sábado, 21 de febrero de 2015

Pronósticos del Oscar 2015

Un año más de análisis (éste es el cuarto en el blog) de esa fiesta que es el Oscar, para todo cinéfilo, y muchos espectadores de especial ocasión, ya que el cine está en todas las personas de alguna forma en más o menos medida, aunque sea una premiación subjetiva a fin de cuentas, y por ende un pensamiento, el de la Academia de Cine Americano, el evento cinematográfico más famoso y popular del mundo. De lo que en negrita irá no el pensamiento de la Academia, que lo analizaremos y expondremos a su vez, sino más bien la elección de nuestro criterio, sustentado, para que sirva de cotejo en la apreciación de la gala. En los principales rubros.

MEJOR PELÍCULA
Selma
The Theory of Everything

Para empezar dejamos el ranking de mejor a menor película, que analizaremos a continuación:

1.-Whiplash
2.-Birdman
3.-The Grand Budapest Hotel
4.-Boyhood
5.-The Theory of Everything
6.-The Imitation Game
7.-Selma
8.-American Sniper

La película que va con la filosofía del Oscar, y su siempre buscado consenso con el público, dar la sensación de que la elegida de la noche se trata de la más simpática para la mayoría, la que menos se podría recriminar, el sentir de “y todos felices”, esa ganadora sería Boyhood. Sumado a la ambición de identificación de 12 años de trabajo, siendo un esfuerzo independiente, con una temática muy americana y universal, anclada a la nostalgia.

Sin embargo, en cuanto al logro conjunto en sí, tras una mirada pormenorizada, fuera de decisiones que partan de lo externo, y a su alcance como arte, la mejor es Whiplash, porque asume muchos riesgos, es intensa  y apasionada formalmente, como la batería que le describe; logra que lo artificial tome sentido propio, y en su atrevimiento y creación en sus reglas internas exhibe la grandeza de la originalidad, sin que sea algo extraño o críptico. Hace cine en toda la palabra, aparte de que es endiabladamente entretenida, estudiando además el arte y la excepcionalidad en el trayecto. Y no creo, ni nadie lo cree, que gane Whiplash, sería pedir demasiado al Oscar y sus convenciones, partiendo de un filme al parecer pequeño, pero que como arte tal cual es el más grande.

De los 8 filmes, los que más me han entusiasmado han sido Whiplash, Birdman y The Grand Budapest Hotel, luego viene el reconocimiento de Boyhood por lo que ha proyectado emotivamente y conseguido en su larga labor. Birdman y The Grand Budapest Hotel junto a Boyhood son las películas favoritas, pero a un punto éstas dos primeras pueden parecerle a muchos menores ante la ambición empática de Boyhood, pero observando con detenimiento la lograda estética de The Grand Budapest Hotel, en el mejor trabajo de Wes Anderson hasta la fecha, es que vez que vence a la de Linklater, al tomar el alcance tan fusionado de la estética con la historia creando todo un mundo propio influenciado por Stefan Zweig, y la esencia  de un espíritu (creativo), mientras es poderosa en su ritmo, y más cautivante como entretenimiento. Por su parte Birdman es medio disidente, petulante, algo molesta y experimental a un grado que la hace muchísimo más novedosa y artística que Boyhood, con lo que la supera; y a The Grand Budapest Hotel con la irreverencia, riqueza y creatividad de su tema.

Otros creen que The Theory of Everything puede sorprender, pero eso sería inaudito, es un filme demasiado pequeño (se trata de la voz de una esposa sacrificada, una persona común en una labor excepcional en el cuidado de la deficiencia física y el genio de Hawking), y muy correcto (salvo la sugerencia de la posible infidelidad de Jane Hawking), siendo una propuesta verdaderamente humilde, aunque no sea mala, tenga elegancia y no busque ninguna obscenidad en su retrato.

