamparo y la soledad, la necesidad de una madre, tras el desorden, la fiesta, el alcohol, el sexo y su aspecto hippie (termina muchas veces desnuda inconsciente por el piso), del espléndido niño de Low Tide (Marea baja, 2012) con su distraída progenitora, una persona que es más mujer que madre y debe aprender su lugar y obligación afectiva, habiendo gran énfasis y ternura en una repentina pero justificada crisis interior a ese respecto, un trabajo complejo que hay que decir que resulta muy solvente, sobre todo viendo que parte de hasta el acto más mínimo del chiquillo, como cuando carga una bolsa de hielo hasta el hogar, recicla latas para venderlas, juega con una serpiente o unos sapos, o solo echa a saltar en el colchón o a bañarse en una piscina inflable con unos diminutos peces, viendo que luce autosuficiente cocinándose, lavando la ropa o hasta cuidando de su madre, pero la verdad es otra y llegará intempestivamente, faltándole algunos pequeños nexos para hacer limpia y más correlativa la narrativa, y es que no solo yace abandonado, sino bastante necesitado de afecto.

Al mismo nivel destacable está la fluidez y sentido de verosimilitud –sopesando que tiene de mucha verdad en contexto general-  de la sencilla muchacha llamada Sara, de Stop the pounding heart (2013), que analiza su tímido punto de vista y lo contrasta con el dominante entorno, en el enfrentamiento con una sociedad machista y patriarcal, de hombres, con un feminismo que nace curiosamente de su temple y entrega laboral familiar, cuidando cabras y de una granja con 11 hermanos (recordándome a Luz silenciosa, 2007, o cierta pureza, austeridad y naturalidad del cine de Robert Bresson, aunque su prominente lado documental consigue ser más vivo, realista y efervescente), como proviene además  de una madre modélica y curtida siempre discursiva y aleccionadora que le impulsa como ser humano, de que todo lo puede, diciéndole que le esperan grandes cosas, aunque lo diga como un cliché o superficialmente, pero que sin embargo se contradice ofreciéndole la palabra omnipresente de la biblia, y un lugar relegado a sus anhelos juveniles como simple esposa rural tras un marido cowboy o granjero, que se ve dibujado en un chico, un macho cabal texano, que monta toros.

En Stop the pounding heart, ante el poderoso dilema de la libertad y el enamoramiento que vislumbra el futuro, ella responde de que rehusará casarse, hablando infantilmente, de forma inocente, transparente, producto del corazón palpitante, de su vitalidad e intensidad íntima, que encima sufre por un amor que es su lucha silenciosa, esa que sutilmente vemos detrás de los quehaceres y la calidad de hacendosa que la tiene sumisa, pero dispuesta a ser esa princesa de la misteriosa conclusión, en la ilusión pura, fuera del final que le toque vivir, casada y domada, o libre en otra parte, o quizá sí (ella misma) dentro de su idiosincrasia, cosa que queda oculto para la imaginación, fuera del sentir de un desenlace optimista, como la mayoría de los que articula Minervini en sus películas, salvo el triste final (inevitable) de The passage en el retorno de aquella peregrinación de tres especie de hermanos, unos compañeros espirituales, en dicha road movie, unidos por unas cuentas individuales que saldar (la familia, la realización personal, la vida misma), la reconciliación con el mundo y darse una nueva oportunidad, así sea simplemente dentro de la simbología de la fraternidad, la alegría circunstancial y la paz de sumergirnos en un río frente a las montañas, o en el mar y un abrazo intenso entre lágrimas como en Low Tide. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.