domingo, 13 de noviembre de 2011

Confessions

A veces la venganza se convierte en la única salida al dolor, esa es la premisa que articula la película del cineasta japonés Tetsuya Nakashima. Yuko Moriguchi, una profesora de colegio secundario confiesa que dos niños de su clase, menores respaldados por la ley de no ser castigados con prisión por asesinato, han matado a su hija Manami y ni siquiera yacen condenados oficialmente ya que ha sido interpretado el incidente por un accidente, entendiéndose que la niña se ahogó en la piscina al caer, sin embargo la verdad sale a la luz por deducción y una concatenación perfecta, para que luego al poco tiempo llegue la admisión de boca directa. Ésta les dice a todo su alumnado que ha colocado la sangre de su pareja infectado de Sida en los envases de leche de a quienes solo señala como A y B, siendo el motor de muchas consecuencias que se remiten a un pasado bien solventado.

Su resolución desata la locura de uno que queda recluido en su casa abandonado higiénicamente ante la desesperación de su madre que lo cree un chico bueno a pesar de saber que es causante de la supresión de una vida culpando a todo menos a su vástago, y el otro sufre de hostigamiento escolar ante su indiferencia de lo que ha relatado su maestra públicamente la cual ha dejado su labor pedagógica tras su maquinación que no termina ahí sino mantiene en continuo reglaje y estira sus tentáculos hacia su reemplazo quien sin querer tortura con su presencia y su buena disposición a uno de los jóvenes criminales.

El desenlace continúa y se nos muestran las existencias de los dos malos elementos que aunque pequeños son dignos de temer tan igual a los peores peligros de una ruptura del orden establecido para la convivencia civilizada dentro de la sociedad. Uno corrompido por la ausencia de su madre teniendo grandes facultades intelectuales planea sucesos violentos que atraigan su atención mientras el otro simplemente ha sido manipulado debido a su carencia de escrúpulos, su simpleza y a su sentida soledad. Ambos están aparentemente acabados o no les importa su porvenir salvo en uno resolver el cariño faltante de su progenitora. Desde éste lugar tanto víctima como verdugos están viviendo el infierno dedicados a hacer daño ante sus propias justificaciones o a desparecer del mapa en el caso del monigote demente que solo sabe gritar y encerrarse en su habitación.

Moriguchi inicia las confesiones y con ella se suceden sus dos terribles creadores, luego también otros alumnos relacionados con ellos. En medio de una infelicidad emocional se hace hincapié en el deseo de acaparar miradas mediante la red social. También se busca satisfacer solo a uno mismo menospreciando al prójimo que se convierte en poco menos que un ente vacuo e insignificante que no nos importa. La maestra destruye la inspiración de su pareja condenada al sufrimiento que produce su enfermedad tanto como su anulado cariz familiar y quien no contiene rencor aunque poco peso origina en su entorno como implicando que el mundo es un sitio donde predominan los más inhumanos. Ella tiene obstruidos sus valores como su bondad para dar rienda a su ira, para no escuchar a ninguna consciencia atribuyéndose la justicia por sus manos frente a la imposibilidad de que tenga resarcida su pérdida de ninguna forma por una reglamentación judicial que permite engendrar salvajes homicidas amparados en el absurdo de no ser sometidos al orden general sino que se rigen en la impunidad.

Definitivamente la polémica está servida, no obstante la profesora no se gana nuestro respaldo aunque no faltará inclinación subjetiva minoritaria como cuando se juzga por dar un caso la pena de muerte y no podemos más que encontrarnos en un callejón sin salida frente a unas leyes que no controlan ni cuidan a los ciudadanos nipones. Es la recriminación del sistema a través de una ficción práctica de rechazo a los culpables en alusión a la exención del menor, en el que no es un cuento de hadas ni una enseñanza moral solo pura pasión desbocada en un ir y venir intenso con un canto a la estética de la violencia y el fanatismo más exacerbado en irresponsable mensaje que no deja de ser audaz por su atrevimiento en tocar un tema tabú en la gracia de la redención sacrílega.

No es de extrañar que el cine asiático aborde dicha trama en una vertiente que se adjudica el arte sin restricciones desde hace buen tiempo y que hace de su propuesta cinematográfica una perfecta demostración de subversión artística y originalidad. No es para ganar premios sino para tallar en el culto del espectador que se mete en ese limbo fantástico donde se entiende la imaginación como puerta al disfrute lejos de lo convencional, el que peca de entretenimiento de poca racionalidad abocándose a lo emocional, a lo primitivo.

