lunes, 23 de mayo de 2016

Peace to Us in Our Dreams

El último filme del respetado cineasta lituano Sarunas Bartas puede leerse como dos propuestas en un mismo lugar, aunque interconectadas, una más narrativa y convencional, poco original y básica, la de un chiquillo de un hogar conflictivo jugando con un arma robada de unos cazadores, la otra sobre el dolor existencial, en un sentir poco claro, ambiguo o medio silencioso, a la vera de la búsqueda de la coherencia del mundo (incluyendo lo ficticio, preguntas filosóficas y también tan cotidianas, ya que conciernen nuestra paz), partiendo de nuestra realización emocional, para lo que el sufrimiento se divide en tres casos, que son fatalidad, nostalgia y depresión. 

Bartas interpreta a un padre y amante, haciendo de guía espiritual y psicólogo, de su hija y de su pareja, la hija es la propia en la vida real, debut de Ina Marija Bartaité, que recuerda la belleza física de su verdadera madre, Yekaterina Golubeva,  musa de las primeras películas de Bartas, a quien trataba en sus obras con delicadeza, pero de a pie, en las peores condiciones contextuales de una trama realista y social, extrayendo a la mejor actriz de ella, como ahora lo intenta pacíficamente con Ina. 

Peace to us in our dreams (2015) es en buena parte autobiográfica, dedicada a la figura de Yekaterina Golubeva, a la que vemos en archivo brevemente y queda en el ambiente, en el que es un trabajo con los lugares típicos de estudio de Sarunas Bartas, un mundo humilde, solitario, melancólico, pero  aun así con belleza, por lo menos en alguna expresión (acotando que a Golubeva solía extraerle grandes momentos), en el campo o en el lugar más frío del planeta. Bartas captura y trasmite sensaciones, tanto como estados de ánimo, destellos, teniendo un manejo hermoso de lo femenino en estado puro, y con ello nuestra humanidad general, como en aquel desnudo de esa violinista sufrida que interpreta otra debutante, Lora Kmieliauskaite.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios ajenos a la bitácora. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.