lunes, 24 de enero de 2011

Temple de acero


Ethan y Joel Coen nos traen el remake de “True Grit” de 1969 en donde trabajó John Wayne y que le permitió alzar por única vez una estatuilla dorada. Ésta vez “Rooster” Cogburn es personificado por el ganador del Oscar, Jeff Bridges, en una actuación exaltante del tuerto, barrigón, de disparo fácil, alcohólico aficionado al whisky y comisario enjuiciado por un par de asesinatos en defensa propia, quien acepta que la jovencita de catorce años Mattie Ross (Hailee Steinfeld) lo contrate para liquidar al asesino de su padre.

El asesino Tom Chaney (Josh Brolin) escapa a territorio indio con dos monedas de oro que robo a su víctima, se une al bandolero “Lucky” Ned Pepper (Barry Pepper) y su pandilla. Hasta él quiere llegar la jovencita Ross, de terco, valiente y astuto carácter, dispuesta a toda costa a vengar a su progenitor. También está detrás de Chaney, un ranger de Texas de nombre LaBoeuf (Matt Damon), que lo busca por la recompensa que hay tras su cabeza por el asesinato de otro hombre.

Este western te atrapa con rapidez, Bridges se apodera del personaje y te hace creer en este hombre sencillo de grave habilidad con el gatillo, sujeto que tiene una vida quebrada y sin rumbo, pero eso no lo hace ningún melancólico, sino mucho más que eso, un tipo avejentado, rústico, seco, descuidado, irresponsable pero también justo, seguro de sí, superlativamente osado, un poco sabio, leal, transparente entre otras virtudes que enriquecen su figura. Él es un antihéroe que se gana la admiración del espectador, que demuestra que es alguien a quien temer sin tanta alharaca detrás, el que es un hombre peligroso sin parecerlo, al que se puede subestimar y llevarse un tremendo impacto. Otro personaje de hábil manufactura histriónica, LaBoeuf parece un parlanchín, alguien falso, demasiado serio, un poco torpe, además de vestir algo bufo con un traje mismo explorador americano de cuentos infantiles, pero resulta ser también un pistolero raudo y de temer. Mattie viaja con ellos, quiere que a Chaney lo ahorquen en su pueblo por el crimen que le arrebató la vida a su padre, Cogburn la respalda; LaBoeuf quiere llevar al asesino a la tierra donde sucedió el crimen que lo ha convocado para recoger la recompensa, no se ponen de acuerdo y se separan, luego se reencuentran y empieza la balacera.

La acción tiene dos tiempos, primero Mattie busca quien pueda hacer el trabajo que acabe con su enemigo, arregla los negocios abandonados de su padre y empieza su odisea tras Chaney. En esos momentos se presentan los personajes, se les conoce, lo que le da sustancia al relato. En la segunda parte empieza la acción, con errores, sorpresas, idas y venidas, enfrentamientos memorables, persecuciones, encuentros con consecuencias, un ritmo de aventura con picos y bajones que reparten la emoción en grado pertinente. Ésta es una película que no solo aborda el salvaje oeste y su código de tirar a matar, la ley del más fuerte, sino que le da un matiz humano dándole forma a los personajes, sobre todo a Mattie y a Cogburn, empleador y empleado que entablan una conexión de franca amistad mostrándose tal cual en el caso del comisario, mientras la chiquilla parece tener toda las características del ser fuerte y decidido, que destaca con una personalidad más masculina que femenina. Cogburn es más complejo, muestra tantos defectos como se puede uno imaginar, incluso es violento como cuando mata a sangre fría al asesino de alguien que le está dando información, tampoco es que sea un dulce, tiene una sensibilidad innata que fluye sin que se dé cuenta pero es un tipo bravo al fin y al cabo pero sin entrar en el típico pistolero de apariencia atemorizante, él se muestra mediante sus actos. Por todo lo dicho, Cogburn es una magnifica creación en manos de Bridges que llena perfectamente la imagen, Mattie también luce excelente por la actuación de Steinfeld, tiene el carisma propio de su juventud y representa la madurez que le da la seguridad omitiendo la duda que la encamina a cumplir una misión, es más llega a hacerse cargo de manera creíble.

Chaney y LaBoeuf son más limitados, realmente acompañan la historia, le da uno el motivo a la trama lo que crea en su persona una importancia grande por lo que representa pero es más una razón que alguien que por su cuenta sea artífice de grandes encuentros dentro del filme, apareciendo en contadas ocasiones y sin parecer un némesis impresionante, es una actuación realista de un tipo ruin y vulgar muy bien desarrollado aún en su corta presencia por el muy buen actor Josh Brolin que coloca una fiel interpretación de un ser mezquino en pantalla. El otro proporciona los giros necesarios para darle mayor valor a ésta realización, es el ayudante de las hazañas, Cogburn no brilla solo dando una mirada irreal a su persona sino todo lo contrario se asienta en una performance verosímil, por eso comparte las escenas de violencia con el ranger de Texas.

“Lucky” Ned Pepper provoca los duelos vistosos, hace más brillante la persecución, la interpretación de un sucio pistolero cruel le queda perfecta a Barry Pepper que hace un trabajo por arriba de lo correcto. La batalla de su grupo y él contra Cogburn respaldado por el rifle a manera de francotirador de LaBoeuf, en cambio de ubicación porque en otra escena a los dos los coloca en el lugar contrario aunque en circunstancia menos gloriosa para el ranger, es rotundamente magistral, llena de la adrenalina que solo un intercambio de tiros en una secuencia y planos vibrantes con sus riesgos y altibajos puede producir cuando se administra con diestro planteamiento. Los hermanos Coen han creado un western brillante, que hará disfrutar al espectador de un momento especial, de esos que el cine nos da cuando el material se transforma en lo que sueña el realizador, cuando el anhelo se vuelve una tangible realidad. Charles Portis (1933) debe estar feliz con lo que se ha hecho con su mejor novela.

3 comentarios:

  1. Mario, have you seen the John Wayne original? Would you say this was better? I'm going to see Black Swan later this week, but, on the basis of your review, I'll add this movie also.

    ResponderEliminar
  2. Excelente reseña Mario. Lo explicas de maravilla.
    No puedo estar más de acuerdo.
    buscaré la de Portis.

    Saludos :-)

    ResponderEliminar
  3. A mi tambien me ha gustado mucho lo que has escrito sobre la admirable pelicula de los Cohen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.