La música que acompaña la película está en el idioma inglés, habría que ser más nativo ya que provee de una identidad que se respeta más a la hora de apreciar el lenguaje de una cultura, porque uno quiere ver algo distinto y no repetir la fórmula en todas partes, clara contradicción de lo que estamos viendo que ha ganado tanto seguidor de su cine por la muestra de su perspectiva afín a su idiosincrasia. Y aunque se deja en el aire una “falla” la trama y su forma otorga renombre y señas a su procedencia como viceversa. Se trata de un pequeño gran filme aunque sus recursos lo sobredimensionan.

32 comentarios:

  1. Solo puedo decir que fue de las peliculas que mas se oyeron en la anterior temporada de premios, sonó muy fuerte, y como te puedo leer esta justificado. Cada vez me encanta profundizar mas en el thriller asiatico, guardan una atmosfera interesantisima; el trailer el film te deja con muhcas ganas. A ver cómo la consigo.
    Un abrazo Mario.

    P.D: ¿Tienes cuenta en Filmaffinity? Si es asi, seria bueno tenerte como "amigo".

    ResponderEliminar
  2. Aunque la venganza ya es un tema bastante cliché es interesante el hecho de que los asesinos sean los alumnos de la madre de la víctima.

    Le voy a echar el ojo.

    ResponderEliminar
  3. Me impresionó bastante cuando la ví. En cuanto a la ocidentalización del cine asiatico, es una ralidad, supongo que responde al propio cambio en las costumbres de esos paises, lo cierto es que se está difundiendo más desde que están cambiando de registro. Volveré a verla. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mario,
    la vi en japonés subtitulada y me pareció excepcional,no sólo por la trama que es tremendamente novedosa sino por el lenguaje audio-visual del que se vale para contar la historia.
    Una película singular,original,en un género el del thriller en el que los japoneses tienen una larga trayectoria cinematográfica,con un lenguaje siempre propio que les define.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. No conocía esta película pero tiene un argumento que me ha parecido interesante, habrá que tenerla en cuenta
    saludos!

    ResponderEliminar
  6. Mario, vaya película tan fuerte... bufff....... no la he visto pero la anoto a ver si puedo encontrarla. A pesar de los fallos que señalas parece que merece la pena verla.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Ambos están aparentemente acabados o no les importa su porvenir salvo en uno resolver el cariño faltante de su progenitora...no hay pero, el problema es que SE SIENTEN ACABADOS, si es así... AHI ESTÁ EL PELIGRO SOCIAL.

    Una reseña de culto. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho esta película. Una temporada me aficioné al cine asiático, no sólo el de terror, y hay grandes películas desconocidas.
    Una pena que pocas podamos verlas en pantalla grande.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sip, tiene pinta de ello, controvertido, polemico y original, habrá que investigar ;P
    Un beso Mario, fantastico post

    ResponderEliminar
  10. Parece una propuesta inquietante e interesante, intentaré darle una oportunidad a ver qué tal.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Como siempre tus comentarios de las películas dan lugar a la reflexión. Puede ayudar el haber visto las películas pero no es absolutamente necesario.
    En este caso tus palabras parecen invitarnos a plantearnos con seriedad el tema de la venganza y de su justificación (entre muchas comillas) cuando no hay otra salida y la legislación nos cierra todas las puertas y solo nos deja una sensación de impotencia.
    Seguro que el film (que desconozco) tiene otras lecturas todas con tantos matices como espectadores, pero muchos nos solidarizaremos con las víctimas y aplaudiremos, también con infinitas comillas, su proceder.

    La pregunta del millón es ¿Pueden hacer algo los gobiernos contra esta ola de delincuencia que como un tsunami lo arrasa todo?

    El recuerdo de los muertos en México, por citar un fenómeno de delincuencia casi infantil que todos conocemos,viene rápido a la mente. ¿Realmente alguien cree que la Ley puede hacer algo? La cosa es más profunda y llega hasta las raíces menos confesables de la sociedad...

