jueves, 24 de mayo de 2012

El gran Gatsby


 “No existe fuego ni hielo capaz de competir con lo que un hombre acumula en el corazón”

Estando pronta una nueva adaptación de éste memorable clásico americano publicado en 1925 de ese genio de la bohemia de la clase alta, de la época del jazz, integrante de la generación perdida y de ese grupo de grandes escritores que ha dado la literatura norteamericana, Francis Scott Fitzgerald, que con solo 44 años de edad dejo su impronta en el arte con ésta su máxima obra, la revisamos esperando el filme de Baz Lurhmann que contará con actores famosos como Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan, Tobey Maguire y Joel Edgerton entre los principales personajes.

La trama nos narra en el contexto de la opulencia de los años 20 del pasado siglo en New York el amor y leitmotiv del misterioso Jay Gatsby, en medio de aparatosas fiestas a su expensas que encubren el apasionado deseo por una hermosa y superficial mujer Daisy Buchanan con la que compartió una inocente relación de juventud y que años más tarde se haya casada con un sujeto arrogante y mujeriego que alberga una relación extramatrimonial a vista y paciencia de todos, situación conyugal que no inhibe a Gatsby en absoluto creyéndose solamente feliz a su lado. Apoyado en un querido vecino y primo de ella, Nick Carraway, que es el narrador del relato, apostará toda su fortuna por impresionar y ganarse el corazón de esa dama que quizás no sea su mejor opción aunque es lo que siente le depara el que sabremos cómo cruel y melancólico destino en una poética auscultación literaria que se baña en pleno romance, en los sueños de un hombre enamorado ciegamente que solo busca alcanzar la figura amada que se le escurrió de las manos cuando desprotegido del mundo y sin recursos no era un buen candidato para ella.

El libro es de una precisión extraordinaria, no busca niveles de lectura en segundo plano ni reflexión que no defina específicamente sino todo sucede directamente, aprovechando cada párrafo para darle vitalidad a la historia, estando redactada con sencillez y claridad, siempre buscando sorprendernos que lo logra efectivamente; a cierto desarrollo acaece algo grave o importante que nos arrincona bajo una ávida curiosidad por seguir empapándonos de las letras, es una notoria virtud del autor generar constantes expectativas de que puede resolverse a continuación tras impresionarnos, surgen intempestivamente pero con coherencia dictadas por una evolución muy bien estructurada.

Es una crítica a la deshumanización de la alta sociedad, en donde predomina el poder adquisitivo pero sin la más mínima compasión o agradecimiento, desvistiendo el predominio de la clase social acomodada que se mueve en la superficialidad y en su falta de virtud. En el quiebre del idealismo del éxito incluyendo el plano afectivo, por debajo de la manipulación, el egoísmo y el vacío.

Ante todo es una obra para abordarla sin demasiadas cavilaciones que no se disipa ni se enreda ni quiere explayarse con grave ponderación sino con un tono elocuente y abierto, se lee con intensidad, con emoción siendo un entretenimiento de vasta calidad, sus protagonistas se perfilan con dinamismo pero con detalles que nos dibujan su esencia. Los hechos ayudan a comprender más que cualquier apunte personal, hay franqueza en la escritura para con la descripción de personajes y momentos, una imparcialidad que agrega y engrandece las figuras y su mundo, que no teme poner el dedo sobre la herida ni ser duro con ninguno, el único que se perfila en una mayor probidad por encima de los defectos siendo en parte neutral es el narrador que aunque nos hace partícipe de los acontecimientos deja que Gatzby predomine aunque haya pequeños paralelismos con su propia vida pero que él maneja de otra forma, como un buen secundario, ya que su relación con Jordan Baker, la mejor amiga de Daisy es algo muy endeble en todo sentido pero que imprime personalidad en el ambiente y hace factible una interacción que no molesta sino hace más rica la lectura, y es que es una obra muy atrapante, ágil en toda grandeza, una escritura directa al punto pero muy bien redactada, con fondo y si bien se entiende que retrata una colectividad se enfoca en sus pocos personajes que nos remiten al resto como símbolos de la frivolidad o de la destrucción del entorno producto de ésta.

Sorprenderá ver que es una literatura intima y tan romántica, o es que eso cautivó al público que celebró la novela e hizo posible que Fitzgerald se volviera inmortal que ya vivía plácidamente de su trabajo que le concedió acceder al amor de su compañera Zelda y vivir con toda holgura en libertad económica en esa aventura que fue su matrimonio. Hay unidad entre los protagonistas y su entorno, son ellos los artífices de la realidad que se maneja, sin estos no tenemos relato, la misma opulencia se vive principalmente a través de estos en su especial coyuntura, agregando detalles en algunos párrafos cortos muy puntuales que complementan, sin embargo lo resaltante es que en la obra se generan seres humanos, el  héroe despierta rumores, hizo su dinero con el contrabando de alcohol, tiene negocios con gente réproba, fue un destacado militar, estudió en Oxford, sus ojos esconden el haber matado a un hombre que es lo que algunos ven en él, y la musa puede ser adorable o aborrecible, como lo que acaece con la amante de Tom, su esposo.

