viernes, 11 de abril de 2014

Grand Central

Presente en Un certain regard en el festival de Cannes 2013 y en el festival de cine independiente de Buenos Aires (Bafici) de este año en la competencia oficial internacional, la segunda película de la francesa Rebecca Zlotowski es una historia que versa sobre la adaptación a una vida confortable en la clase trabajadora de parte de un joven llamado Gary (Tahar Rahim, actor en ascenso que hace de un espíritu noble pero pedestre, con solvencia,  aunque deja un resquicio de oscuridad bajo una frase común, tú no me conoces, y sin salir de su cuadrante puede ser enérgico e impredecible como en Un Profeta, 2009, de donde una vez más el “hambre” más que la malicia empuja) que viene de una existencia austera, con una madre indiferente, una hermana recriminadora y una educación básica, que encuentra la ansiada paz en la localidad del bajo valle del Rhone, donde labora en una planta nuclear, solo que pronto –como no podía faltar- esto se quebrará cuando se enamore de la bella, seductora y desinhibida Karole (Léa Seydoux, en toda boga, que llora como las grandes, y tiene en sus movimientos un aire campechano que bascula con su atractivo y su provocación, cuando quiere, sobre todo en esos ojos hipnotizadores), futura esposa del mejor amigo de su patrón.

Con esta sencilla trama se arma una estructura que se mueve muy bien esquivando ser cuadriculada en un marco reducido y manido, provocando el alargamiento del descubrimiento y la consabida debacle creando a un punto muy saludable su lado de novedad, sabiendo escapar y potenciar a la vez su contexto que se mueve en el ambiente de la planta nuclear mientras el eje es la oculta relación que mantienen Gary y Karole.

En el estilo de Zlotowski está que maneja muy bien la elipsis, y el acortar harto las explicaciones y por ende las escenas haciendo que llenemos espacios, saltemos preámbulos y avancemos a un ritmo cautivante sin caer en lo abrupto o lo mutilado, si bien hay uno que otro momento algo corto al buen uso. Gracias a una visualidad imponente, a lo que llamaríamos puro cine, sugiriendo y proyectando, bajo una mirada bella, artística, como la voluptuosa pierna y el roce en el carro o el caminar guiados por el silencio y las miradas del deseo hacia un paraje boscoso donde la pareja pecaminosa hace el amor.

Otro rasgo, la ambigüedad, ¿a quién ama o le es fiel, Karole? Que es el leitmotiv y objeto de creación o destrucción de los seres humanos involucrados, y yo diría que ambos, en una pasión que valga la redundancia hierve de fuego “secreto”, sin sobrexplotarlo o anunciarlo literariamente, sino más bien haciendo uso de la elegancia, mucha arte, el buen hacer cinematográfico y la inteligencia de su autora, alguien a quien seguir definitivamente.

La proyección y la imaginación del espectador son muy necesarios con este filme (la compenetración con el vínculo afectivo de la pareja de protagonistas que pienso asegurada ayudará mucho a poner de nuestra parte), aunque muchos no lo noten y no lo perciban así, para apreciarlo en toda su medida aun siendo fácil de ver y seguir, porque sin ello será como ver disminuido su verdadero valor –auspicioso con unas formas, esquives, engrandecimiento de los detalles y anexos que hacen de éste relato una composición mayor- y muchos creerán que están ante una obra menor en su magma y sentido, donde mucho hay que interpretar y cavilar para deducir una posición, ya que tiene muchos rodeos además, habiendo mucha duda, y misterio, un cierto aire raro y endeble en la atmósfera que crea su trama, como con esa constante alerta de contaminación, la sombra de la muerte que vuela apenas perceptible pero muy perenne si aguzamos la vista (véase ese anticipo de terror y discreta brutalidad en el rasurado de cabello de la amiga de Karole, una chica radiante, como observamos en un canto suyo anterior, que llora, teme y facilita la noción del peligro inminente).

En su reparto contamos con Olivier Gourmet como Gilles, quien entrenará al joven ágil de entendimiento y entregado a su trabajo, hasta lo heroico, Gary. Tiene algunos ratos memorables, como cuando yace desnudo en la banca ante el chorro de agua que trata de limpiarlo de la radiación, o sobresaltos y gritos imponiendo su figura “ordinaria” y absorbida por la planta nuclear. Es loable ver que este actor siempre puede cambiar de registro emulador con algunos simples toques. Parece una persona distinta con naturalidad y simplicidad, pero con mucho talento. Con él, Denis Ménochet como Toni, el tipo rudo pero también extrovertido, novio de Karole. Articulará más complejidad de la que se cree, si bien es mucho un accesorio pequeño de la trama. De sí se desprende la sensación de conflicto, como en tantos momentos, sin embargo muchas veces Zlotowski como en la vida misma hará caso omiso de ello, como apagando o prendiendo nuestra atención en pseudo climax, aunque tendrá sus lapsos de entregarnos lo que predispone, pero siendo una historia madura, coherente, realista y no tan efectista. 

1 comentario:

  1. Me estrenaré con Zlotowski con este fim, la verdad es que los anteriores no me habían llegado aunque me los anoto, a ver qué tal. Me gustan tus impresiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.