    Lo dejo, porque este es tu blog. Pero tus comentarios siempre dan mucho juego.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Confessions es una de mis películas favoritas de este año. A mi la música si que me gustó y es muy habitual en las películas orientales usar canciones extranjeras de forma reiterativa. Wong Kar Wai también lo hace habitualmente y sus películas no pierden su identidad oriental por eso. Confessions es otro magnífico ejemplo de exagerada venganza oriental, con una visión más psicológica.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Una critica excelente, mezclando perfectamente opinion personal, trama y conocimeintos cinefilos. Aunque la palbra esta suene pretenciosa.

    La pelicula buena, no una maravilla de las que a veces nos regala ese cine oriental. Como bien dices mucho mas interesante ultimamente que el nuestro. Pero si muy interesante.
    Saludos y muy buena critica, por cierto paris texas, grande de verdad....

    ResponderEliminar
  14. Hola Mario! Estos casos de asesinatos producidos por menores, son los mas injustos que existen para las victimas; no se les puede aplicar la ley de los adultos, por lo que a los 4 dias ya estan haciendo una vida normal.Precisamente aqui en ESpaña se esta viviendo el caso de una adolescente asesinada pero cuyo cadaver nunca ha sido encontrado, y desde luego los asesinos, chicos de entre 15 y 18 años, no tienen ninguna pretensión de desvelar donde se encuentra, por lo que el sufrimiento de los padres se ve incrementado; parece que se burlan de la justicia y de estos pobres padres deseperados, y actuan como verdaderos psicopatas sin sentimientos: lo mas curioso es que la mayoria de ellos provienen de familias estructuradas, y se han desenvuelto siempre con normalidad en la sociedad. Por eso la película que citas me ha recordado el caso. ¿Es licito que un menor asesine impunemente? ¿Se deberian cambiar las leyes para poder juzgarlos como adultos en estos casos?Lo cierto que siempre salen voces defendiendo a estos asesinos a los que llegan a considerar incluso victimas de la sociedad. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Me recomendaron esta película hace unos meses y la descargué para verla, pero al final no la vi :(
    Ya he leído otra reseña muy buena de ella, así que la tengo que ver ya!
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Coge un hecho más o menos sencillo (la muerte de una niña a manos de dos casi adolescentes, la hija de la profesora de ambos chicos) y a partir de ahí se articula una historia llena de giros, matices, lirismo visualmente poderoso, primitivo y adornada originalidad.
    Creo que su sentimentalismo, muchas veces demasiado ingenuo (la atención que requiere el hijo de una madre decepcionada y cruel, por ejemplo) y su estética preciosista y casi obsesiva en los detalles más sencillos y familiares tienen que ver con la tradición más manga, aunque la peli no sea exactamente manga.
    En resumidas cuentas y no extendiéndome mucho más: una película original (la vi ayer mismo, por eso la tengo tan fresca) en sus formas y tremendamente ágil en su narración, con un imaginario luminiscente en el que destacan los aspectos más primitivos y éstos se muestran como un espectáculo que conmueve, pero que a pesar de ese primitivismo tiende a exagerar y peca de afectación, haciendo de tal espectáculo algo casi increíble.
    La peli no está mal. Demasiado japonesa para mi gusto, con todo lo que significa, sobre todo en el cine nipón más reciente para un gusto como el mío demasiado europeo y hollywoodiense (qué se le va a hacer, es la cultura en la que me eduqué, auque valores otras cosas a las que no del todo acostumbrado –aunque cada vez más-, como esta película Confessions; peli destacable, pero con sus trampas evidentes para hacerla más espectacular (ya me repito con la palabrita ;-P ) Hay que reconocer que en este tipo de cine el adorno es un componente que se utiliza con bastante habilidad y eso es algo a tener en cuenta y a valorar… muchos europeos deberíamos aprender en ese sentido del cine japonés y oriental (sobre todo en cuanto a su lirismo y plasticidad).
    Un saludo, Mario.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta el cine asiático, en general, hasta ahora me he llevado muy pocos chascos con él.
    Pero mira que esta no me termina de llamar especialmente, imagino que acabaré viéndola, pero me da una pereza...

    Besotess

    ResponderEliminar
  18. Magistral, si te dijese otra cosa te mentiría, este filme me encantó de principio a fin, lo vi dos veces en dos días y ahora recordándola me han dado ganas de verla de nuevo. Ya te he contado alguna vez por aquí que el cine oriental me apasiona (en especial el surcoreano) pero cuando vi esta cinta japonesa me quedé sin palabras, la manera en que se juega con el espectador, las estrategias argumentales, los engaños, la venganza, el odio... "Confessions" (la vi en japonés) me pareció un cúmulo de pequeños detalles sublimes que la convirtieron en unas de mis sorpresas de principio de año.