Otra con supuestas posibilidades según se especula es American Sniper, que ha sido un taquillazo en Estados Unidos donde yace más la recaudación general del filme, viendo que en tierras gringas su gente ama éstas historias bélicas de patriotismo y culto al soldado americano, pero que sería demasiado incluso para la Academia, en la decisión de un nacionalismo tan grande, obvio. No obstante, tampoco sería una elección descabellada ya que se trata al final de la Academia de Cine Americano, o sea rinden homenaje al cine de su país, aunque sonaría un poco ridículo frente a esa universalidad que suelen clamar, si bien no faltan los que ven solo un entretenimiento puro y duro.

MEJOR DIRECTOR
Wes Anderson, The Grand Budapest Hotel
Alejandro Gonzalez Inárritu, Birdman
Richard Linklater, Boyhood
Morten Tyldum, The Imitation Game
Bennett Miller, Foxcatcher

Debería de ser Bennett Miller, es el más exigente, complejo, sutil y cuidado de todos, pero suena imposible, ya que la lucha a todas luces se centra entre Iñárritu y Linklater, que van de favoritos. Y será casi seguramente una repartición, un reconocimiento a ambos directores, al que le den mejor película, al otro le darán dirección, o al contrario.

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL
Marion Cotillard, Two Days, One Night
Felicity Jones, Theory of Everything
Julianne Moore, Still Alice
Rosamund Pike, Gone Girl
Reese Witherspoon, Wild

Aquí todo está cantado, será Julianne Moore, que está bastante bien en Still Alice, una película correcta, como no había otra forma de hacerla, visto el tema, uno del gusto de la Academia y de la mayoría de la gente que se conmoverá con el padecimiento de una dolorosa enfermedad, el alzhéimer, que le quita su mejor facultad a la protagonista, el trabajo intelectual como maestra lingüista, y la relega a las tinieblas degenerativas. Siendo un filme donde Moore llora y hace llorar. Pero que en verdad su nominación es por una larga carrera, por el amor que despierta en los cinéfilos del mundo, y si vemos recientemente por Maps to the stars donde hace una actuación de un histrionismo rabioso como lo hiciera y le valiera un Oscar a Cate Blanchett en Blue Jasmine.   

Una que le puede quitar el trofeo, que no creo que lo logre, es Reese Witherspoon, que está excelente en Wild, pero como ya he dicho con anterioridad en redes sociales, ya lo ganó por Walk the Line (2005), y no va a repetirlo frente  a la ineludible y apremiante necesidad de dárselo a Moore, que ha esperado ya mucho; pero que de todas maneras es un gran regreso al aprecio de la Academia, y del público.

La inglesa Felicity Jones salta a la palestra con la sola mención en los Oscar, como su compatriota Carey Mulligan con An education (2009) por la que fue nominada, y eso es todo para ella. Ya es una ganadora, colocándose en quinto lugar. Mientras Marion Cotillard se coloca a mí ver en el tercero detrás de Witherspoon, en una actuación enérgica y magistral en un sufrimiento más pedestre aunque muy importante en mantener el sustento de su hogar y no ser echada del trabajo, en comparación al existencialismo de una Witherspooon sumida en el abismo y en busca de la redención. Por otro lado Cotillard poco tiene que hacer hoy en día donde prima el darle su lugar a Moore. Rosamund Pike brilla en Gone girl, un filme WTF que ha encantado a un público tras el efectismo de la originalidad (todo tiene su pro y contra, acotamos), y que deja todo en el filme de David Fincher como una loca de atar, y quién sabe, puede dejar out  a muchos con un triunfo inesperado, ya que lo suyo es muy bueno, si bien antes deberá dejar en shock al mundo quitándole un lugar visto fijo para Moore. Es la que más posibilidades tiene como competencia desde la manera de pensar del Oscar. De cierta consolación.

