martes, 18 de marzo de 2014

The Selfish Giant

Dos mejores amigos, Arbor y Swifty, se meten mucho en problemas, más por culpa del primero que representa una mala influencia, el otro es el niño grande y tonto de buen corazón como dicen todos, y él mismo se conoce. Soy blando nos expresa en un momento de estar cansado de tanta fechoría, pero evitando dejar de lado a su problemático camarada. Entre sus actividades para conseguir dinero, ya que son de familias pobres inglesas, está recoger y llevar material al negocio de un chatarrero, Kitten, que los explota, y un poco los maltrata. Un diálogo nos coloca el panorama, hacen lo que los adultos temen en la ley, para no tomar riesgos propios, y en esa búsqueda, está robar cable eléctrico, pero también ayudar con su caballo, con el que se realizan apuestas de carreras. En sí, ese es todo el contexto.

Estamos ante una cinta pequeña, algo repetitiva si se quiere, al punto que da la sensación de estar dilatada a pesar de su corto metraje, si bien varia dentro de sus mismas coordenadas, es decir, a razón de las malacrianzas de Arbor, su insolencia y total espontaneidad como rebeldía, en el colegio y con cualquiera, no respeta ni a su madre, y su refracción en Swifty que por hacer de leal compañía le sigue, comparte culpas –como la expulsión tras el bullying, el afecto y la ambigüedad de la lección- e hiere a su débil madre –la de perenne rostro compungido, un cliché en sí, aunque existe y mucho- que solo quiere que sea una buena persona, que estudie, siendo todo lo contrario a exigente o autoritaria; y sus correrías tras objetos de metal para recibir una propina. En ese trayecto se exhibe las personalidades de estos pequeños de 13 años, su libertad, desarreglos y nobleza.

Es un retrato que maneja muy bien la idiosincrasia de la adolescencia, sostenida por el vínculo de la amistad, eje del filme, que llega a conmover como drama. En un vuelco de trascendencia. Y en esa novedad yace el punto fuerte y éxito del conjunto, cuando parecía muy poca cosa, aunque ostenta además una lograda elucubración cotidiana, amplificada por los exabruptos, arrebatos, enojos, gritos y un cierto cariz primario de ir a la gesticulación violenta y a las acciones, aunque no terminen siendo extremas. Hay mucha exaltación, que puede ser un recurso que se sobreexplota para dar con la imagen que se quiere, de vivir entre gente ordinaria, pero también es que Arbor propicia mucho la reacción ajena, al no contener su constante reto, intensidad y osadía. Que hasta toma pastillas.

La directora Clio Barnard no es que nos traiga algo arduo, pero sabe enfocar y aprovechar su temática (el leitmotiv, el egoísmo, es el trabajo de un 80% del relato para llegar a la simbología del caballo que es cepillado), siendo un cuadro verosímil, cargado de energía, como sus criaturas. Sabe reflejar a la clase trabajadora, aunque tienda a mostrarlos belicosos, sin que lleguen a actos demasiado deplorables, ya que maneja en ellos también estados de consciencia a fin de cuentas, aun habiendo “necesidad” de romper las reglas, hay vandalismo y robo, se recurre a la picardía, que en los niños es producto de una excesiva vitalidad y falta de una figura de autoridad. La permisividad es flor de sus días. Y en ello la trama nos hace en buena parte indulgentes en cuanto a simpatías, no obstante nos permite ver con claridad que requieren de mayor firmeza y de una conducción.

Es una película que puede gustar a muchos, sin que sea de suma originalidad, pero sí que cautiva con los pocos y sencillos recursos que administra, en como los ejecuta con humildad, solidez y sabiduría, algo de corte familiar bastante concreto con pinceladas de autoría muy leves pero harto atinadas, que se ve con facilidad. Habiendo una sensibilidad y perspicacia muy femenina en todo el filme, manejada con sutileza, como en segundo plano ante la contundencia intrínseca, rechazando ser melodramático, y yo diría que se es en todo momento opuesto a ello (se esconde el rostro, se escurre incluso del acto literal de lo lacrimógeno, se encierra uno a manera de la representación de desaparecer, de atrincherarnos, mientras se espera el ataque o castigo, el juicio sentimental, el del alma, recurriendo al gesto de compartir con la persona clave a la que se emparenta lo que se lleva en lo profundo), de la mano de un ambiente atrevido, rústico, llano, directo, sobre todo en los comportamientos, que denotan masculinidad. Y con ambos la diafanidad universal. Donde llega a haber plena complicidad tras una cruel lección de vida.

4 comentarios:

  1. Pues no tenía conocimiento de esta cinta, la buscaré, intentando obviar la reiteración y los puntos negros que señalas y quedándome quizás saciado de la curiosidad que me produce lo que nos cuentas en la reseña. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Pues hombre, no es que sea el peliculón de mi vida, pero me gustó bastante.
    En cierto modo es diferente y entretiene =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo con lo que dices sobre ella, ya que es complicado poder disfrutarla la gente debe saber que se podrá ver en el festival Atlantida que arranca la semana que viene en Filmin.es, la selección de películas de este año es estupenda, a ver si así la gente no se la pierde.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No la conocía. Y aunque no te veo especialmente entusiasmado con ella, creo que me gustaría. La buscaré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.