    Gran reseña, muy de acuerdo en algunas cosas. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Es cierto que en Japón -y sirve para muchas vertientes- en lo último que piensan es hacer algo para adjudicarse un premio. El resultado puede ser una obra maestra o un tremendo bodrio, pero lo que nadie les puede quitar es su originalidad.

    En cuanto a lo de la música en inglés: La gran mayoría de japoneses simplemente aman la cultura norteamericana, al punto que ya es parte de su propia cultura. Hay cds de bandas de rock y pop donde es común mezclar el idioma japonés con el inglés. Lo que para muchos latinos es común el spanglish (o aquí el portuñol), allá, en la isla, y sobre todo en las nuevas generaciones es recomún una especie de nihonglish, e incluso optar solamente por el idioma anglo.

    Saludos

    Manolo

    ResponderEliminar
  20. Para mí es una de las mejores cinta del año, como bien dices de culto (los americanos deberían alucinar cuando se la enviaron a los Oscars) con un estilo que es puro arte, pura originalidad y que no deja indiferente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Excelente critica Mario ,este filme es muy recomendable y como la cuentas tu,incita a verla mas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. El tema de la venganza y de la indefensión de los ciudadanos ante determinadas agresiones que no son debidamente castigadas por la justicia está hoy más de actualidad que nunca, y probablemente en bastantes países. Me apetece ver la película, por lo que comentais sobre ella y porque no estoy para nada al tanto del cine que se hace en este momento en los países asiáticos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Muy agradecido por tu visita y por tu espléndido comentario.
    Con esta mía te correspondo, prometiendo volver con más tiempo a disfrutar del contenido de tu blog.

    ResponderEliminar
  24. Habrá que verla. El cine oriental me apasiona. Ahora lo miraré, pero no recuerdo que se haya estrenado en España... o se me pasó. El tema de la venganza es muy recurrente en el cine japonés. A mí me gustaron mucho 'I saw the devil' y la trilogía de la venganza de Park Chan Wook, 'Old boy', 'Simpathy for lady vengeance' y 'Simpathy for mister vengeance'. Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Has cambiado la estética!Confessions es una película que me gustó mucho. Sorprende porque de primeras no te esperas algo así. Debía estar nominada al Óscar, lo merecía.

    Un abrazo Mario.

    ResponderEliminar
  26. Me gusta tiene buena historia ¿esta es la película que japon quiso llevar a los oscar? Buen post saludos.

    ResponderEliminar
  27. Hola Marío,El cine asiático parece tener especial fijación con el tema de la venganza.
    Múltiples películas, en especial la trilogía de Park Chan-Wook, han tocado el tema con especial acierto. En ésta ocasión, el simpático y con cara de buen hombre Tetsuya Nakashima nos ofrece una visión distinta, contada a través de las confesiones de los diferentes protagonistas de la historia. El debate que plantea es estremecedor, ya que la venganza es contra unos alumnos de un instituto japonés, los cuales han matado a la hija de su profesora.
    El film nos ofrece una apasionante historia, llena de giros y distintas visiones, cuenta con un guión y una banda sonora impresionantes, y un tratamiento de las imágenes bellísimo, hecho que se le puede achacar como aspecto "negativo", ya que a veces el director se recrea en el mismo, pero el conjunto merece un visionado apasionante. Lo mejor para mi el desenlace, la banda sonora y el guión, lo peor peca de excesiva.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  28. No la he visto, pero viendo el panorama actual de peliculas ocidentales, cada vez el cine asiatico gana mas enteros. Esta en particular si de algo tiene pinta es de ser...demoledora. La vere sin duda. Cuidate y como siempre extenso y buen comentario, no solo sobre la pelicula. Mas bien, sobre la vida en si. Cuidate

    ResponderEliminar
  29. El cine asiático me está dando grandes sorpresas últimamente. Hace poquito ví la coreana Poetry, una delicia de película. Y después de ver tu increíble reseña, incluyo entre mis pendientes ésta, que se ve buena, aunque tiene que ser dura de ver, por lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  30. Muy buena y golpeadora. La vi en un Festival de cine en Málaga antes de su estreno oficial y también me molestó ese detalle de la música, desentona y te recuerda que estás viendo una película y no puedes integrarte del todo en la trama. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.