MEJOR ACTOR PRINCIPAL
Steve Carell, Foxcatcher
Bradley Cooper, American Sniper
Benedict Cumberbatch, The Imitation Game
Micheal Keaton, Birdman
Eddie Redmayne, Theory of Everything

La lucha en éste apartado como todos sabemos es entre Redmayne y Keaton, ambos lo han hecho perfecto, que duele al final escoger a uno; Keaton desde la espontaneidad más loca, Redmayne desde el mimetismo absoluto y delicado. De lo que muchos defienden a Keaton como una causa propia, o cinéfila (fue el querido Beetlejuice y Batman de muchos, me incluyo), en el retorno heroico de un caído u olvidado, cosa que le gusta a la Academia, tanto como ver un biopic sobre la superación personal; en ello ambos van de igual a igual, aparte de que a Keaton lo favorece la idea de que ya no le queden tantas oportunidades o que le vayan a aflorar (¿lo suyo no fueron unos 20 años de oscuridad?), pero hay que ser justos, o intentarlo, y en ello veo de ganador -por muy poco más- a Redmayne, aunque sea joven y tenga un futuro promisor. Y es que Redmayne siendo a ratos secundario y sin apenas hablar ha hecho lo contrario de lo que se suele esperar como ganador, el admirar algo hiperactivo; él ha propiciado algo contenido sin fisuras ni sensacionalismos o excesos en ser Stephen Hawking, y en ese minimalismo, y gesto sensible, se oculta una perfecta performance, cuando siempre algo falta/falla, y esta vez no.

Con los demás, uno debe respetar a Bradley Cooper mucho más, pero todavía le falta un poco de camino, ese rato de “explosión” o máximo alcance de los favoritos. Pero respeto ya debe de tener, sin duda alguna, por su minimalismo gestual. Siendo un rudo y creíble soldado, cuando solía hacer de chico bonito. Lo pongo cuarto. A Carell de tercero, y es que merece estar en la liga con Keaton y Redmayne, lo ha hecho cerca de su nivel. Y es otro a quien admirar como a Cooper. Reinterpretar el encasillamiento con la comedia y su conocido talento. Como me ha pasado. Cumberbatch vale su peso en oro por ese final tan profundo y hermoso en The imitation game, en su rostro; uno queda convencido, rendido ante su habilidad, pero en general se hace poco. Pero vamos comprendiendo/justificando tanto fanático hacia él.

MEJOR ACTOR DE REPARTO
Robert Duvall, The Judge
Ethan Hawke, Boyhood
Edward Norton, Birdman
Mark Ruffalo, Foxcatcher
J.K. Simmons, Whiplash

Quienes nos pegamos con esa maravilla de serie carcelaria llamada Oz (1997-2003), enseguida distinguimos a J.K.Simmons, como un neo nazi feroz, cruel, vengativo e implacable hasta el tuétano, observando a un actor talentoso detrás de una larga carrera; como dicen los americanos, a journeyman, y es hasta Whiplash donde aparece con todo, llega a su cúspide, llora, es terrorífico, y sonríe con suma maestría, en un personaje extremo y redondo en su obsesión y parámetros, que va más allá de ser su rol de siempre -de caerle como anillo al dedo- por los matices de su expresión, una verdadera clase de actuación, como de saber aprovechar esa intensidad y brutalidad que le sale tan natural. Está cantado, es suyo y de nadie más, estando muy por encima del resto del grupo, aunque hayan destacado también.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO
Patricia Arquette, Boyhood
Laura Dern, Wild
Keira Knightley, Imitation Game
Meryl Streep, Into the Woods
Emma Stone, Birdman

Este es otro lugar seguro, para Patricia Arquette, que con una entrega a una gesta de 12 años donde es su único lugar de brillo, fuera de la serie Medium (2005-2011), y un deterioro físico de autenticidad, que tanto conmueven; como una performance bastante buena, en una madre proclive a malas elecciones sentimentales, y una devoción maternal por sobre todo; como a su vez ser fuente de cinéfila, es la bella musa onírica de Carretera perdida (1997); la hacen una candidata justa. Sin embargo, he quedado impactado por la potencia visual de Laura Dern, musa de David Lynch; por su simpatía innata, en ser -valga la paradoja- un eje de autodestrucción y existencialismo, como el meollo del asunto del filme Wild, una gran responsabilidad, que la lleva con suma naturalidad. En mi caso me parece que su humilde actuación es de lejos superior a la de Arquette, aunque es improbable que gane. Una verdadera ilusión. Otra a mencionar es Emma Stone que lo hace bastante bien, tiene mucha fuerza expresiva, sus discursos son convincentes, pero tampoco tiene posibilidades, aunque le servirá para que la tomen más en serio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.