viernes, 17 de diciembre de 2010

La Red Social

La Red Social se proyecta como una película que va a obtener muchas premiaciones, tiene 6 nominaciones a los Globos de Oro en las categorías más importantes, se trata de cómo nació Facebook, cómo Mark Zuckerberg logró a los 19 años construir una red que más tarde tendría 500 millones de internautas alrededor del mundo y con ello se convertiría en multimillonario a la edad de 26 años. Está narrada en el contexto juvenil de Zuckerberg cuando estudió en Harvard y si bien explica la obra que lo ha convertido en el 2010 en el hombre del año para la revista norteamericana Time se nos cuenta a través de tratos cotidianos y comunes sin exageraciones que enarbolen trayectos espectaculares, sino que el proyecto habla por sí mismo. desde lo llano. aunque está claro que se ha conseguido algo excepcional y a requerido un esfuerzo especial, intelectual y estratégico. La trama viaja al pasado, mientras se desarrolla un juicio que le entabla Eduardo Saverin (Andrew Garfield) ex mejor amigo de Zuckerberg y cofundador de Facebook; también abarca a destacar la relación que formó con el creador de Napster Sean Parker (Justin Timberlake). Es una historia de traición, de astucia y de emociones como las que propician que Zuckerberg se vengue de su ex novia y empiece a notar el alcance de las redes sociales como a usar su gran habilidad tecnológica y aunque suene paradójico de interrelación colectiva.

En La Red Social (2010) se nos narra el germen de las rencillas y los secretos más vistosos que hicieron posible Facebook, en todo ello Zuckerberg interpretado por Jesse Eisenberg se muestra bastante maduro, en control y se erige ladino, se nos pone enfrente cuán fácil es para un genio de la computación poder llegar a tener el éxito y el dinero que todo ser humano anhela, no se manifiesta codicioso pero sí se nota su perseverancia y su deseo de lograr algo importante, es un visionario, que se mueve siempre en busca del siguiente escalón. La película pasa por el tamiz de una reflexión sobre la personalidad y los atributos del joven exitoso.

La película que dirige David Fincher, director de famosos filmes como Seven (1995) y Fight Club (1999), desarrolla una trama con considerable moderación, sin sobresaltos excesivos o escándalos explosivos incluso cuando se difama a Saverin por una imposición de su condición de novato en una fraternidad, cuando Zuckerberg ataca a su ex novia o se le encuentra en mala situación a Parker, excluyendo en algo el enojo que le produce a Saverin verse traicionado por su amigo el que justifica sus acciones siempre por el progreso de su empresa que es lo que más le importa. Zuckerberg es plasmado con cualidades propias de un hombre de negocios aguerrido en su serenidad característica y sagaz pero desde la posición de un hombre instruido, ese es el ambiente en que se mueven los personajes, el de los estudiantes ricos y cultos de Harvard, se ve como un nerd le saca la vuelta a unos atletas adinerados y muy bien educados, esa es la atmósfera que construye Fincher, la de la cordura y el trato superior pero junto con el juego que permite aprovechar situaciones y salirse con las manos llenas.

La conciliación judicial no es estricta, es más un diálogo superficial, con exposiciones jocosas, irónicas y despreocupadas, recuerdos y señalamientos a manera de quejas coloquiales. Fincher no pretende aburrir y se enfoca en su ambiente juvenil, Zuckerberg está tranquilo todo el tiempo, tiene la imagen que se adecua a las dificultades, las metas y desafíos con perspicacia pero sin caer en la idealización, sin embargo está claro que se le menciona para quedar bien a pesar de que se le atribuyen actos en perjuicio de otros. Zuckerberg está para brillar finalmente, es lo que busca el director desde el principio, descubrir como hizo algo grande y ante todo benéfico para todos, aunque no se trate de la cura contra una enfermedad insalvable; de cómo dejo su marca en la historia, humanizándole, exponerlo como una persona normal aún en lo extraordinario.

Con todo resulta parcialmente pedagógico ver La Red Social aún cuando no se profundice demasiado en cómo se creó el imperio todopoderoso de Facebook sino se den datos simples y fáciles, dentro de lo romántico porque es una historia de estilo poético más no de corte verdaderamente realista y didáctico aunque se describan algunas actitudes propias de un mundo donde por costumbre triunfan solo los cuervos y los lobos, no se ahonda en la vida tal y cual es para crear algo de esa magnitud, finalmente es una película, no una tesis ni un estudio pormenorizado, se trata de entretener, de contar lo básico, de armar pequeños dramas humanos sin complejidad pero vivaces capaces de emocionar en forma primaria, y lo hace bien aunque la curiosidad no queda saciada, no sé si porque lo demás no sirve para hacer química con el espectador o si falta creatividad, de todas formas el resultado es satisfactorio pero ni de cerca suficiente para subirse al trono aunque vitoreo no le faltará, de eso sí estoy seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con educación. No coloques enlaces a otros espacios. Evita dar spoilers si bien todo aporte argumental puede expresarse con sutileza. De lo contrario no se publicará.