Caracteres enriquecidos, hombres y mujeres en especial ambientación pero a los que Fitzgerald parece dirigirse y reprender como a cualquier mortal en la cohesión del tema y su hermoso trágico relato. Nick como Francis es nuestro espía, nuestro “outsider” que nos permite conocer un espacio desconocido que con el manejo de lo escrito se hace familiar y próximo porque es un acto de esencias más que de lugares  en que la imaginación de la mano de lo real nos enseña a otros y a nosotros mismos. Que no nos engañe ni nos destruya moral o explícitamente la suntuosidad parece ser el lema.

“Entramos. Para total sorpresa mía, el cuarto de estar estaba vacío.
-Vaya, esto sí que es curioso –exclamé.
-¿Qué es curioso?
Daisy volvió la cabeza al oír en la puerta de entrada unos golpecitos cargados de dignidad. Salí a abrir. Gatsby, pálido como un muerto, con las manos hundidas en los bolsillos de la chaqueta como si fueran pesas, se hallaba en medio de un charco, mirándome trágicamente.”

“La vía hizo una curva y se fue alejando del sol, que, al descender hacia el horizonte, parecía dilatarse para bendecir la ciudad donde Daisy había respirado y que ahora desaparecía. Gatsby extendió la mano desesperadamente como para apoderarse al menos de una bocanada de aire, para conservar una brizna del lugar que ella le había hecho agradable. Pero todo iba ya demasiado de prisa para su ojos empañados, y entendió que había perdido para siempre la parte más fresca y más bella de su vida.”

“En primer término, cuatro hombres solemnes vestidos de etiqueta avanzan por una acera con una camilla en la que yace una mujer borracha con un vestido blanco. Una de sus manos, que cuelga, brilla con joyas frías. Con mucha gravedad, los hombres entran en una casa, que no es la que buscan. Pero ninguno conoce el nombre de la mujer, a nadie le importa.”

14 comentarios:

  1. No he leído el libro Mario pero como cuentan en todos lados es maravilloso. Si he visto la película, y me gusta mucho. Con un gran Robert Redford. Sin embargo, no espero demasiado de esta nueva adaptación, no se si Luhrmann será capaz de tranquilizarse y darle la pausa necesaria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No he leído el libro todavía... pero espero hacerlo antes del estreno a finales de año de la nueva adaptación cinematográfica.
    Sí que he visto y me ha gustado la adaptación protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La novela es majestuosa, pero reconozco que nunca me llamó la atención la adaptación cinematográfica.No la he visto ¿tu?

    saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  4. Es uno de mis libros preferidos, sin ninguna duda, MARIO. Están preparando una nueva película, con Leo DiCaprio y la gran Carey Mulligan. Muy buena entrada, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué decirte de una novela que amo profundamente, como he dejado patente en varias ocasiones. La última traducción que he leído es la de Justo Navarro, y me parece admirable. Ayer mismo empezó a circular ya el trailer de la película de DiCaprio. Tiene mejor pinta de la que yo me temía, aunque supongo que será más intensa de lo que una versión fiel exigiría. Ya veremos estas Navidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Mario. Yo todavía no he leído el libro, pero he asistido a la película de 1974 con Mia Farrow y Robert Redford. Me quedé triste con la sina de Gatsby.
    Me gustaría mucho ver la película de 1926, pero ella se perdió con el tiempo. Que piena.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Una novela magnífica, por sus personajes, por su lograda ambientación, por esa crítica que subyace a lo largo de todas sus páginas... Y la película de Redford la he visto varias veces también, que me encanta. No confío mucho en esta nueva versión...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Poco que decir que no hayas comentado.

    Es uno de mis libros. Una maravillosa novela. Que creo imposible hacer una adaptación a su altura.

    La de Robert Redford, era interesante pero no alcanzaba la majestuosidad de la obra de Scott.

    De la nueva, no espero gran cosa. Aunque tiene unos intérpretes muy apetecibles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Estimado Mario; una grandísima novela. Scott Fitzgerald en estado puro (Jazz, Glamour y Ginebra). Hablar de Fitzgerald son palabras mayores de la literatura norteamericana del S.XX y mundial. La primera película que dirigió, el ínclito Jack Clayton (1974) es magnífica—muy recomendable— con guión adaptado del maestro Coppola. Exquisitos R. Redford y M. Farrow. Este último trabajo de B. Luhrmann, pues, me da que huele al “Moulin Rouge” de Kidman and Cia. Esperemos que di Caprio esté a la altura de la leyenda Redford. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. La leí hace un par de años y me encantó. Dejo otra frase:

    Había pagado muy alto el precio de haber vivido demasiado tiempo con un solo sueño.

    ResponderEliminar
  11. Una gran novela que quizás me encarguen pronto la portada ¡cruzo los dedos! La película también me gustó -solo Redford podía llevar bien aquel horrible traje rosa- y trajo la moda de las llamadas películas "retro" con títulos como "El golpe" o "Luna de papel" Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  12. Um dos meus romances favoritos. Fitzgerald é fantástico!

    ResponderEliminar
  13. Yo leí el gran Gastby en idioma original hace ya algunos a
    Os, cuando yo leía en ingles, jejenes. La verdad es que me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  14. Hasta ahora veo tu comentario del libro. Me encantó la forma en que lo describes y estoy totalmente de acuerdo, es un libro fantástico. Saludos

    ResponderEliminar

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.